Balance de un trimestre muy activo en temas laborales

Balance de un trimestre muy activo en temas laborales

La modificación del Reglamento de la Ley de Tercerización y el aumento de la remuneración mínima vital son algunos de los cambios más importantes durante el primer trimestre del 2022. ¿Hacia dónde vamos?

Por: Julio Villalobos Huerta el 12 Mayo 2022

Compartir en: FACEBOOK LINKEDIN TWITTER WHATSAPP

Después de un 2021 sin modificaciones trascendentales en materia laboral, salvo lineamientos sobre la desconexión digital y especulaciones sobre reformas importantes, el primer trimestre del 2022 llegó cargado de varias noticias relevantes en materia de derecho laboral. Estas novedades no solo son de interés para quienes se dedican a los temas legales, sino también para un grupo importante de ciudadanos que nota el impacto de algunos cambios normativos en sus negocios o en su economía familiar.

Cambios en la tercerización

En febrero del 2022 se modificó el Reglamento de la Ley de Tercerización, que entrará en vigor el próximo 23 de agosto, tras un periodo de adecuación. Actualmente, es posible que un tercero (contratista) se dedique a realizar actividades relacionadas con la actividad de la empresa que contrata el servicio (principal). Sin embargo, se plantea que las actividades especializadas u obras no pueden tener por objeto el núcleo del negocio, entendido como la actividad principal de la empresa contratante del servicio. Por sus características particulares, no pueden ser objeto de tercerización al implicar desplazamiento de personal en las instalaciones de quien contrata el servicio. Será el núcleo del negocio, a manera de ejemplo, aquella actividad que identifica a una empresa con sus clientes finales o que corresponde a su objeto social.

Las discusiones sobre esta reforma se han centrado en aspectos legales y constitucionales. Se indica que no es posible modificar una ley a través de un reglamento, que es lo que precisamente ha ocurrido, ya que se restringe la facultad que tienen las empresas de estructurar su actividad conforme a su estrategia empresarial. Los cuestionamientos también se centran en los pocos incentivos que se generan para invertir en nuestro país y el incremento de la informalidad.

Aumento laboral y nuevo código

Por otro lado, a inicios de abril del 2022, se dispuso que, a partir del 1 de mayo de este mismo año, los trabajadores que hoy perciben una remuneración de S/930 pasen a ganar S/1025. Como se sabe, este aumento no solo generará un mayor ingreso mensual, sino también una afectación sobre los colaterales (EsSalud y beneficios sociales).

Este aumento, como cada vez que se plantea, trajo una serie de debates y planteamientos entre economistas y laboralistas, relacionados a la falta de criterios técnicos para su implementación, más aún en un escenario complejo de crisis y cuando la informalidad laboral bordea el 80 %. A ello debemos añadir que el aumento de la remuneración mínima no resuelve las necesidades básicas de la canasta familiar y que es más apropiado que las mejoras salariales se basen en un análisis más técnico y profesional, si su intención es resolver las necesidades familiares, más aún cuando el beneficio alcanza a un número muy reducido de trabajadores.

Otra noticia que también puso en vitrina el debate laboral es la prepublicación y reactivación del anteproyecto del Código del Trabajo, que busca ordenar la normativa de esta materia e incorporar una serie de temas relevantes o que no tienen una regulación en la actualidad. Entre las reformas planteadas más importantes destacan la definición de grupos de empresas, la reducción de los contratos sujetos a modalidad, la reducción de 20 a 10 trabajadores como exigencia para constituir un sindicato y la definición de las diversas tipologías de despido.

Es claro que existe una marcada tendencia a realizar cambios profundos en materia laboral, los cuales deberían ir acompañados de una estrategia que permita una reducción de los índices de informalidad y no al revés. Solo el ingreso de los trabajadores a un sector formal les generará un mayor bienestar a futuro. ¿Qué otros cambios importantes notaste durante el primer trimestre del año? Déjanos tu opinión.

*Julio Villalobos es docente de ESAN Business Law

Si quieres aprender más sobre este tema, participa en los programas que ESAN Business Law tiene para ti.

Los cambios profundos en materia laboral deberían ir acompañados de una estrategia que permita una reducción de los índices de informalidad y no al revés.

Julio Villalobos Huerta

Abogado por la Pontificia Universidad Católica del Perú. Especialización en Evaluación, Desarrollo y Dirección de Capital Humano, CENTRUM - Escuela de Negocios de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Máster en Empleo, Relaciones Laborales y Diálogo Social en Europa por la Universidad Castilla-La Mancha de España (2013). Especialista en Derecho del Trabajo y Procesal Laboral. Actualmente se desempeña como Asociado Senior del Área Laboral del Estudio Miranda y Amado Abogados Lima.

Otros artículos del autor

Cómo lograr un mercado laboral más flexible y seguro

20 Octubre 2020
En el escenario actual, es necesaria una reforma que permita a los trabajadores amortiguar los efectos de la crisis y reinsertarse con facilidad en el mercado laboral.
  • Actualidad
  • Derecho Corporativo