La democratización de la moda y el retail en el Perú

user-pic

El ingreso de las marcas fast fashion permitió que un público mayor pudiese adquirir a precios bajos prendas inspiradas en las últimas tendencias de moda. A su vez, las aplicaciones de delivery y las tiendas de conveniencia han roto los esquemas de venta tradicionales en el retail local.

1500x844_moda_democratizacion.jpg

Estamos en épocas electorales y cada vez toma más fuerza el término democratización. Este no solo tiene una connotación política, sino que también puede aplicarse a los sectores de moda y retail, como veremos a continuación. Ambos comparten una historia en común: la accesibilidad cada vez mayor de sus productos al público masivo, mediante la tecnología y novedosas estrategias de venta. 

Prendas de lujo para todos

Años atrás, la moda era elitista porque solo pocos podían acceder a estos productos. Al mismo tiempo era clasista, porque las personas con más y menos recursos se diferenciaban por la ropa que vestían y los productos que usaban. Esta situación cambió con Coco Chanel, quien estableció medidas para lo que antes eran las prendas individualizadas.

 



El comercio electrónico impulsó que las ventas de retail llegasen a un mayor público, ya que cualquier persona en el mundo puede adquirir productos con un clic.

En la década de 1950, Pierre Cardin se convirtió en un referente internacional con la introducción de prendas prêt-à-porter o ready to wear (listo para llevar). Así empezó a producirse en serie la ropa con tallas small, medium y large. Hace poco, las marcas fast fashion como H&M o Zara dieron un nuevo paso al masificar productos inspirados en las últimas tendencias y abaratar sus costos, llevando moda a toda la población. 

Las prendas low cost se adaptan al consumismo y la necesidad aspiracional del público. Las alianzas estratégicas de las marcas con diseñadores permiten lanzar colecciones de lujo más accesibles al público. Sin embargo, las prendas suelen tener una calidad pobre y las empresas que las fabrican deben lidiar con problemas laborales por contratar mano de obra muy barata y derechos de autor por copias o imitaciones. 

Al mismo tiempo, las marcas de lujo se han dado cuenta que también deben orientarse a un público distinto para competir con las fast fashion. Por esa razón, han lanzado líneas más baratas como Moschino Cheap & Chic. La democratización de la moda tiene que ver precisamente con ello, es decir, volver accesibles las marcas de un diseñador de lujo. 

Productos a la vuelta de la esquina

El delivery mediante aplicaciones es una forma sencilla y rápida de pedir productos que gana más terreno cada día. Con pocos meses el mercado peruano, Glovo ya rompió los esquemas del negocio. Su plataforma no solo permite pedir comida, sino también regalos, flores, medicamentos y cualquier otro objeto que puedas necesitar. La competencia debe adaptarse a este modelo de venta para subsistir en el mercado. 

En el retail, la venta de productos individualizados cambió con el surgimiento de las galerías comerciales. Sin embargo, el comercio electrónico fue el detonante para que las ventas llegasen a un mayor público, ya que cualquier persona en el mundo puede adquirir productos con un clic. Hoy tenemos centros comerciales virtuales como Juntoz, que abarcan varios sectores como moda, videojuegos y electrodomésticos. 

También es necesario resaltar el éxito las tiendas de conveniencia, con un esquema que rompe la forma de realizar ventas minoristas. Desde su creación, Tambo ha crecido de manera exponencial en el Perú, ya que tener el producto a la vuelta de la esquina facilita su compra. Este modelo se replica en la tienda de fashion beauty Aruma y también en la cadena de tiendas Oxxo, que pronto llegará al Perú. 

En conclusión, la tendencia en el mercado peruano es democratizar mejorar la accesibilidad de los consumidores hacia todos los productos que deseen adquirir. La estrategia de venta de cada empresa marcará las diferencias en su propuesta y les permitirán distinguirse en el mercado y conectarse emocionalmente con sus consumidores. ¿Qué estrategias podrían seguir? Cuéntanos tu opinión.

Auspicios