¿Cuán beneficiosas son la creatividad y la innovación para las empresas peruanas?

user-pic

El mercado global cambia con más frecuencia. Las empresas que desean sobrevivir a estos cambios deben ser capaces de reinventarse de manera constante mediante la creatividad y la innovación de sus productos o servicios.

1500x844_creatividad_empresa.jpg

En estos tiempos es común escuchar en las empresas peruanas e internacionales sobre el nuevo valor de la creatividad. Junto con la innovación, son protagonistas de las nuevas estructuras empresariales y los requerimientos de personal en las organizaciones. Aunque son tendencias de largo alcance, es importante revisar cuán posible es aplicarlas en las empresas peruanas y que las adopten nuestros líderes. 

Las empresas se renuevan

Cuando pensamos en creatividad e innovación, lo primero que se nos viene a la cabeza son las start-ups mundiales y exitosas como Facebook, Google, Amazon y Apple. Dirigidas por superlíderes, con amplio desarrollo creativo y constante innovación, han logrado reinventarse de manera constante, consolidarse como empresas y ser parte de nuestra vida diaria. Las empresas peruanas tienen mucho camino por recorrer para lograr ese nivel.



Toda organización que busca incorporar la creatividad como parte de su ventaja competitiva debe generar un cambio disruptivo que permita abrirla hacia una nueva era y ser optimista respecto al cambio.

El mercado nacional abarca empresas de todo tipo y tamaño, desde las ya posicionadas con años de trayectoria y miles de colaboradores hasta emprendedores de la periferia que, con mucho esfuerzo, llevan adelante sus emprendimientos, con la ayuda de sus familiares. Según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), el 95.8 % del total de empresas del país eran microempresas, en el 2017.

En base a esta realidad, cabe preguntarse si la creatividad se puede aplicar de igual manera a todos estos tipos de empresa. En el caso de las empresas líderes, durante los últimos años hemos observado que atraviesan por un momento decisivo al incorporar nuevas áreas de innovación o tratar de lograr organizaciones más horizontales. 

Si bien estas acciones son positivas, la incorporación de la creatividad y la innovación responde a otros desafíos. Uno de los principales es, precisamente, el hecho de ser una empresa exitosa y con buenos resultados. Muchos líderes podrían cuestionarse sobre la necesidad del cambio. ¿Por qué deben cambiar y ser más creativos si les está yendo bien? ¿Por qué innovar si tenemos una alta demanda de nuestros productos? 

Estos cuestionamientos sobre la necesidad de cambiar el status quo de las cosas es el principal reto en este tipo de organizaciones. Por ello, es clave que los gestores del cambio en la organización derrumben esa primera barrera e inicien la transformación con los líderes de cada división, hasta llegar a los de menor rango. 

Una necesidad para sobrevivir

Algunas empresas cuentan con una cultura poco creativa muy arraigada y líderes que vivieron cambios tecnológicos y generacionales importantes en muy corto tiempo. Al tratar de motivar a los colaboradores para incentivar su creatividad e innovación, se encuentra con barreras como la burocracia corporativa que se genera por el crecimiento de la empresa y que, en el corto plazo, permite su sobrevivencia.

Según Teresa Amabile y Mukti Khaire, en Harvard Business Review América Latina, más estratos de gestión suelen significar más burocracia y el fin del espíritu emprendedor, de correr riesgo y aprender de los errores. Toda organización que busque incorporar la creatividad como parte de su ventaja competitiva debe generar un cambio disruptivo que permita abrirla hacia una nueva era y ser optimista respecto al cambio. 

En otro lado del escenario tenemos a los emprendedores peruanos que son principalmente de dos tipos: los que están acostumbrados al cambio y los que consideran que la tradición de sus labores tiene éxito y no desean cambiar. Los primeros tienen una mayor propensión a considerar que la creatividad e innovación son importantes para el crecimiento de sus negocios. 

Estos emprendedores apuestan por nuevas ideas o formas de hacer las cosas, y siempre están pendientes de los nuevos mercados y oportunidades que se puedan abrir. Son aquellos que solemos ver en las calles y decir "el peruano siempre es creativo". Según Amabile y Khaire, lo emocionante de ser emprendedor es lanzar sus ideas al mundo real y es ahí donde viven o mueren, no en el comité. 

Si bien esta creatividad permite la supervivencia diaria, el líder no puede dormirse con los primeros buenos resultados a corto plazo. Por el contrario, debe consolidar su modelo de negocio y volverse más competitivo. Independientemente del tamaño de la empresa o sus limitaciones, todas deben apuntar a integrar esta filosofía para consolidarse como negocios adaptables, pero sólidos a la vez. ¿Qué resultados podremos observar en los próximos años? Compártenos tu opinión.

Auspicios