Algunas alternativas para que el retail y la moda sobrevivan en el Perú

user-pic

Las empresas del sector deben aprovechar mejor las nuevas herramientas digitales y buscar nuevas formas de vender sus productos. A su vez, el Estado debe apoyarlas en la transformación de sus ventas tradicionales a digitales.

1500x844_alternativas_retail_sobreviva_2021.jpg

Todos somos testigos de este momento histórico, ya que estamos viviendo una pandemia que nos afecta por la gran cantidad de gente que, lamentablemente, muere. Sin duda es una experiencia muy triste, pero, si a esto le sumamos las medidas para contrarrestarla, como el confinamiento y la suspensión de las actividades de algunos rubros, como el retail y la moda, entonces, no solo estamos en medio de una crisis sanitaria, sino también económica sin precedentes.

La gran pregunta es qué hacer y cómo contrarrestar esta dura situación económica. Aquí les doy algunas sugerencias, aunque probablemente existan más. Algunas, incluso, pueden ser mejoradas, pero no podemos quedarnos con los brazos cruzados viendo cómo cae el sector de retail y moda, que representa varios millones y que influye de forma directa en la economía de nuestro país. 

Líneas de trabajo

A continuación, algunas recomendaciones que pueden ayudar al sector:

  1. Recordar siempre que la unión hace la fuerza e implementar un marketplace. A veces, uno solo no tiene el suficiente capital para transformarse, pero si se reúnen tres o cuatros retailers, pueden sumar y hacer una bolsa común para desarrollar su propia página web y generar una sinergia en la promoción de sus productos. Si no se tiene el suficiente capital, se puede realizar algo más estacional, como una feria virtual, por ejemplo, para el Día de San Valentín, donde podrían reunirse diez o más retailers del mismo rubro y entrar con grandes descuentos para incentivar que los consumidores compren.  

  2. Organizar ventas por streaming en redes sociales como Instagram, donde cada empresario o emprendedor tenga la oportunidad de vender de manera simultánea sus productos a través de internet. 

  3. Incursionar en el nuevo formato de negocio de suscripción a tarifa plana de productos, desde alimentos pasando por ropa, cosméticos, lencería, calzado, joyas, entre otros. Se arman determinados paquetes para que, con una tarifa plana, cada cliente reciba una cajita con estos productos. La suscripción puede ser mensual, trimestral o semestral y puede tratarse de productos nuevos, como un alquiler tipo fashion sharing, en el que se promueve el reciclaje, es decir, el uso y reuso de las prendas, previa desinfección y tomando todas las medidas de bioseguridad necesarias. En el caso de los alimentos pueden optar por el wealthy, que es una suscripción de comida saludable a domicilio que incluye servicio de coaching nutricional, para, por ejemplo, los siete días de la semana puede ser almuerzo y cena, o cinco comidas al día (desayuno, media mañana, almuerzo, media tarde y cena) dependiendo del plan que se haya escogido antes. 

  4. Emplear el home shopping experience, es decir, que los productos se seleccionen vía WhatsApp, redes sociales o página web para que, al llegar a la casa, el consumidor escoja entre todas las alternativas, adquiera uno de los productos y devuelva el resto. 

  5. Reinventar el core business y complementar tu oferta de productos haciendo un mix, es decir, no limitarse a vender una sola categoría, como prendas de vestir, sino complementar con accesorios, como pulseras, correas, joyas, portarretratos, o lanzar otras líneas complementarias, como decoración y perfumes, entre otros. Incluso, pueden armarse combos con alimentos, como chocolates o flores, mezclando productos que puedan ser atractivos para su cliente.



A fin de reactivar el sector, el Estado podría otorgar un Reactiva 3, pero con requisitos más flexibles para facilitar el acceso a pequeños y medianos empresarios.

Medidas gubernamentales

Por otro lado, estas son algunas ideas que el Estado peruano podría desarrollar y/o mejorar:

  1. Otorgar financiamientos. Una buena alternativa sería otorgar un Reactiva 3, no solo para todas las empresas, sino también flexibilizar los requisitos para facilitar el acceso a pequeños y medianos empresarios. 

  2. Otorgar beneficios tributarios al sector retail. Es una solicitud que he realizado desde hace años y que incentivaría el desarrollo del rubro. 

  3. Promocionar mediante concursos para startups de moda y retail. En España, Italia y Estados Unidos existen incubadoras especialmente dedicadas a invertir en este sector. Talento en el Perú sobra, por lo cual podría incentivarse a que más inversionistas ángeles apuesten por startups dedicadas a la moda y el retail

  4. Crear marketplaces y ferias virtuales para las empresas y emprendimientos de bajos recursos, así como a los artesanos sin capital ni conocimiento necesarios, para que puedan transformar sus ventas físicas en virtuales y que el Estado los ayude: desde tomar fotos a sus productos, pasando por celebrar alianzas con bancos para que puedan usarlos como pasarela de pagos y contratando a operadores logísticos, etc. Estas acciones deben ir alineadas con la contratación de influencers y artistas nacionales que puedan hacer campañas a nivel país para promocionar e incentivar los marketplaces y ferias virtuales, difundiéndolos no solo en medios tradicionales como la televisión o la radio, sino también en redes sociales como Instagram, Facebook y TikTok, donde pueden hacerse virales. 

  5. Crear una plataforma de fashion swap donde puedan contactarse con empresas de países de los hemisferios sur y norte, para que intercambien colecciones. Es decir, aquellas prendas que no se pudieron vender en un hemisferio, porque ya pasó la estación del año que les corresponde, se coloquen en un país del otro hemisferio, donde sí les corresponde esa estación, y viceversa. 

Sin duda, estamos atravesando una crisis en el sector. Muchos de mis clientes me preguntan si pueden abrir sus tiendas y la respuesta, muy a mi pesar, hasta la fecha de redacción de este artículo es que no. Solo es posible atender bajo la modalidad del delivery, salvo que se vendan productos de primera necesidad. En el caso de restaurantes, se incluye el recojo de productos en el restaurante. Por todo eso, hoy más que nunca, debemos solidarizarnos con los que más lo necesitan. Seamos resilientes,  apostemos por la unión entre todos los peruanos y compremos productos Hechos en Perú.  

Auspicios