Oficina satélite: libertad para trabajar

user-pic

Si la creatividad y la innovación de las agencias in-house se ven limitadas por convivir con la rigidez corporativa, es posible que sea el momento de optar por una oficina satélite.

1500x844_oficinas_satelites.jpg

Las oficinas satélites se han posicionado como una alternativa rentable y, en algunos casos, más libre que las agencias in-house. Las primeras son espacios que forman parte de una organización, pero se ubican fuera de la sede central que controla el inmueble, y las segundas están dentro de la organización. Forbes define a las oficinas satélites como lugares acondicionados para trabajar de manera adecuada, aunque no se encuentren al interior de la empresa.

Cambio de contexto

Para sir John Hegarty, fundador de agencias como Saatchi & Saatchi, TBWA y Bartle Bogle Hegarty, los creativos siempre deben ser outsiders, por lo que las personas que trabajan en agencias in-house son aburridos porque siguen el mismo esquema cada día. Si una de estas agencias pasa a integrar el esquema laboral de una empresa, la creatividad podría sucumbir ante la rigidez corporativa, siempre que esta se mantenga como norma.



Las oficinas satélites permitirían desarrollar un ambiente flexible, no sometido a un mandato corporativo y acartonado.

¿Cuál es la misión de las agencias in-house? Están enfocadas en crear estrategias de marketing para empresas que cortaron lazos con agencias publicitarias y optaron por crear espacios que desarrollen el mismo trabajo. En ese sentido, y ante el rápido crecimiento del marketing digital y las redes sociales, cada empresa podría contar con su propia área de marketing digital y prescindir de los altos costos generados por agencias publicitarias. 

Laura Monnani, redactora de AdLatina, advierte que las agencias publicitarias han expresado su malestar por la intromisión de agencias consultoras, enfocadas en comunicaciones y relaciones públicas (PR), empresas de tecnología (SAAS) y productoras, en un campo donde se creían dueñas absolutas. Incluso existen casos de agencias in-house que cuentan con clientes externos, como Conde Nast y Lexus. 

Por cuenta propia

Bajo el pensamiento de Hegarty, no tendría sentido trabajar con agencias in-house porque el fracaso ya estaría escrito desde su creación. Sin embargo, la creatividad y la imaginación siempre pueden florecer, mientras se establezca el espacio apropiado para que eso ocurra. 

Apple, Twitter, Spotify y Red Bull son marcas que lograron ser creativas por cuenta propia. Puede que cometieran errores en el proceso, pero el crecimiento surge a partir de metidas de pata monumentales. ¿O es que acaso todas las acciones de las agencias de publicidad son infalibles? 

Respuesta innovadora

Ante el riesgo de las agencias in-house, las oficinas satélites de las fintech marcan la diferencia, al ser independientes desde el inicio. Por ejemplo, Unilever implementó Foundry, una unidad para fomentar startups que apoyaran a la marca. Además, una oficina satélite puede ser la base para crear una agencia in-house. Este espacio externo, permitiría desarrollar un ambiente flexible, no sometido a un mandato corporativo y acartonado.

Algunas características que pueden tener estos espacios son:

  • No contar con uniformes (vestimenta informal).
  • Información accesible y conexión ilimitada.
  • Herramientas para fomentar la creación.
  • Espacios que no limiten la creación.
  • Ser pet friendly, ecofriendly y world friendly. 

Si una empresa tiene necesidades que involucran comunicación, marketing y publicidad, puede que necesite una agencia in-house. Aún así, cabe recordar que la libertad es una pieza fundamental para obtener los resultados creativos y efectivos que se esperan, y las oficinas satélites han ganado terreno en ese aspecto. ¿Tu organización trabaja con oficinas satélite? Cuéntanos tu experiencia.

Auspicios