Cuando el colaborador es el centro de la estrategia empresarial

user-pic

Cada vez más empresas se esfuerzan por implementar programas de beneficios para sus colaboradores, a fin de incrementar su identificación con los valores corporativos y cuidar su salud durante la pandemia.

1500x844_colaborador_centro_empresa_2021.jpg

En el mundo empresarial, los programas de beneficios se han vuelto cruciales para aumentar el engagament entre una empresa y sus trabajadores. Así se fortalece la cultura organizacional, sobre todo mediante la identificación e interiorización de los valores corporativos de la compañía.

Las empresas deben desarrollar programas y políticas internas orientadas al bienestar del personal, porque contribuyen, por medio de un liderazgo transformacional, a mejorar su calidad de vida y la de sus familiares (cónyuges e hijos), en aspectos espirituales, emocionales, racionales y fisiológicos. Esto es muy importante en el escenario actual de pandemia y de cara a la nueva normalidad. 

Avances en implementación de políticas internas

La protección de la salud de los colaboradores es una muestra real de la responsabilidad y la ética de la empresa, tanto por el sentido de humanidad como por el aseguramiento de los niveles de productividad en el desempeño laboral. También existe una legislación sobre salud y seguridad en el trabajo que busca la protección de los colaboradores ante accidentes laborales y enfermedades profesionales.



Existe un consenso implícito entre la academia y el empresariado respecto a la tendencia, en la última década, de implementar programas de beneficios al interior de las compañías, por la aplicación de remuneraciones emocionales que permitan el desarrollo del colaborador y su entorno familiar. Tengamos en cuenta que un trabajador equilibrado en su vida personal se correlaciona con uno que genera mayor valor y productividad en sus labores.

Beneficios de las grandes empresas

Los beneficios para los colaboradores se pueden dividir en cuatro categorías:

  • Medidas espirituales. Celebraciones eucarísticas (misas, etc.) y de civilidad (Fiestas Patrias, etc.), Talleres de integración de colaboradores (coaching, etc.) y prácticas de interiorización de los valores corporativos. 

  • Medidas emocionales. Saludos conmemorativos (cumpleaños, aniversarios, etc.), reconocimientos o felicitaciones por logros alcanzados (ascensión de puesto laboral, culminación de cursos, etc.). 

  • Medidas racionales. Cursos para generar rentas (microempresarios) o desarrollar competencias, como resiliencia, productividad, virtualidad, innovación y creatividad disruptiva.

  • Medidas fisiológicas. Chequeos médicos, charlas nutricionales, gimnasio para la familia, talleres artísticos (canto, danza, pintura, etc.) y mobiliarios ergonómicos.

La mayoría de estas prácticas se desarrollaban de manera presencial, pero también se pueden realizar de manera virtual, con las adecuaciones y adaptaciones pertinentes. Esto es posible gracias a herramientas digitales como las aplicaciones de videoconferencia (Zoom, Team, Meet, etc.), servicios de mensajería (WhatsApp y Messenger) y redes sociales (Facebook, Twitter e Instagram). 

Además de estos beneficios, existen otros que las empresas podrían implementar para aumentar aún más el engagement con su fuerza laboral. Entre ellos tenemos: 

  • Socialización e integración periódica con los colaboradores y sus familiares (cónyuge e hijos), con una frecuencia semanal, quincenal o mensual.

  • Entrega de recursos para concretar iniciativas presentadas por parte de los colaboradores.

  • Formación de equipos entre áreas y jerarquías para desarrollar actividades culturales y de proyección social.

  • Participación de los colaboradores en la elaboración de documentos de gestión, como el plan estratégico de la empresa.

¿Qué beneficios te brinda la organización donde trabajas? Cuéntanos tu experiencia. 

Auspicios