¡Dejen el agro en paz!

user-pic

No aprendemos. Cada vez que algo marcha cuesta arriba, buscamos malograrlo. Me refiero al proyecto de ley que busca limitar la propiedad de la tierra a 40,000 hectáreas. Parecería inocuo, de fácil venta: «¿Qué barbaridad, alguien con tanta tierra?

De hecho tendrán una posición de dominio y abusarán de ella... Ufff, es malo, muy malo, pueden encarecer los alimentos y todos nos perjudicamos. ¡No!, hay que evitarlo». Bueno, un proyecto tan vendedor como este llevado por Jorge del Castillo para su aprobación (lo que sin duda sorprende a todos) es una locura.  ¿Por qué? Porque el congresista del Castillo jamás nos ha dicho qué problema busca resolver con la limitación de tierras y por ello es una ley sin "sentido", en el verdadero sentido de la palabra. El agro está yendo bien: después del desastre de la reforma agraria hay trabajo formal en el campo, -con seguro médico, transporte, transferencia de tecnología- y se ha desarrollado finalmente una infraestructura que era inexistente en los últimos cincuenta años.  Todo por el agro, sobre todo, la agroexportación. Sigan creciendo, pagando impuestos, mejorando los jornales del campo, aumentando la cadena que significa la agroexportación desde el campo hasta el barco o avión.  Esto nos lleva a chicos mejor educados y alimentados y familias con más posibilidades. Si surgen problemas como  desabastecimiento, abuso de posición de dominio, uso indebido del agua, u otros relativos al campo, los resolveremos con las normas vigentes que, por cierto, en el Perú bastan y sobran.



Auspicios