Celulares en la banca: un nuevo formato de identificación

user-pic

Si el representante de un banco llama a su celular y pregunta por otra persona, es posible que alguien más haya dado su número para evitar cobranzas. Eso se debe a la falta de mecanismos de verificación en el sistema financiero.

1500x844_celulares_banca.jpg

Muchas personas habrán recibido en sus celulares más de un mensaje o llamada de cobranza de diversas entidades financieras que preguntan por personas distintas al titular de la línea. Al informar que el número no pertenece a la persona por quien preguntan, suelen responder que ese número figura en sus registros y que corroborarán la información. Aun así, es normal que vuelvan a llamar y preguntar por la misma persona. 

Un problema común

La razón de estas llamadas constantes es que muchas entidades tienen políticas de cumplimiento interno que solo exigen a los usuarios dictar su número telefónico al adquirir cualquier producto financiero. No existe un mecanismo para verificar que el cliente sea el titular de la línea declarada. En la práctica, los convenios con Osiptel para verificar la información son escasos, frente al trabajo en conjunto con otras entidades, como Reniec.



Una persona puede solicitar el registro de su número celular para acceder a la banca en línea y darse con la sorpresa de que ya se encuentra asignado a otra persona.

Sin duda, el uso de smarthphones y aplicaciones ha potenciado el desarrollo de operaciones bancarias, con mayor velocidad y ahorro para usuarios y proveedores de servicios, al reducir la logística necesaria. Los sistemas emplean mecanismos de seguridad, como claves, mensajes de texto y otros, que el usuario puede gestionar para asegurar el control de acceso a sus aplicaciones. Así, las entidades financieras brindan seguridad a sus usuarios. 

Posibles soluciones

Una persona puede acudir a una entidad financiera a solicitar el registro de su número celular para acceder a la banca en línea y darse con la sorpresa de que ya se encuentra asignado a otra persona. En estos casos, las entidades financieras requerirán que el titular demuestre que es dueño de la línea. Para ello, deberán presentar sus recibos actualizados a fin de que el banco proceda a modificar los datos. 

Este proceso de verificación no está considerado en la mayoría de entidades financieras durante el primer registro. La comprobación de los datos no ocurre desde el inicio, sino cuando el verdadero titular de la línea reclama por ello. Lo primero que gana un usuario al declarar un teléfono ajeno como suyo es evitar todo tipo de llamadas de cobranzas, que son recibidas por el titular del número declarado. 

Hoy, los números celulares se han convertido en una forma efectiva de identificarnos no solo frente a los bancos, sino también en las redes sociales. Cabe analizar si la titularidad y el control de la línea también deberían ser supervisadas como parte de la verificación de seguridad en el sistema financiero, al ser un nuevo formato de identificación. ¿Crees que sería necesario? Déjanos tu opinión.

Auspicios