¿Qué hace falta para lograr el despegue minero?

user-pic

La recuperación del precio de los metales favorece a que 2019 sea mejor para el desarrollo de proyectos mineros. Sin embargo, se requiere integrar más los esfuerzos del Estado, los gobiernos locales y el sector privado, así como mejorar el diálogo con la población.

1500x844_despegue_minero.jpg
Fuente: Agencia Andina

Cada año, la convención minera más importante del mundo es organizada por Prospectors and Developers Association of Canada (PDCA). Esta vez, Toronto acogerá, desde el 6 de marzo, a los representantes de 130 países, entre ellos, los altos funcionarios de sus Gobiernos, sus líderes empresariales y, en general, los grupos de interés relacionados con el sector.

Los ojos de más de 3500 inversionistas mundiales están puestos en los países que cuentan con inmensos recursos mineros aún por explotar y desarrollar, como es el caso de Perú. Sin duda, es una muy buena oportunidad para exhibir la realidad de nuestra industria minera. ¿Cómo aprovechar esta exposición de la mejor manera posible? 

Realidad peruana 

Las proyecciones del 2019 son más auspiciosas que las del año anterior. Según el BBVA Research Perú, se proyecta que la inversión minera alcanzará entre 6 000 a 6  500 millones de dólares para este año, gracias a los menores costos de producción en las minas. Es un panorama distinto al del 2018, en que se acumularon 4 700 millones de dólares, debido a los problemas que enfrentaron algunas unidades cupríferas.



Todavía existe una percepción errónea sobre la actividad minera, la cual se ha mantenido con el tiempo y ha dado pie al alto índice de conflictos socioambientales.

Por estas y otras razones, la minería se mantendrá como uno de los rubros más importantes de la economía nacional. El Banco Central de Reserva del Perú (BCRP) pronosticó que el producto bruto interno (PBI) crecerá este año más de 4.1 %, impulsado básicamente por la reactivación de la industria minera. 

A pesar de que el aporte de este sector es clave para cerrar las brechas sociales e impulsar el crecimiento de muchas poblaciones alejadas del país, aún falta reconocer su gran aporte al desarrollo del Perú. El problema se debe a que existe una percepción errónea sobre la actividad minera, que se ha mantenido con el tiempo y ha dado pie al alto índice de conflictos socioambientales. 

El último reporte de la Defensoría del Pueblo revela que hoy existen 181 conflictos sociales, entre activos y latentes, de los cuales 113 (62.4 % del total) son de carácter ambiental. Asimismo, 73 están relacionados con la actividad minera. Hay un largo camino por recorrer para evitar que vuelvan obstáculos para el desarrollo del sector.  

Problemas y soluciones

La minería contribuye no solo a la economía nacional, ya que representa más del 10 % del producto bruto interno (PBI) nacional y el 61.8 % de las exportaciones nacionales, sino que tiene un gran impacto en los departamentos. Quizás, el proyecto Tía María es el mejor reflejo del desencuentro entre la empresa privada, el Estado, los Gobiernos locales y la población de la zona. 

Tía María demandará una inversión 1 400 millones de dólares que, se supone, debe empezar este año. Sin embargo, aún no tiene los permisos de construcción del Gobierno. El tema se discutirá con el nuevo gobernador regional de Arequipa, Elmer Cáceres, y con Edgar Rivera, alcalde de Islay. Sin embargo, el panorama no es muy claro y, por momentos, parece que la empresa no lo conseguirá. 

Otra amenaza a este proyecto es que pronto vencerá su estudio de impacto ambiental (EIA) y será necesario trabajar uno nuevo. Por fortuna, los otros grandes proyectos mineros se han reactivado con la recuperación del precio de los metales. Así, se verán nuevas inversiones por el inicio de construcción de Quellaveco, cuya inversión se proyecta en 5 300 millones de dólares, Mina Justa y la ampliación de Toromocho. 

Nuevos retos en el sector

Para aprovechar el contexto positivo, debe trabajarse más en reducir los conflictos sociales, buscando ser más competitivos y gestionando más rápido y adecuadamente las licencias y los permisos. De los 48 proyectos mencionados, 24 no tienen programada una fecha de inicio porque falta la aprobación de los estudios de impacto ambiental (EIA) o los estudios de factibilidad. 

Es posible crear el entorno propicio para el desarrollo de la minería en armonía con las poblaciones de alrededor de los proyectos y con el medioambiente, pero se requiere la participación y compromiso del Estado, la empresa privada y la población. Es útil la conformación del Grupo de Alto Nivel, liderado por el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), que trabaja una agenda minera con miras al 2030. ¿Qué otras acciones hacen falta para mejorar el desempeño del sector minero? Déjanos tu opinión.

Auspicios