Comunicación y confianza en tiempos de crisis

user-pic

La comunicación de las empresas hacia sus colaboradores debe ser clara, constante y mediante diversos canales digitales, a fin de mantener la calma ante la pandemia.

1500x844_imagen3 (2).jpg

La pandemia global del coronavirus obliga a las áreas de Recursos Humanos de las empresas a replantearse las estrategias para gestionar el clima laboral. Es evidente que los trabajadores se sentirán estresados, ya que nadie quiere contagiarse. No se sabe cómo puede atacar este virus ni cómo reaccionarán las defensas de cada persona. Por ello, se necesita mucha comunicación y cercanía con los colaboradores. 

Confianza entre todos

La gestión de los trabajadores en estos tiempos se basa en la confianza, un activo necesario en todo momento. Las personas que hoy trabajan desde casa son las mismas que antes lo hacían en sus oficinas y nuestro contacto con ellas puede haber cambiado, pero no el grado de confianza ni los mecanismos para mantenerla. Es verdad que hoy el empleador tiene menos control, pero el control no genera confianza.



A pesar de que una organización no haya trabajado la confianza, sus orientaciones seguirán siendo las mismas: mantener la apertura a escuchar, la transparencia en los mensajes, cumplir lo que se ofrece y no realizar ofrecimientos excesivos. También debe saber admitir el error como un paso hacia la innovación y, sobre todo, demostrar un interés genuino en los trabajadores. 

Estos aspectos no significan dar al trabajador todo lo que pida, sino asegurar que sepa y sienta que hacemos lo posible para que la organización tenga éxito y que este sea compartido entre personal, clientes y stakeholders. En tiempos de teletrabajo y de crisis, los jefes deben mantener la cercanía con los trabajadores y preocuparse por su salud física y emocional, antes que por el simple cumplimiento de las tareas asignadas. 

Comunicación fluida

La comunicación debe mantenerse en todo momento, pese a la distancia entre las sedes organizacionales y los colaboradores. El diálogo siempre debe ser fluido, permanente y multicanal, pero sin saturar. Los correos son fundamentales para enviar documentación e instrucciones, pero no son suficientes por sí mismos. 

Es importante mantener el contacto telefónico para intercambiar ideas y realizar aclaraciones y precisiones. Las videollamadas, sean en la plataforma que nos resulte más óptima y asequible, serán fundamentales para las coordinaciones de equipo y para ayudar a mantener un sentido de identidad. 

Acciones preventivas

En medio de tanta incertidumbre, la comunicación con los trabajadores es fundamental para informarles de aspectos relevantes sobre sus funciones y facilitarles lo necesario para impulsar la calidad del resultado final y disminuir el plazo de entrega. También permite absolver dudas, ya que para muchos esta modalidad es nueva para muchos. Los plazos que manejamos son cortos, pero podemos realizar algunas estimaciones. 

Es clave que el área de Recursos Humanos informe sobre cambios de estrategias en la organización para que el personal se prepare a tiempo. Además, es importante difundir las medidas que se tomarán en torno a la seguridad de las personas. Es fundamental no generar desaliento, desánimo ni tampoco expectativas en exceso. Este será un tiempo difícil, pero la claridad en los mensajes permitirá manejarlo de la mejor manera posible. ¿Cómo se gestiona la comunicación en tu empresa? Cuéntanos tu experiencia.

Auspicios