¿Cuáles fueron los pilares de la economía peruana el 2019?

user-pic

Los sectores servicios, construcción y retail favorecieron el desempeño económico, así como los hábitos de consumo de la población. Sin embargo, se necesita más inversión pública y privada para mejorar el escenario.

1500x844_pilares_economia.jpg
Fuente: Andina

La economía peruana ha mantenido cierta estabilidad frente al resto de países latinoamericanos, gracias a su política monetaria y fiscal. Sin embargo, la incertidumbre para el 2020 persiste ante la elección de nuevos congresistas. Es importante conocer qué sectores nos permitirán afrontar esta situación y cuáles son los retos para mejorar su desempeño. 

Sectores más productivos

A pesar de que el sector servicios no genera dinamismo, tiene mucha resiliencia y sostuvo a la economía peruana durante este año. Según el informe técnico Producción Nacional, del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), este rubro creció un 3.62 % en setiembre de este año, en comparación al mismo mes del 2018. También registró un incremento acumulado de 3.68 % entre enero y setiembre. 



A pesar de que el sector servicios no genera dinamismo, tiene mucha resiliencia y sostuvo a la economía peruana durante el 2019.

El sector construcción creció en 3.84 % durante setiembre, lo que se reflejó en el aumento del consumo interno de cemento, ante la continuidad de obras privadas. Con este porcentaje, sumaron cuatro meses de resultados positivos. El buen desempeño se explica por el avance físico de obras públicas, la continuidad de la construcción en unidades mineras y un mayor nivel de inversión inmobiliaria, entre otros factores. 

Otros sectores que favorecieron el desempeño económico fueron aquellos relacionados con el consumo. Entre ellos destacó el retail, cuyo desempeño aumentará entre 5 % y 7 % durante la campaña navideña de este año, frente al 2018, según proyecta la Cámara de Comercio de Lima (CCL). 

Esta institución también estima que los productos tecnológicos y de vestimenta liderarán la demanda. Resulta positivo notar que el consumidor peruano ha mantenido sus hábitos de consumo, pese al remezón político. No olvidemos que el consumo representa las dos terceras partes de nuestro producto bruto interno (PBI). 

Falta de inversión

Quizás el mayor problema para la economía peruana este año fue la falta de inversión, en general. Según el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), entre enero y octubre de este año, la inversión pública superó los 22 561 millones de soles y registró un incremento de 1.5 %, respecto al mismo período del 2018. 

El crecimiento fue muy tenue, debido al cambio de autoridades en enero. En los ámbitos nacional y subnacional, este proceso no solo implicó un relevo de autoridades políticas, sino también técnicas. La calidad de gasto no fue buena y eso afectó el desempeño de la inversión pública en general. 

La inversión privada mantuvo un mejor desempeño y aumentó 7.1 % en el tercer trimestre del año, según el Banco Central de Reserva del Perú (BCRP). El resultado se explica por la expansión de la inversión minera y no minera, a pesar del ruido ocasionado por los conflictos registrados en proyectos como Tía María. Esta inversión ya suma cuatro trimestres consecutivos de aceleración y se estima que la tendencia continuará. 

La economía peruana es diez veces más pequeña que la de Brasil. Resulta difícil creer que seamos un motor importante para el desempeño económico de la región. Aunque hubiera sido ideal crecer hasta un 4 % este año, nos encontramos en mejor situación que otros países, como Argentina, Venezuela y Ecuador. El aumento de la inversión será clave para crecer. ¿Qué se necesita para una recuperación económica el próximo año? Déjanos tu opinión.

Auspicios