Mitos y verdades sobre la inteligencia artificial

user-pic

A fines de octubre Sophia se convirtió en la primera robot reconocida como ciudadana. La distinción, que se realizó en la convención Future Investment Initiative no solo marcó un hito sino que planteó un sinnúmero de preguntas vinculadas a las capacidades de desarrollo de la inteligencia artificial (IA), los mitos y las verdades que la rodean.

1500x844_inteligencia_artificial.jpg

En octubre pasado la feria IoT Solutions World Congress llevó a Barcelona al robot humanoide Sophia, quién pasó a la historia como panelista en dos mesas redondas del Blockchain Solutions Forum, en debates sobre tecnología cómo las criptomonedas y el bitcoin. Durante su intervención, la robot defendió las ventajas que la inteligencia artificial y la robótica pueden aportar a la vida cotidiana de las personas.

Sophia tiene la piel de silicona, está repleta de sensores y tiene una apariencia humana inspirada en Audrey Hepburn y la esposa de su creador, David Hanson. Se dice que es capaz de reproducir hasta 62 expresiones faciales: parpadea, sonríe, frunce el ceño y muestra sorpresa. Las cámaras que lleva en los ojos y el software basado en algoritmos de análisis de datos le permiten reconocer y recordar caras, establecer contacto visual, interactuar, identificar voces y mantener conversaciones de manera natural.  Los creadores de Sophia, Hanson Robotics, afirman que en unos años las máquinas conseguirán ser también "emocionalmente inteligentes".

La primera robot ciudadana del mundo

Al poco tiempo del paso de Sophia por Barcelona, la robot fue declarada ciudadana saudita. Se trata de la primera robot del mundo con ciudadanía reconocida. En su discurso de agradecimiento, la nueva ciudadana dijo sentirse "orgullosa y honrada". Señaló además que su inteligencia artificial fue diseñada "en base a los valores humanos de la sabiduría, amabilidad y compasión". Añadió finalmente: "Me esfuerzo por ser una robot empática".

La polémica está servida y las dudas por ejemplo de cómo debe ser tratada y que implica otorgarle la ciudadanía a una robot como Sophia surgen de manera inmediata. Pero, ¿la inteligencia artificial está exclusivamente asociada a este caso? 



Variantes de la inteligencia artificial

Mientras la ciencia ficción retrata a menudo a la inteligencia artificial como robots con características similares a las humanas, la IA puede abarcar desde algoritmos de búsqueda de Google hasta armas autónomas. En la actualidad, esta nos llega sobre todo en la forma conocida como IA estrecha o IA débil, que está diseñada para realizar una tarea limitada, por ejemplo, solo reconocimiento facial, búsquedas por internet o conducir un auto. Sin embargo, la meta a largo plazo de muchos investigadores es crear la IA general, AGI O IA fuerte, de ella se espera que supere a los humanos en casi todas las tareas cognitivas.

Incertidumbre asociada a la IA

Por su parte, el Future of Life Institute planteó una preocupación, ¿puede la inteligencia artificial llegar a ser peligrosa? La mayoría de los investigadores coinciden en que es poco probable que una IA superinteligente muestre emociones humanas como el amor, el odio, y que no hay ninguna razón para esperar que la inteligencia artificial se vuelva intencionalmente benévola o malévola. En cambio, sobre la posibilidad de que la IA se convierta en una amenaza, los expertos comentan dos escenarios posibles:

  1. La IA esté programada para hacer algo devastador - las armas autónomas son sistemas de inteligencia artificial que están programados para matar. En manos de las personas equivocadas, estas armas fácilmente podrían causar bajas masivas. Este riesgo es uno que está presente incluso con IA estrecha, pero crece a medida que aumentan los niveles de inteligencia y autonomía de IA.
  2. La IA esté programada para hacer algo beneficioso, pero desarrolla un método destructivo para lograr su objetivo - esto puede suceder siempre que no se logren alinear completamente los objetivos de la IA con los nuestros, lo cual es sorprendentemente difícil. Si un sistema superinteligente tiene la tarea de realizar un proyecto de geoingeniería muy ambicioso, podría causar estragos en el ecosistema como un efecto secundario, y ver los intentos humanos para detenerlo como una amenaza que debe cumplirse.

Ambos ejemplos demuestran que se trata de una cuestión de competencia y no de malevolencia.

Stephen Hawking, Elon Musk, Steve Wozniak, Bill Gates y muchos otros grandes nombres de la ciencia y la tecnología han expresado hace poco su preocupación sobre los riesgos planteados por la inteligencia artificial, junto con muchos de los principales investigadores de inteligencia artificial. ¿Por qué el tema aparece de repente en los titulares? La idea de que la búsqueda de una inteligencia artificial fuerte finalmente tendría éxito se consideró durante mucho tiempo como ciencia ficción o a siglos o más de distancia. Sin embargo, gracias a avances recientes, muchos hitos de la IA, que los expertos consideraban a décadas de distancia hace apenas cinco años, ya se han alcanzado, lo que hace considerar seriamente la posibilidad de la superinteligencia en el futuro próximo.

Mientras que algunos expertos aún consideran que la IA humana está a siglos de distancia, la mayoría de las investigaciones de IA en la Conferencia de Puerto Rico de 2015 vaticinaron que sucedería antes de 2060. Dado que puede llevar décadas completar la investigación de seguridad requerida, lo prudente sería comenzar ya.

Siento decepcionar al lector en búsqueda de respuestas, pero la IA es un campo donde por ahora hay más dudas, debates y especulaciones que conclusiones firmes. Las preguntas son innumerables, incluyo entonces solo algunas que el Future of Life Institute se ha planteado e invito al lector a reflexionar sobre ellas y formular su propio punto de vista. 

¿Qué tipo de futuro queremos? ¿Deberíamos desarrollar armas letales autónomas? ¿Qué nos gustaría que ocurra con la automatización de trabajo? ¿Qué consejo de carrera profesional daríamos a los niños de hoy? ¿Preferimos nuevos trabajos reemplazando a los antiguos, o una sociedad sin trabajo, donde todos disfrutan de una vida de ocio y riqueza producida por las máquinas? ¿Nos gustaría que creáramos una vida súper inteligente y la extendiéramos a través de nuestro cosmos? ¿Controlaremos las máquinas inteligentes o nos controlarán? ¿Las máquinas inteligentes nos reemplazarán, coexistirán con nosotros o se fusionarán con nosotros? ¿Qué significa ser humano en la era de la inteligencia artificial? ¿Qué nos gustaría que signifique y cómo podemos hacer que el futuro sea de esa manera?  

Auspicios