La crisis del emporio: un análisis sobre lo que está ocurriendo en Gamarra

user-pic

Cuando era niña siempre escuchaba hablar sobre "Gamarra", donde los precios eran más baratos que la competencia y a donde mucha gente acudía porque encontraba de todo. Gamarra, que se inició en los años setenta, es un lugar de gran movimiento comercial, relacionado a la industria de moda y textil. Desde hace algún tiempo se viene diciendo que el emporio comercial está en crisis. Ante esto, ¿qué está ocurriendo realmente en Gamarra?

crisisgamarra_principal.jpg
Christian Inga / Shutterstock.com

Gamarra es un gran símbolo de emprendimiento para varios peruanos, que han empezado desde cero hasta convertirse en exitosos fabricantes, microempresarios e incluso empresarios. No olvidemos que el señor Flores empezó vendiendo en Gamarra, y hoy se ha convertido en el dueño de la multifamosa marca de prendas Topitop.

Desde hace un tiempo atrás se viene escuchando que Gamarra está en crisis y que ha bajado notablemente sus ventas, lo que ha ocasionado el retiro de varias tiendas ubicadas al interior del emporio.

Aquí, elaboro un breve análisis de los principales factores que influyeron -un tiempo atrás- en esta crisis. 

Inseguridad: Gamarra se encuentra ubicado en el distrito de La Victoria que tiene fama de ser una ubicación peligrosa. Aunque ahora hay agentes policiales en la zona, el lugar todavía cuenta con varias cuadras -además de paraderos- que también deberían contar con mayores medidas de seguridad. Personalmente, creo que la delincuencia está en todas partes y en todos distritos de Lima. Sin embargo, por un tema de percepción de los consumidores, éstos prefieren acudir a centros comerciales por ser sitios cerrados y que cuentan con estacionamiento -además de seguridad y vigilancia propia-.

Eliminan las medidas antidumping: Indecopi eliminó el año pasado las medidas antidumping bajando los aranceles de las partidas de los productos chinos, es decir, la ropa que ingresa al Perú viene subvaluada. Algunos productos cuestan menos que los que se fabrican en nuestro país.

Desorden: en Gamarra hay una gran presencia de ambulantes y jaladores, pero que no están separados por rubros (como calzado, ropa y accesorios). Las calles y las galerías en sí mismas son estrechas y en muchos casos los ascensores carecen del debido mantenimiento.

Falta de higiene: se puede apreciar suciedad en las calles, con presencia de basura en las mismas.

La apertura y consolidación de centros comerciales: ahora el público consumidor prefiere encontrar todo en un solo lugar, es decir, busca una concentración de oferta en un mismo lugar en donde encuentre desde zapatos hasta joyas, desde ropa para bebés hasta vestidos de fiesta. El comprador busca que, en un solo espacio, se concentre la mayor cantidad de marcas de todo tipo, rubro y estilo.

El Fenómeno del Niño: ahora sabemos que el cambio climático que se predijo para el 2016 tuvo un impacto mucho menor del que se predijo el año pasado; pero sí fue perjudicial para la industria textil y retail de moda en general, dado que las compras de las materias primas, las prendas y productos de vestir en general se realizan con ocho o diez meses de anticipación. Por ejemplo, una empresa de calzado me contó que no importó botas porque pensaba que llegaba el verano hasta agosto o que, cómo el año pasado, el invierno sería leve.

La presencia de las Fast Fashion: con la llegada de Zara, Forever 21 y H&M, que son consideradas como fast fashion, (son empresas internacionales que lanzan por lo menos de quince a veinte colecciones al año a un precio bajo (low cost) reinterpretando los modelos de las pasarelas internacionales como los fashion weeks de New York, Londres, Paris y Milán); nació el gran competidor de Gamarra. Estas colecciones duran pocas semanas y tienen una gran rotación porque su precio es bajo y generan una adicción al consumo.

La atención al cliente: ahora más que nunca el cliente debe ser bien atendido, éstos requieren de una buena atención y de ser posible que sea personalizada. 



Esperemos que el próximo gobierno tome algunas medidas no sólo para el bienestar de Gamarra, sino también para el fortalecimiento del sector textil, moda y retail en nuestro país.

Algunas ideas que desde mi humilde opinión podría ayudar a revertir esta situación en Gamarra:

  • Registrar sus marcas ante Indecopi, formalizar sus negocios e inscribirse como corresponde.
  • Contar con casetas de policías y efectivos de seguridad en las calles -y paraderos- para que el público pueda sentirse seguro al realizar su compra en Gamarra.
  • Aumentar el libre tránsito, ordenar las calles y aumentar los tachos de basura.
  • Evaluar aplicar medidas antidumping para frenar las prendas subvaluadas y proteger de esa manera nuestra industria nacional.
  • Que la SUNAT pueda acentuar la fiscalización en el caso de subvaluación, así como tomar medidas para evitar la falsificación y el contrabando en la industria textil.
  • Otorgar beneficios tributarios para incentivar esta industria, por ejemplo, implementar la devolución del IGV cuando los turistas compren productos hechos con materias primas peruanas.
  • Revertir la fama de que Gamarra produce prendas copiadas. Buscar así que los emprendedores creen sus propios productos, innovando y ofreciendo nuevos diseños. Gamarra necesita marcar una diferencia frente a la competencia con más originalidad.
  • Mantener la calidad en los productos y no vender por vender aunque sea más barato.
  • Consolidar a los asociados de Gamarra y crear un gremio potente que permita fortalecer la gestión de los negocios.
  • Contratar a los trabajadores y operarios con condiciones mínimas de trabajo. Los trabajadores contentos tienen incentivos para mejorar su trabajo.
  • Profesionalizase. Los emprendedores de Gamarra necesitan reforzar sus conocimientos en temas relacionados a la administración, gestión de moda, diseño, comercio exterior, derecho de la moda, atención al cliente, entre otros.
  • Celebrar convenios o acuerdos con personas naturales o jurídicas, nacionales o extranjeras, públicas o privadas, que participan y pueden compartir su experiencia y conocimiento en esta industria.
  • Crear productos que tengan una identidad nacional utilizando, por ejemplo, el algodón pima que es una de las materias primas más reconocidas de nuestro país a nivel internacional.

Esperemos que el próximo gobierno tome algunas medidas no sólo para el bienestar de Gamarra, sino también para el fortalecimiento del sector textil, moda y retail en nuestro país. Esto puede generar más trabajo y, por ende, más ingresos a todos los peruanos.  

¿Usted considera que el gobierno debe incentivar el desarrollo de los sectores textil, moda y retail en el Perú?

Auspicios