Un cholito chaposo, resignado y feliz sosteniendo su alpaquita

user-pic

Conmovedora hasta las lágrimas es la nueva campaña Marca Perú, donde un español recuerda su gran experiencia en el Perú. Pero más conmovedora es la ceguera "limeñista" que construye esta "marca" bajo una perspectiva puramente limeña. Y digo "limeñista" para incluir a limeños y provincianos "alimeñados", que vivimos en Lima, y que también caemos en la idea de desprecio por lo provinciano.

La ceguera "limeñista" con la que se elabora la llamada Marca Perú tiene tanto de centralista, así como altas dosis de racista, clasista, egoísta y etnocentrista. Me parece conmovedoramente pueril que, como lo haría cualquier marketero incompetente, se quiera construir una "marca" sin interesarse en construir un producto, creyendo que, al tener un producto malo, la mejor solución es hacerle una mejor campaña publicitaria.

Es terrible que haya gente que, cuando se habla de los conflictos sociales, lo reduzca todo a cómo afecta eso al turismo.  Claro que es una pena que la violencia afecte al turismo y que los empresarios y sus trabajadores sufran sus efectos. Pero esos conflictos son solo una consecuencia de un problema originado históricamente en Lima y, enfocarse en el disturbio y en el turismo, demuestra un etnocentrismo limeñista y una actitud miope y egoísta.

Con este énfasis en los daños al turismo dejan claramente establecido, aunque no lo verbalicen, que lo importante es que todo aparente estar tranquilo. Quieren cholitos chaposos, resignados y felices sosteniendo una alpaquita, para que el turista se lleve una linda foto. Y claro, para que ese turista feliz nos mande diez nuevos gringos a ver al cholito chaposo, resignado y feliz sosteniendo su alpaquita y, así, nos dejen nuevas divisas. Pero, sobre el problema de fondo, que tiene raíces históricas y económicas estructurales, no dicen una sola palabra.

Si el cholito protesta -en lugar de estar sonriente, resignado y feliz sosteniendo su alpaquita- quienes quieren tapar el sol con un dedo mantienen el absurdo argumento que todo es problema de unos cuantos agitadores o de la incompetencia de los gobernantes regionales. Ambos argumentos son no solo ciegos y falaces sino además racistas y demuestran un profundo desprecio por lo cholo y lo provinciano.

Atacar (encarcelar o asesinar) a sus dirigentes y dispararle a los pobladores, que es lo que proponen muchos cerebros limeñistas "ilustrados" -y que fue la práctica fundamental del anterior primer ministro- es solo echar más leña al fuego pues significa ratificarle a los provincianos que no hay ningún interés en oír sus reclamos ni en analizar seriamente cuánto de verdadero o falso hay en ellos.

sumilla_calderon_marcapais2.jpgDebo agregar con mucha pena que muchos amigos "ilustrados" asumen a priori que toda protesta de los provincianos carece totalmente de fundamento y que, por tanto, ni merece ser analizada. Peor aún es oír sus comentarios en los que demuestran su profundo interés por el fracaso de las negociaciones y que todo se resuelva con balas.

Si los provincianos saben que no serán escuchados por la vía pacífica, es claro que se les forzará a tomar carreteras y a otras deplorables formas de violencia. A menos que fuese, como está en la esencia del pensamiento "limeñista" etnocéntrico, que los cholos provincianos deben ser serviles y resignados, y deben soportar cualquier cosa.

Debemos preguntarnos: y si hay una protesta tras otra en diversas zonas del país, ¿qué Perú verán los turistas que vienen atraídos por nuestras conmovedoras campañas de la Marca País? Definitivamente dichas campañas habrían sido un tonto desperdicio.

Algunas luces surgen en estos días con la intervención de Monseñor Cabrejos y del padre Garatea, y con el nombramiento de un presidente del Consejo de Ministros mucho más presentable e inteligente y que ha dado mucha esperanza en sus primeras declaraciones. Esperemos que esto traiga una buena dosis de racionalidad a las acciones del gobierno y que los "limeñistas" ilustrados dejen de pedir sangre de cholos como condición sine qua non del desarrollo y de la paz... y del turismo...Inch'Allah!

¿Coincide usted con el profesor Calderón, en el sentido que la Marca Perú ha sido construida desde una concepción "limeñista"?



Esta entrada contiene un artículo de:
Luis Felipe Calderón Moncloa
Profesor del área de Administración. Doctorando en la Université Jean Moulin, Lyon, Francia. DEA, Universidad de Niza, Francia. MA in Management Learning y MSc in Information Management, Lancaster University, United Kingdom. MA, ESAN, Perú. Bachiller en Psicología, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Perú.
Profesor del MBA de ESAN
Auspicios