Bitcoin y las criptomonedas: Rentabilidad, riesgo y confianza

user-pic

La posibilidad de invertir en bitcoin y otras criptomonedas se promociona cada vez más en el Perú y en todo el mundo, pero varios analistas piden tener en cuenta la falta de garantías que ofrecen estas divisas virtuales como mecanismo de inversión

1500x844_bitcoins_criptomonedas.jpg

Nada como la promesa de una alta tasa de rentabilidad para atraer inversionistas y, sobre todo, para reducir su natural aversión al riesgo. Y actualmente, uno de los activos financieros que muestra más rentabilidad en el mundo es el bitcoin, la criptomoneda de moda que no deja de aumentar su precio en dólares, por lo que muchas personas se plantean la idea de arriesgar algunos miles de dólares en la que se ve como una muy jugosa alternativa de inversión. Pero, ¿lograrán ganar?

Durante la primera semana de noviembre el bitcoin ha superado los 7 300 dólares por unidad, una cifra impensada hace un año atrás, cuando bordeaba los 1 000 dólares y todavía era una moneda relativamente estable. En efecto, el bitcoin ha reportado ganancias de 630 % en un año.



Así de medio de pago clandestino, el bitcoin empezó a intermediar transacciones reales y al ganar popularidad como la moneda del futuro, su valor empezó a crecer y se convirtió en una alternativa de inversión financiera.

El rally empezó a mediados del año pasado conforme aparecieron declaraciones de algunos gobiernos indicando que estaban tomando en serio la criptomoneda y en tanto que empezaron a promocionarse como alternativa de inversión otros activos con las mismas características, todas con nombres raros y aparentemente digitales como, DeepOnion, Lisk, Ether, etc.

En junio, el bitcoin ya cotizaba en 2 000 dólares y tres meses después superaba los 4 000 dólares, es decir, 100 % de ganancia en tres meses. Aunque algunas noticias alarmaron a los inversionistas, como las dudas que expresaron gobiernos como China, la promesa de rentabilidad rápida fue más fuerte y al 6 de noviembre el precio alcanzó los 7 379.54 dólares.

gráfico1.png

¿Me uno a la fiesta?

Lo primero que tienes que saber respecto al bitcoin es que es una criptomoneda, es decir, una moneda creada en el mundo digital en 2009 utilizando la criptografía. El misterio con que se rodea su origen buscó proteger a sus creadores y administradores, todos hackers y expertos informáticos, que buscaban una moneda que se utilice para facilitar el pago de sus actividades, algunas de las cuales eran ilegales.

Así, se podía pagar encargos como construir el código de un software o robar una base de datos sin utilizar dólares, euros u otras monedas. Se pagaban unidades de bitcoin que luego podían utilizarse para pagar otros encargos. Para ofrecer mayores garantías, los creadores de bitcoin revolucionaron la forma de trabajar creando el blockchain, para que un conjunto de personas, en cadena y cada quien con sus propios sellos, sean las encargadas de validar y dejar constancia de las transacciones que se realizan, las mismas que son inmodificables.

De esta manera, los usuarios de bitcoin y otras similares, podían contratar servicios en cualquier parte del mundo y hacer pagos sin intermediarios que cobren comisiones. Este objetivo inicial, sin embargo, fue evolucionando conforme bitcoin se hizo conocida al punto que algunas organizaciones y empresas digitales empezaron a aceptar pagos con bitcoin. Wikileaks empezó a aceptar donaciones en bitcoins en 2011, en tanto que Wordpress aceptó pagos con esa moneda en 2012; para ese año, aparecieron las primeras plataformas de pago como Bitpay que afirmaban tener más de mil empresas afiliadas. La moneda pasó de valer centavos de dólar a unos 20 dólares a inicios de 2013.

Una característica que propicia el aumento de valor de la moneda conforme se vuelve más utilizable es que hay un número finito de unidades, pudiendo convertirse, entonces, en un bien escaso. Conforme su uso fue más aceptado, el valor de cada unidad fue aumentando de precio.

Desde ese momento, el desarrollo de la moneda fue vertiginoso. Durante el 2013 ya había cajeros automáticos que convertían bitcoins en dólares o euros. Así de medio de pago clandestino, el bitcoin empezó a intermediar transacciones reales y al ganar popularidad como la moneda del futuro, su valor empezó a crecer y se convirtió en una alternativa de inversión financiera.

A pesar de alzas y bajas (producidas fundamentalmente por declaraciones en contra y prohibiciones de gobiernos como China, e incluso Bolivia), la tendencia al alza se ha ido confirmando. Para fines de 2013, el bitcoin cotizaba en 100 dólares y pronto se afirmó en los 700 dólares.

En esas andaba la criptomoneda cuando la banca de inversión se fijó en ella y empezó la promoción y la especulación de que se lanzarían derivados basados en la moneda. Desde inicios de 2017, el precio no ha parado de subir, conforme han aparecido decenas de páginas web que ofrecen la compra y venta de la moneda.

En paralelo, las advertencias de que bitcoin esté siendo objeto de una burbuja financiera no se han hecho esperar. "El alza de precios que experimenta Bitcoin es la definición exacta de una burbuja", dijo la semana pasada Tisjane Thiam, máximo responsable de Credit Suisse Group.

"Hoy, la única razón para comprar o vender Bitcoin es ganar dinero", y esa especulación "rara vez tuvo un final feliz", dijo Thiam citado por la agencia Bloomberg.

En el Perú, las firmas de cambio de monedas venden el bitcoin alrededor de los 27 000 soles en tanto que lo compran en unos 24 000 soles. Las operaciones pueden realizarse por medios electrónicos o en efectivo.

Bitcoin en la región

El doctor Luis E. De Gárate, profesor en MBA de ESAN, hace ver que de acuerdo al sitio de Internet especializado en Tecnología www.mybroadband.co.za la región de Latinoamérica concentra el 14 % de la participación de mercado en el uso de monedas digitales o Criptomonedas.

"No tengo a la mano datos específicos sobre cada país pero llama la atención que nuestra región tiene un porcentaje muy similar al de Norteamérica (17 %)", señala De Gárate.

Una razón que explica esta situación es que monedas como el bitcoin florecen en aquellos espacios donde existen más restricciones monetarias. Así, los controles cambiarios que afectaron a argentinos hasta hace pocos años y que padecen actualmente los venezolanos han hecho que el uso de bitcoin se convierta en una alternativa de pagos internacionales.

"Ahora bien, tal vez su uso aún este concentrado en un usuario muy especializado en cuestiones de finanzas tecnológicas y el ciudadano común aún no utilice estos medios de intercambio electrónico", indica.

¿Quién protege mi inversión?

Un punto crucial que se plantea cualquier inversionista es sobre la regulación que existe que evite las estafas. En este caso, no existe autoridad financiera internacional o local que brinde una protección similar a la que tienen las monedas tradicionales como el sol o el dólar.

De Garate, explica que el dinero es un medio de intercambio que esta generalmente aceptado. El dinero es además unidad de cuenta ya que se utiliza para comparar el valor entre bienes y servicios y el dinero es también un depósito de valor porque las personas lo pueden adquirir para preservar el valor comercial para un futuro intercambio. Es decir, utilizan el dinero como inversión. 

"El dinero o las monedas que circulan en nuestro sistema económico tienen un valor fiduciario esto quiere decir que su uso se encuentra basado en la confianza subjetiva de que dicha moneda será aceptada por los demás como medio de intercambio. Por esto, los gobiernos dan el monopolio o exclusividad de la emisión de monedas al Banco Central. Así, de esta manera, los usuarios encontrarán que existe un respaldo o garantía que permita utilizar el dinero con dicha confianza", afirma el experto.

"Sin embargo -agrega-, en el caso de las Criptomonedas esto no es así. Los gobiernos no han otorgado este respaldo y por lo tanto, el uso y la aceptación de dichos medios de intercambio electrónico se encuentran sujetos a la buena voluntad de las contrapartes en una operación comercial sin que ninguna de ellas este obligada a aceptar las criptomonedas como medio de pago. 

Debido a esta carencia, De Gárate considera poco probable que el bitcoin se masifique en el Perú a menos de que exista una regulación financiera por parte del Gobierno o del Banco Central que acompañe dicha masificación.  

Cuestión de confianza y practicidad

Carlos Fernández Gates, profesor del Diploma Internacional de Derecho Corporativo de ESAN y director Comercial de PwC, sostiene que, a pesar que el uso de estos nuevos medios de pago es un fenómeno que viene creciendo a nivel mundial y ya muchos especialistas estiman que será la tendencia en el corto o mediano plazo; se debe tomar con cuidado su uso.

"Deberá tenerse precaución al revisar las condiciones y términos de cada uno de estos medios de pago al existir poca regulación sobre las entidades que administran estos sistemas, no teniendo todos los sistemas los mismos estándares de seguridad y respaldo", detalla Fernández.

"A la fecha no existe regulación extensa sobre el uso de este tipo de medios de pago, no estando definido de manera uniforme su tratamiento. Tampoco, existe mucha información sobre las empresas que administran estos medios de pago, incluso siendo algunas desconocidas. Tampoco existen procedimientos claros a dónde acudir en caso de incumplimiento de las reglas", precisa.

Fernández reafirma que el uso de criptomonedas, se basa principalmente en la confianza de los usuarios, quienes voluntariamente le reconocen valor y acceden a utilizarla como como medio de pago confiando en el cumplimiento de las normas que indique el administrador o creado.

"Por supuesto, otro punto a considerar es que mediante el uso de estas nuevas monedas, se puede promover el control y seguimiento de las operaciones, ampliándose el conocimiento de las operaciones de las personas, ya no por gobiernos sino por entidades privadas, quienes ya manejan la gran mayoría de información de las personas en mayor nivel que los gobiernos", destaca.

¿Se anima?

Así, si bien la posesión de esta moneda ha resultado rentable para muchas personas, nada asegura que siga subiendo de precio, es más, ni siquiera se asegura que vaya a seguir existiendo. Es cuestión de confianza.

¿Y usted, está pensando comprar bitcoin u otras criptomoneda?

Auspicios