Diseño de Fideicomisos y Titulización de activos

user-pic

Los fideicomisos son una herramienta cada vez más importante y necesaria en la estructuración de operaciones de financiamiento, permitiendo reducir costos financieros y acceder a una mayor cantidad de fuentes de financiamiento; e incluso dar viabilidad a proyectos y negocios que no podrían implementarse sin fideicomisos.

fideicomiso_principal.gif

Los fideicomisos son casi indispensables en el Project Finance y en las Concesiones y Asociaciones público-privadas, que permiten reducir la brecha de infraestructura y que serán impulsadas por el próximo gobierno a partir de agosto del 2016.

Por otro lado, la titulización de activos es un tipo estandarizado de fideicomisos que  permite incrementar la liquidez de las empresas, utilizando como garantía  deudas y cuentas por cobrar, para emitir bonos u otros instrumentos financieros que permitan el ingreso de efectivo a las cuentas de la empresa.

Los orígenes del fideicomiso se remontan a la época romana, donde los militares constituían fideicomisos para la administración de sus bienes mientras estuvieran ausentes o en caso de fallecimiento. Con el trascurrir de los años el mecanismo se ha perfeccionado y evolucionado.

¿Y entonces, que es un fideicomiso? 

En palabras sencillas es un contrato donde se encarga a un tercero especializado la administración de un patrimonio (bienes, dinero, activos) para un uso específico. 

Un beneficio importante a mencionar es que un fideicomiso blinda y protege el patrimonio del fideicomiso, es decir,  este patrimonio no puede ser embargado (queda aislado y fuera del alcance de acreedores u otros compromisos; así como el ser utilizado en fines diferentes al establecido en el contrato de fideicomiso).

Al responsable de la administración del patrimonio, se le llama  fiduciario, siendo este  una entidad especializada. En el Perú la entidad encargada de supervisar y regular la entidad es la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP.

El fiduciario debe cumplir estrictamente lo indicado en el contrato de fideicomiso. En ese sentido, se establecen las   responsabilidades del fiduciario respecto al manejo de los recursos dinerarios que ingresan al patrimonio y el uso o fin que deben darles.

Entonces, un fideicomiso nos permite contar con contratos que han sido elaborados y perfeccionados por muchos años con mecanismos de mitigación de riesgos endógenos y exógenos, así como entidades especializadas y reguladas que realizan la labor de administrar los fideicomisos.



Los fideicomisos tienen la capacidad de mitigar ciertos riesgos que pondrían en peligro la sostenibilidad de un proyecto.

Al constituirse un fideicomiso, la empresa tiene mayor capacidad de endeudamiento puesto que garantiza los pagos futuros de la deuda con el patrimonio del fideicomiso.  Asimismo, al garantizar el pago de su deuda la tasa de interés será menor y, por lo tanto, el proyecto será más sostenible a lo largo del tiempo.

Los fideicomisos tienen la capacidad de mitigar ciertos riesgos que pondrían en peligro la sostenibilidad de un proyecto. Se pueden crear fideicomisos con fines específicos, como renovación de activos fijos, recursos para el mantenimiento, pago de financiamiento, cobranzas, cuentas de reserva para emergencias, contingencias y otros.

El capacitarnos en el diseño de fideicomisos nos permitirá utilizar correctamente los conceptos y conocimientos, así como las experiencias prácticas y criterios, que nos permitirán tener éxito en su estructuración y uso para lograr gestionar el financiamiento de proyectos.

Además, nos permitirá lograr la viabilidad de negocios o actividades de diversa índole. Podemos mencionar, por ejemplo, que en proyectos de responsabilidad social, las empresas mineras constituyen fideicomisos para lograr la paz social y que los recursos que ceden a las comunidades -próximas al proyecto- sean correctamente administrados y generen el mayor bienestar posible a la población.

Este mecanismo no es válido solo para grandes empresas o proyectos. Seguro en alguna película también hemos visto la figura del fideicomiso, que permite que se cumpla nuestra voluntad en caso de fallecimiento o incapacidad permanente, estableciendo un uso específico y condiciones (por ejemplo, "cuando sea mayor de edad", "cuando acabe sus estudios" o "cuando se case o tenga hijos...") para que los beneficiarios accedan a los beneficios del patrimonio del fideicomiso.

A nuestros lectores les preguntamos, ¿cómo se podrían beneficiar o que uso le darían a  un fideicomiso?

Auspicios