Eslabón por eslabón, la importancia de la cadena de abastecimientos

user-pic

Las áreas tradicionales del management (Finanzas, Marketing, Operaciones. etc.) se interesan cada vez más en la cadena de abastecimientos. Todos conocen que su gestor hará la tarea más fácil, fluida y eficiente, pero ¿realmente saben por qué lo hacen?

Finanzas quiere emplear la cadena de abastecimientos para dirigir su caja a rentabilidades más atractivas que un inventario, Marketing busca usarla para saber si puede contar con la operación que ponga en marcha la luminosa idea que llevará el negocio a la cima y Operaciones espera utilizarla para alcanzar los ratios de productividad basados en la ejecución perfecta de la producción. Pero su relevancia va mucho más allá.

1. Porque si quieres tener respuestas a los "trade off" de la gestión logística, sólo tendrás la respuesta eficiente con un exhaustivo conocimiento de la cadena de abastecimientos del producto. Tu empresa podrá optar por sistemas de abastecimiento, producción, distribución o logística inversa no convencionales. 

Podrías decidir y disponer del transporte sin considerar el lote económico. Porque reconoces el impacto que provoca sobre tus proveedores y clientes. Y amargas experiencias te advierten que una decisión aparentemente correcta puede generar pérdida de valor a la empresa por no considerar su efecto sobre los actores de la cadena.

2. Porque si quieres gestionar tus plazos de entrega buscando el cumplimiento con los compromisos asumidos con los clientes, deberás ubicar en un mapa físico las rutas, tiempos y modalidades de transporte por las que se desplaza tu producto, identificando la transformación que sufre desde que es materia prima hasta que se convierte en producto final y se encuentra a disposición del usuario final. 

¿O quieres verte comprometido por interrupciones en la carretera? Recorrer el trayecto de tu producto da la perspectiva que necesita la cadena para identificar los puntos de contingencia y hacer algo para blindarlos.

3. Porque si quieres ser flexible con las expectativas cambiantes de tus clientes deberás estar atento a las tendencias y macro tendencias que indican el rumbo que adopta el mercado. Visualizarás, por ejemplo,  la migración de las poblaciones rurales de los continentes asiático y africano y reconocerás las oportunidades de mercado que se presentan. Tendrás la flexibilidad suficiente para adaptar tu producto, su envase, la composición final, reconociendo los efectos del cambio en tu cadena.

4. Porque si quieres asumir el incremento de los costos laborales lo harás reconociendo que la única manera de tener una empresa en control es comprometiendo a cada uno de sus trabajadores con los objetivos de la empresa y la mejor forma de liderar el equipo es compartiendo beneficios. El aporte del trabajador comprometido y que entiende las oportunidades que genera la gestión de la cadena, dará ideas, provocará cambios de trayectoria que disminuirán costos, etc. 

¿Quién conoce mejor el proceso que el que lo hace diariamente? El propósito es enseñarle a reconocer la oportunidad y darle los caminos para compartir y comprometer a cada uno de los miembros de la empresa a impulsar cada día proyectos y tareas, sintiendo satisfacción en cada uno de sus logros.

5. Porque si quieres ser sustentable es porque has entendido que el mundo ya tomó su decisión y cada vez serán menos los clientes que acepten tus productos si no participas en el esfuerzo de salvar el planeta. La cadena de abastecimientos verde no es una utopía, es la incorporación en los Códigos de Buen Gobierno Corporativo de principios y protocolos que señalan la obligatoriedad de disminuir la emisión de gases efecto invernadero.

6. Porque si quieres tener las herramientas para enfrentar la volatilidad del pronóstico reconocerás que tu trabajo es gestionar el error y ese propósito sólo lo lograrás con la anticipación del evento y la definición de acciones alternativas para el manejo de inventarios o la falta de producto. No podrás ver el futuro, pero si sabrás que hacer en caso se presente.

7. Porque si quieres darle velocidad a tu cadena de abastecimientos, entenderás que el conocimiento de la cadena te conducirá a toma de decisiones inmediatas, priorizando la ejecución a la precisión, ya que reconocerás que en un ambiente de constante variación la demora en la decisión provocará mayores pérdidas con tu dilación que con tu falta de precisión. Al final, reconocerás que ningún inventario ha sufrido por excesos de 3%. Sin embargo, muchos contratos se han perdido por incumplimientos de fechas de entrega.

8. Porque si quieres aprovechar las sinergias que se presentan entre los actores de la cadena de abastecimientos, entenderás que el "win to win" significa mantener el interés de las partes en continuar con el contrato. Todos los contratos son argumentables, pero por otra parte, los compromisos basados en intereses comunes se hacen tan sólidos como la ganancia que generan. Un negocio que sólo trae beneficio a una de las partes resultará inviable para cualquier cadena.

9. Porque si quieres obtener beneficios de la tecnología, reconocerás que los volúmenes de transferencia de información en estos tiempos se tornan inmanejables y que el propósito de los EDI, ERP, RFID es brindarle agilidad y adaptabilidad a la cadena de abastecimientos, invirtiendo lo necesario, utilizando la data precisa, incorporando mecanismos de respuesta basados en alertas predefinidas y aprovechando la magia del mundo virtual para el logro de tu objetivo.

10. Porque si quieres que tu cadena de abastecimientos funcione, crearás confianza entre los actores que formen parte de ella, reduciendo los costos que genera la cautela y la previsión ante el incumplimiento, disminuyendo los tiempos de negociación, aplicando la justa inversión en la administración del producto y distribuyendo los beneficios con tus socios.

Definitivamente, el presente decálogo busca mostrar la trascendencia de las decisiones logísticas para cualquier empresa. Las decisiones serán siempre nuestras, pero todos queremos que sean las mejores y este propósito sólo será posible con el entendimiento cabal de sus consecuencias sobre la cadena de abastecimientos.

Hace buen tiempo que los líderes empresariales se percataron que el negocio está en hacer funcionar la cadena de abastecimientos. ¿Y nosotros? ¿Estamos gestionando nuestras respectivas cadenas de abastecimientos?



Esta entrada contiene un artículo de:
Germán Velásquez Salazar
Gerente de Administración y Finanzas ELECTROPERU S.A. Graduado en la Universidad ESAN como Magister en Administración de Negocios. Asesor, jurado y expositor principal de seminarios, y panelista invitado en eventos relacionados con Contrataciones y Adquisiciones del Estado.
Profesor del MBA de ESAN
Auspicios