Sector minero: ¿Cuáles son las proyecciones para el 2022?

user-pic

La ineficiente gestión de la pandemia de la COVID-19, sumada a la constante incertidumbre política, afectaron la inversión privada en el sector minero. Depende del Estado revertir esta situación en un corto plazo.

1500x844_sec_min_proyecciones_2022.png
Imágenes: Andina

Como país minero, el Perú ha destacado como segundo productor mundial de plata y cobre, además de ser el tercero en producción de zinc. En Latinoamérica es el primer productor de oro, estaño y plomo, y el segundo en molibdeno. Este posicionamiento es posible gracias a la cordillera de los Andes, que recorre nuestro territorio de manera longitudinal y es la fuente de los depósitos minerales que producimos para todo el mundo, dentro de un marco regulatorio motivador de inversiones en el sector.

Posición del Perú en el ranking mundial de producción minera

Fuente: Ministerio de Energía y Minas (Minem).

Debido a las políticas económicas de los últimos Gobiernos y la pandemia de la COVID-19, para el 2022, la producción se sostendrá en las reservas económicas obtenidas en las campañas de exploración y geología realizadas en prepandemia. Los productos que más se exportarán serán el cobre, la plata, el oro, el estaño, el zinc y el molibdeno. La reducción de inversiones en las exploraciones impactará negativamente a la producción de los siguientes años.

A su vez, los problemas financieros del gigante Evergrande han generado crisis e inestabilidad inmobiliaria en China y en el sistema financiero mundial, sumado a la presión inflacionaria de la economía de EE. UU. En nuestro país, esta situación afectará al sector minero y al no metálico, también conocido como minerales industriales, como el mármol travertino, la diatomita (somos el primer productor de América del Sur), la bentonita y los boratos. ¿Cómo revertir esta situación?

Inversión nacional y extranjera

El futuro de la economía peruana es preocupante a causa de la incertidumbre generada por el actual Gobierno. Los inversionistas requieren estabilidad política, legal, tributaria y social para tener confianza. En la actualidad, los inversionistas extranjeros y nacionales no tienen predictibilidad debido a:

  • La lucha sanitaria contra la COVID-19.
  • La posibilidad de una asamblea constituyente para cambiar la Constitución y, por tanto, el actual modelo económico.
  • La relación y el trabajo conjunto del Congreso de la República con el Ejecutivo para la reactivación económica, el presupuesto nacional de este año y la definición del rumbo macroeconómico del país.
  • La falta de transparencia y definición del Gobierno para incrementar los ingresos ante el mayor gasto fiscal para cubrir los programas sociales prometidos a la población vulnerable.
  • Los diversos levantamientos comunales anti-mineros, reflejan debilidad e incoherencia del actual gobierno a la promoción de las inversiones privadas.

Inversión Minera en el Perú




El Banco Central de Reserva del Perú (BCRP) proyecta que las inversiones para el 2022 serán mínimas y las inversiones actuales, pausadas y conservadoras.

Las inversiones del sector privado para el siguiente año se han deteriorado y sufrirán recortes por la incertidumbre y las expectativas macroeconómicas. Según la proyección del Banco Central de Reserva del Perú (BCRP), las inversiones serán mínimas para el 2022, mientras que las inversiones actuales serán pausadas y conservadoras. Solo los proyectos de continuidad y optimización mantendrán los flujos e ingresos con ayuda del alza de las cotizaciones internacionales.

Proyectos que iniciaron operaciones en el período 2018 - 2022

Los posibles cambios en el marco tributario también limitarán el desarrollo de nuevos proyectos. Además, las exploraciones y los estudios de factibilidad podrían ser retrasados o cancelados.

Proyectos para iniciar en el 2022

Sector público

Según lo establecido en la Constitución de 1993, y con base en el modelo de economía social de mercado, el Estado peruano debe orientar y liderar el desarrollo del país. Su actuación debe centrarse en las áreas de promoción de empleo, salud, educación, seguridad, servicios públicos e infraestructura, es decir, menor intervención del Estado en asuntos económicos y mayor participación del capital privado.

La proyección de la inversión privada para el 2022 sufrirá una inminente caída debido a la falta de inicio de nuevos proyectos mineros de gran magnitud. El Gobierno debe priorizar los proyectos pendientes para promover su desarrollo e impedir que se sigan postergando. Asimismo, las indefiniciones en los temas de tributación minera y de "rentabilidad social" deben aclararse para dar tranquilidad.

El Ministro de Economía, Pedro Francke, mencionó que el proyecto Tía María enfrenta mucha resistencia social, a tal punto de que no se ve viable. En ese sentido, el Gobierno debería cumplir su rol coherente y ejercer su capacidad política para actuar como un interlocutor entre la empresa y las comunidades, a fin de impulsar el proyecto. ¿Qué otras acciones consideras necesarias? Déjanos tu opinión.

Auspicios