Alimentación sostenible: ¿Cómo marcha el Perú?

user-pic

La agroindustria ha crecido en el Perú a costa de disminuir la calidad de los suelos para cultivo. Sin embargo, los sectores públicos y privados llevan adelante medidas para frenar esta situación.

1500x844_alimentacion_sostenible_peru.jpg
Fuente: Agencia Andina

Para el 2050, la producción de alimentos debe aumentar en un 60 % para satisfacer la necesidad de la población, según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). En ese contexto, Latinoamérica tiene el potencial para ser el productor principal. En contraste, el 70 % de la deforestación regional se debe a la creación de tierras de cultivo para la agricultura comercial. 

Esta destrucción deriva en cambios climáticos y desastres naturales que, finalmente, amenazan y afectan los cultivos y la calidad del suelo. Por lo tanto, si deseamos garantizar el futuro de nuestra producción agrícola, es importante considerar diferentes métodos de producción sostenible de alimentos, en los ámbitos nacional y regional. 

Biodiversidad en peligro

Perú es uno de los 17 países que acogen la mayor parte de la biodiversidad mundial. Además, posee especies endémicas que no existen en otras partes del planeta. Nuestros antepasados trabajaban una agricultura más dependiente del hábitat en que se encontraran, que crecía en armonía con el medioambiente.



La alimentación sostenible busca revertir el impacto negativo de la agroindustria en la fertilidad de los suelos de cultivo y proteger los ecosistemas del Perú.

Hoy, la agroindustria depende menos del medioambiente, gracias a métodos como el riego tecnificado y el uso prolongado de fertilizantes químicos, muchas veces derivados del petróleo. Estos métodos muchas veces dejan de lado la importancia de la fertilidad del suelo. Esta industria se basa solo en el crecimiento económico y está sostenida por capitales de gran tamaño que buscan optimizar utilidades en el corto plazo. 

El problema de este modelo es que deja en segundo plano el impacto medioambiental que pudiese generar. Es importante considerar que la industria agrícola es uno de los mayores emisores de gases de efecto invernadero y principal usuario de agua dulce de los ríos del planeta. Junto con la minería ilegal, es una de las principales causas de la destrucción de ecosistemas en el Perú. 

Iniciativas públicas y privadas

En enero del 2019, el Gobierno publicó el documento técnico de las Guías Alimentarias para la Población Peruana, mediante la Resolución Ministerial n.o 1353-2018/MINSA. El objetivo es definir principios y mensajes que fomenten la elección de alimentos menos procesados entre la población, además de valorar la agricultura familiar y la biodiversidad. Es un punto de inicio para lograr una producción más sostenible. 

El sector privado también impulsa la alimentación sostenible. Shiwi comercia productos de áreas protegidas sin comprometer su bienestar. Algaex trabaja en repoblar, extraer y exportar algas de forma sostenible. Kuchara conecta de forma directa a los agricultores con consumidores responsables. Yary produce hortalizas, hierbas aromáticas y medicinales, y cría cuyes, truchas, pollos y gallinas de manera orgánica. Cada día existen más empresas en el rubro orgánico vinculado a la sostenibilidad. 

El reto actual es mantener la biodiversidad de nuestros ecosistemas. Para ello, debemos estudiar e implementar métodos sostenibles que no perjudiquen a las comunidades, su economía ni al medioambiente, al producir nuestros alimentos y desarrollar nuestra agroindustria. 

Debemos ser conscientes de que la parte más difícil es educar a las personas sobre este concepto de alimentación sostenible. Una vez que la población haya sido educada sobre el tema, el cambio se concretará solo. Está en nosotros generar el cambio para asegurar nuestro futuro y el de las nuevas generaciones. ¿Qué otras iniciativas podrían mejorar la situación? Compártenos tu opinión.

Auspicios