Trump: ¿cuáles son los retos y oportunidades de las nuevas reglas de juego?

user-pic

Donald Trump asumió la presidencia de los EE.UU. y comenzaron a darse cambios concretos en las reglas de juego para el comercio internacional: proteccionismo, retiro de inversiones de empresas norteamericanas en el exterior, construcción de un muro fronterizo, etc. Ante este escenario, las empresas latinoamericanas deben esforzarse en identificar y abordar de manera anticipada retos y oportunidades.

trumplatam_principalprincipal.jpg

Por ahora, el principal reto para las empresas latinoamericanas con operaciones en los Estados Unidos -ya sea a través de exportaciones, distribución y/o producción- radica en que este mercado ofrecerá un entorno cada vez más proteccionista.

Por tal razón es altamente probable que las empresas latinoamericanas se vean enfrentadas a políticas discriminatorias que interrumpan o entorpezcan sus operaciones actuales en los Estados Unidos. A su vez, para las empresas latinoamericanas que aún no tienen operaciones en los Estados Unidos, un mayor proteccionismo podrá dificultar sus aspiraciones de ingresar a este mercado.

En ese sentido el mercado norteamericano deja de ser un mercado que ofrece reglas de juego estables y se convierte en un mercado proteccionista de mayor complejidad para las empresas extranjeras. 



Si las empresas estadounidenses ceden espacio, las empresas latinoamericanas pueden enfocar sus estrategias en fortalecerse dentro de su propia región.

Una oportunidad estratégica

Por otro lado, mientras empresas norteamericanas como Ford o Whirlpool retraen sus inversiones en México para alinearse con las políticas trumpistas de "regresar inversión a casa" y crear empleos en los Estados Unidos, se presenta una oportunidad interesante para las compañías  latinoamericanas: el espacio que dejen las firmas estadounidenses al abandonar operaciones en países como México, Brasil o Argentina, puede ser visto como una oportunidad para fortalecer el mercado intrarregional latinoamericano.

Si las empresas estadounidenses ceden espacio, las empresas latinoamericanas pueden enfocar sus estrategias en fortalecerse dentro de su propia región. Aun así, sin duda también es importante que sigan avanzando decididamente en sus estrategias de diversificación de mercados por fuera de Latinoamérica.

El gobierno de Trump y sus cambios en las reglas de juego generan incertidumbre, pero a la vez dejan algo claro: las empresas latinoamericanas deben motivarse a adoptar un comportamiento estratégico anticipatorio. A través de este, las empresas están llamadas a dedicar importantes esfuerzos para monitorear el mercado estadounidense con el propósito de comenzar desde ahora a identificar y abordar los retos y oportunidades concretas que se deriven de este nuevo gobierno y sus cambios en las reglas de juego.

¿Qué oportunidades ve usted para las empresas peruanas tras los cambios en la política comercial norteamericana?

Auspicios