Características de un buen analista de datos: el trabajo del futuro

user-pic

En la actualidad, el análisis de datos se ha convertido en un pilar fundamental para el crecimiento y desarrollo de una empresa. Conozca las características que todo buen analista de datos debe tener.

1500x844_analista_datos.jpg

Ya en 2010, en una conferencia realizada en Lake Tahoe (Estados Unidos) el por aquel entonces CEO de Google, Eric Smichdt, formuló una previsión vinculada al incremento de la información, que 8 años después se hizo realidad. El director ejecutivo señaló: "(...) ahora, cada dos días creamos  tanta información como la que hicimos desde los inicios de la civilización hasta el 2003. Es algo así como cinco exabytes de datos".

Si se toma en cuenta que solo un exabyte es equivalente a 1 000 000 terabytes, esto ofrece una idea de la dimensión y complejidad que el análisis de datos está cobrando en la actualidad. De igual manera, esta información explica la creciente importancia que tiene para las empresas y organizaciones el disponer de perfiles especializados en analítica a gran escala, es decir, Big Data. Esa es además la razón por la que los CEOS del futuro deben ser data-driven, y tomar decisiones estratégicas basadas en el análisis de estos datos y su interpretación.

Perfil del analista web

Toda la información relevante sobre clientes, mercado, rendimiento de la empresa, de las inversiones publicitarias debe ser medida, procesada y analizada con el objetivo de tomar decisiones informadas que mejoren el rendimiento del negocio. Este es un trabajo para los data scientists o analistas de datos, especialmente importante en el mundo digital, donde la medición es automática y bastante más precisa que su equivalente en el mundo físico. 

Pero, ¿qué características debe tener un analista web de datos para ser eficaz en su labor?

  • Metódico: probablemente lo más importante. Un buen analista de datos debe ser sistemático en su enfoque de resolución de problemas. 
  • Exhaustivo: no se trata solo de tener interés en un tema, sino de querer llegar al fondo del asunto y obtener respuestas válidas.  Por ejemplo, no es solo reportar que la tasa de conversión es de 1 % y que ha descendido en 0.5 % desde el último informe, el objetivo es responder porqué fue así y cómo se puede mejorar.  
  • Creativo: si, ha leído bien, porque en el análisis de datos y en la resolución de incógnitas también hay que aplicar la creatividad. Deberá preguntarse qué es lo que sucedería si a este conjunto de datos se le aplicara ciertos criterios de filtrado, o si será capaz de resolver una incógnita al usar un modelo de análisis diferente al habitual.


Un buen analista de datos debe ser sistemático en su enfoque de resolución de problemas.

  • Escéptico: debe tener la capacidad de cuestionar los datos obtenidos. A veces, el problema de las conclusiones de un análisis no está en la evaluación de los datos, sino en la fuente de donde estos provienen. La capacidad de dar un paso atrás y cuestionar no solo las conclusiones sino también el método de captura de datos puede ayudar a encontrar fallos que de otro modo habrían pasado desapercibidos.  
  • Analítico y con capacidad de síntesis: es importante ser capaz de desglosar un dato en todas las partes relevantes que lo componen, como también tomar distintos datos y establecer las relaciones y conexiones entre ellos. No solo basta con decir que un 10 % de los clientes compraron varias veces en los últimos tres meses sino analizar de qué fuentes de tráfico llegaron, qué productos compraron por primera vez y cuáles fueron las compras posteriores, qué dispositivo usaron, qué rasgos demográficos comparten. El objetivo final es que se pueda presentar  una imagen completa y con conclusiones accionables.  
  • Ser un buen comunicador: no solo es necesario tener cosas interesantes que decir sino comunicarlas de forma eficaz. Dentro de una gran organización, el analista de datos debe tener habilidades sociales y comunicativas para dar a conocer el valor del trabajo que realiza, el impacto de las conclusiones del análisis y las recomendaciones. 
  • Formado: algo que parece tautológico pero que no está de más  mencionar. Para que un analista de datos pueda hacer bien su labor requiere formarse en estadística, big data, analítica web tanto a nivel metodológico como en términos de las herramientas disponibles.
  • El reto que enfrentan las organizaciones es conseguir perfiles que reúnan todas estas cualidades. No es algo fácil debido a la alta demanda existente,  y es que este tipo de profesionales está muy cotizado, con salarios elevados y condiciones de trabajo ventajosas.

    ¿Cómo se prepara su organización para la nueva era del Big Data?, ¿ya dispone de los perfiles y protocolos necesarios para sacarle el máximo partido?

    Auspicios