¿Cómo saber si un proyecto es realmente sostenible?

user-pic

Antes de ejecutar cualquier acción o proyecto en determinada área, es necesario evaluar cuánto beneficiará a la población y cómo impactará en el medio ambiente local.

1500x844_proyecto_sostenible.jpg

Las tendencias de desarrollo ambiental, social y económico, sin depredar los recursos renovables del planeta, han tomado más importancia durante los últimos años. Estos tres pilares no deben ser excluyentes, sino que deben funcionar de la mano en todo momento. Así podrán satisfacer las necesidades actuales de la población, sin poner en riesgo las capacidades de las futuras generaciones. Al mismo tiempo, garantizarán un sólido crecimiento económico. 

Preguntas por responder 

Para determinar si la contribución de un proceso de sostenibilidad a largo plazo es positiva, se debe responder siete preguntas: 

1. ¿Los procesos para comprometer a las personas se encuentran bien establecidos y funcionan de forma adecuada?

2. ¿Se mantendrá o mejorará el bienestar de las personas?

3. ¿Se garantizará el bienestar del medioambiente a largo plazo?

4. ¿Se garantizará la viabilidad económica del proyecto u operación y mejorará la economía de la comunidad (y más allá) como resultado?



5. ¿Las actividades tradicionales y no mercantiles en la comunidad se contabilizarán de tal forma que sean aceptadas por los locales?

6. ¿Las normas, incentivos, programas y capacidades serán establecidos de forma que puedan lidiar con las consecuencias y resultados del proyecto y las operaciones?

Las organizaciones involucradas en malas prácticas ecológicas, sociales y económicas afectan su reputación ante la sociedad e incluso sus ventas.

7. ¿Se puede definir, a través de una síntesis completa, si el resultado final será positivo o negativo en el largo plazo y habrá revisiones periódicas? 

Si se pueden contestar esas siete preguntas, entonces se debe continuar con el proyecto u operación, ya que garantiza el beneficio a la comunidad en la que será implementado. Por el contrario, aquellas organizaciones que no se cuestionen estos aspectos pueden verse fácilmente involucradas en malas prácticas ecológicas, sociales y económicas que afecten su reputación ante la sociedad e incluso sus ventas. 

Ejemplo de desarrollo sostenible 

ESAN ha trabajado para mejorar la calidad de vida de diversas comunidades en el país. Desde el 2013, contamos con la iniciativa Ecoesan para gestionar y desarrollar diversos proyectos de responsabilidad social y desarrollo sostenible. A la fecha, el más importante es el proyecto Ccapi Los Uros, que abarcó el crecimiento de una comunidad en el lago Titicaca a través de una educación sostenible. 

Se donaron botes y se construyeron aulas para facilitar el acceso a la escuela, además de capacitar a los docentes sobre su uso. A su vez, se enseña a los estudiantes sobre la actividad comercial y económica del país y cómo contribuir con ella mediante ferias vocacionales. En tanto, el desarrollo ambiental se logra a través del reciclaje de papel, cartón, vidrio y plástico PET, lo cual vuelve sustentable el proyecto. El plástico PET reciclado también permite elaborar cartucheras, ponchos y mochilas para los niños. 

La sostenibilidad es sumamente importante para nuestro futuro y el de nuestro planeta, porque garantiza que podemos cubrir nuestras necesidades sin poner en riesgo a las del futuro, ya que no depredamos los recursos que requerirán. Si bien es un concepto que no tiene mucho tiempo de haber sido explorado, está ganando gran importancia en los últimos años. ¿Qué iniciativas de desarrollo sostenible trabaja tu organización? Cuéntanos tu experiencia.

Auspicios