Metodología de investigación: definamos los criterios adecuados para buscar información

user-pic

El método sistémico y el mapeo de la literatura son herramientas que nos permiten definir los objetivos de la investigación y plantearnos las preguntas adecuadas para iniciar la búsqueda de datos.

1500x844_criterios_busqueda_informacion.jpg

Ante el bombardeo diario de información al que estamos expuestos es necesario enfrentar esta situación desde una perspectiva integradora y metodológicamente consistente. Si bien los profesionales de hoy se encuentran muy capacitados, tienen escaso tiempo para reflexionar sobre sus sesgos cognitivos y cómo afectan su trabajo cotidiano. Una opción para lidiar con estos problemas es el uso de cuatro herramientas: método sistémico, mapeo de la literatura, calidad de la información e hipótesis competitivas. 

Un poco de teoría

El método sistémico es la más antigua de estas cuatro herramientas y tiene uso amplio en varias disciplinas. Ludwig von Bertalanffy, padre de la teoría general de los sistemas, reconoce que Aristóteles dio el primer paso en este camino con su famosa frase "El todo es más que la suma de sus partes". El planteamiento del científico austríaco integró el desarrollo de la primera mitad del siglo XX sobre sistemas en distintas áreas del saber.



El método sistémico permite ordenar la información disponible y conducir la elaboración de la situación estratégica en que interactúan los actores.

En su Teoría General de los Sistemas, cuyos conceptos se describen en numerosos artículos escritos posteriormente, von Bertalanffy presenta las tres premisas que conforman los ejes de su planteamiento: los sistemas existen dentro de otros sistemas más grandes (suprasistemas y subsistemas). Son abiertos, porque se retroalimentan del medioambiente para sobrevivir. Y las funciones de cada uno dependen de su estructura. 

Optemos por la mejor decisión

Encontramos una aplicación del método sistémico en el proceso de toma de decisiones a nivel estratégico, una actividad mental que demanda mucha creatividad y que se desarrolla en un ámbito de incertidumbre y desestructuración. El proceso es el sistema propiamente dicho. El output se refleja en las acciones o hechos y el input, en la permanente alimentación de los objetivos políticos de la organización, además de la permanente actualización de la realidad surgida del análisis de la información disponible. 

El método sistémico permite ordenar la información disponible y conducir la elaboración de la situación estratégica en que interactúan los actores. A partir de allí se encadenan las etapas del proceso, empezando por la elaboración del escenario actual y la definición del conflicto en que nos encontramos. Continúa la elaboración de los escenarios a futuro, de los cuales uno es deseable y se plasmará en una política. Sigue el diseño de la estrategia a desarrollar, que derivará en acciones o hechos. 

En esta etapa empieza el proceso de retroalimentación, según la Teoría Sistémica. Se analizan los resultados en función del impacto de nuestras acciones sobre los otros actores y se adecúan las maniobras estratégicas o, en último caso, la política. Así, este método conduce el razonamiento estratégico de análisis de la información en primer término. Todas las etapas mencionadas antes se analizan de nuevo y, de ser necesario, se actualizan. 

Beneficios de la sistematización

Una ventaja de la aplicación del método sistémico en la decisión estratégica es que permite ir de las ideas a la acción, y viceversa, así como la conducción de la toma de decisiones y el análisis del porqué de las acciones apreciadas. Si aplicamos los conceptos antes mencionados, notaremos que es común definir a los sistemas como un conjunto de elementos con estrechas relaciones entre sí, que mantienen al sistema unido de modo más o menos estable y cuyo comportamiento integral suele perseguir algún objetivo. 

El método sistémico no solo permite identificar el problema que pretendemos estudiar y separarlo de su entorno mediante la construcción de una frontera teórica, sino también individualizar sus partes y las relaciones entre ellas, así como los procesos al interior del sistema. Este conocimiento permite plantear objetivos de estudio que usaremos en las metodologías que siguen en esta secuencia lógica. 

Búsquedas más precisas

El siguiente paso será el mapeo de la literatura, que nos permitirá realizar búsquedas con rigurosidad en la obtención y análisis de los resultados. Se originó en las ciencias médicas, cuando las farmacéuticas y los médicos requerían hacer investigaciones y recopilaciones sobre la aplicación de tratamientos y uso de productos. Los datos recogidos debían ser comparables y su método de búsqueda, estandarizado. 

Muchas veces escogemos un buscador como Google o una biblioteca virtual, ingresamos palabras clave y revisamos los resultados. Este proceso se hace casi sin pensar y no se registra el proceso ni los resultados, lo cual puede generar muchos errores por el tiempo dedicado a seleccionar las palabras clave y los artículos obtenidos. Nuestros sesgos cognitivos nos hacen elegir en base a si el artículo nos sirve o apoya nuestro pensamiento sobre el tema. 

La revisión sistemática nos ayuda porque es una guía de procedimientos estandarizados y puntos de control para una búsqueda estructurada y replicable. El mapeo permite seleccionar el material en una búsqueda mediante preguntas de investigación que deben responderse para evitar que intervengan nuestros sesgos. Gracias a esta metodología, los resultados son más interesantes que si los hubiéramos obtenido de forma tradicional. 

En la próxima entrega, conoceremos la aplicación de las herramientas de calidad de la información e hipótesis competitivas, así como la integración de las cuatro en una sola metodología para analizar nuestra información. ¿Has aplicado antes una de estas herramientas? ¿Cómo te ayudó con el análisis de información? Cuéntanos tu experiencia.

_____________

Bibliografía: 

ESPONA, MARÍA J. (2014) Calidad de Información: una nueva herramienta para la investigación. VII Congreso del IRI, I Congreso del CoFEI, II Congreso de la FLAEI. (La Plata, Argentina).

FISHER, C., E. LAURIA, I. CHENGALUR-SMITH & RICHARD Y. WANG (2006) Introduction to Information Quality. MITIQ: Cambridge.

GENERO BOCCO, MARCELA, JOSÉ A. CRUZ-LEMUS Y MARIO G. PIATTINI VELTHUIS. (2014) Métodos de investigación en ingeniería del software. Ra-Ma, Madrid. Pp. 199-246.

HEUER, R. (1999). Psychology of Intelligence Analysis. Center for the Study of Intelligence: Washington. Ver: https://www.cia.gov/library/center-for-the-study-of-intelligence/csi-publications/books-and-monographs/psychology-of-intelligence-analysis/PsychofIntelNew.pdf (último acceso 03/03/2015)

VON BERTALANFFY, LUDWIG. (2009). Teoría General de los Sistemas. Ver: http://suang.com.ar/web/wp-content/uploads/2009/07/tgsbertalanffy.pdf (último acceso, 27/7/2015)

WANG, R & Y. LEE. Apuntes del curso Information Quality: Principles and Foundations [ESD.IQ1] March 21-25, 2005, MIT, Cambridge.

Auspicios