El desarrollo ágil de productos

Publicado el 3 de Agosto 2016 a las 10:28 AM

Una de las mayores prioridades de las compañías es el desarrollo de productos. Pero la competencia hace que este proceso sea cada vez más intenso.

productoagil_principal.jpg

En un contexto de alta competitividad e innovación disruptiva, el desafío que afrontan las compañías innovadoras es desarrollar productos en forma rápida, técnicamente viable y con éxito en el mercado.

Desde que se conceptualiza hasta su lanzamiento al mercado, el desarrollo de un producto es una herramienta mediante la cual se ajustan, perfeccionan o descartan las ideas, teniendo como finalidad lograr que el producto sea operativamente viable, rentable y capaz de satisfacer las necesidades del cliente.

Sin embargo, suele suceder que los directivos de las organizaciones consideran que los tiempos para el desarrollo y lanzamiento de productos son muy extensos, por lo que presionan a los responsables de dicho proceso que aceleren el trabajo, y esto puede ir en detrimento de la calidad.

Nadie objetará que el desarrollo más rápido de productos permite mayores ventas y ganancias para una empresa, poniéndola en una mejor posición frente a la competencia. Lanzar al mercado un producto innovador antes que los competidores lo hagan con productos similares siempre será motivo de orgullo.

Pero la reducción excesiva del tiempo puede terminar siendo contraproducente en términos de eficacia y eficiencia. Desarrollar un producto con mayor velocidad puede generar mayores costos, por lo que es necesario encontrar unequilibrio.

Las bases del desarrollo ágil

Para llegar al mercado en forma ágil con se requiere avanzar en dos tiempos: el tiempo en que se detecta una necesidad insatisfecha y el tiempo de desarrollo de la solución que satisfaga dicha necesidad. En relación al segundo tiempo, los profesores Nonaka y Takeuchi, señalaron en 1986 que las empresas japoneses estaban generando la capacidad de acortar los tiempos de desarrollo a la mitad en comparación con las empresas occidentales.

Sintetizando sus ideas, la propuesta era crear un equipo que desarrollara el nuevo producto/proceso, responsabilizándose de todas las etapas. Contra las prácticas habituales de entonces, mezclaban diferentes funciones de la organización (marketing, producción, etc.) en el equipo de desarrollo. Así, propusieron solapar las etapas del desarrollo de tal modo que se puedan acortar los tiempos de entrega.

A finales del siglo pasado, un grupo de expertos en programación desarrollaron el manifiesto ágil, sentando las bases del concepto de desarrollo ágil de productos, con los siguientes principios:

  • Preferimos la capacidad de responder a los cambios, frente al seguimiento de los planes.
  • Preferimos productos y servicios (software en el original) que funcionen, frente a documentaciones excesivas e innecesarias.
  • Preferimos la colaboración con el cliente, frente a los litigios contractuales.
  • Preferimos a las personas y su interacción, frente a los procesos y las herramientas.

FUENTES CONSULTADAS:

Artículo "Desarrollo ágil de producto", publicado por el blog Altran 360.

Artículo "Desarrollo ágil de productos y servicios", publicado por la Fundación para la Excelencia Empresarial.

¿Deseas saber más acerca del marketing ágil? Inscríbete en el PEE en Agile Marketing de ESAN.