El perfil del formador de formadores

Publicado el 14 de Marzo 2017 a las 5:51 PM

Quienes quieren dedicarse a la formación de formadores deben reunir una serie de características, las mismas que pueden ser desarrolladas y en lo cual se debe poner mucho empeño.

principal_formador.jpg

El formador de formadores debe ser una persona empática o que ha desarrollado la empatía en mayor grado, nos dice Cecilia Alvítez, profesora del curso Formación de formadores en el PEE en Administración de ESAN.

La especialista recomienda al formador de formadores tener una buena escucha reflexiva. "Esto implica no elaborar la respuesta mientras el participante está terminando de preguntar, sino esperar a que termine de preguntar para luego proceder a elaborar la respuesta". Advierte que si el formador elabora su respuesta mientras el participante habla, ya no escuchará la pregunta en toda su dimensión. Seguidamente pone énfasis en la necesidad de desarrollar una respuesta atenta, empática, abierta y flexible.

El formador de formadores debe generar confianza, dice Cecilia Alvítez: debe motivar la participación y tener un espacio para generar ideas donde no se critiquen ninguna de los planteamientos. "Hay que hacer lo que tradicionalmente se conoce como lluvia de ideas. Que se acepten todos los aportes", refiere.

Por otro lado señala la importancia de ir más allá y estar dispuestos a dejar a un lado un paradigma que se tuvo como válido y defender el paradigma opuesto al que nos hemos regido durante todo este tiempo. "El poder buscarle el otro lado a través de investigación, a través de preguntas, de la comunicación con mis compañeros. No es el otro quien me debe decir cómo hacer. Soy yo, ser un buscador", añade.

Para la profesora Alvítez, quien decida formarse para formar "definitivamente debe ser un buscador, alguien que tenga como visión en la vida trascender, un motivador, una persona con carisma, y de poder de convicción".

Motivar, agrega, implica inducir a las personas a ser protagonistas de su historia. Las personas no deben esperar que otro le resuelva los problemas; ellas mismas deben estar dispuestas a resolverlos por iniciativa propia.

Saber decir "no sé" y no ser un "sabelotodo"

Otro punto clave es perder el temor a decir que no sabe algún tema. "El formador debe perder el temor a quedar como un ignorante. Un 'no sé' es el punto de partida para el aprendizaje, y ese aprendizaje se puede realizar en equipo".

Vinculado a lo anterior está también la posibilidad de que uno de los participantes sepa más que el formador. "Puedo tener 10 temas en mi curso, como catedrático. Pero entre los participantes hay una persona que tiene mayor experiencia profesional y mayores vivencias en estos temas. El formador debe dejar a un lado su ego y permitirse la oportunidad de nutrirse de lo que sabe ese participante y que sus compañeros también lo hagan", dice la profesora.

Seguidamente recomienda a los formadores dejar de colocarse en una posición de "sabelotodo" y aceptar los aportes de los participantes. Así tendrán la oportunidad de aprender a hacerlo cada vez mejor.

FUENTE CONSULTADA:

Entrevista con la profesora Cecilia Alvítez.

¿Deseas saber más acerca del perfil del formador de formadores? Inscríbete en el PEE en Administración de ESAN.