¿Cómo realizar una gestión transversal de la comunicación interna?

Publicado el 16 de Julio 2018 a las 4:19 PM

Con la transformación de los paradigmas empresariales, la transversalidad aparece como una opción ineludible a la hora de gestionar la comunicación interna.

1500x844_comunicacion_interna_transversal.jpg

Actualmente existen situaciones que no pueden gestionarse a través de un modelo jerárquico y centralizado. La comunicación interna, en algunos casos, es una de ellas. Por eso es recomendable que se maneje de forma transversal; es decir, que se incorporen nuevos enfoques, temas y objetivos de diversos departamentos para la obtención de un fin último.

Dentro de la comunicación interna se involucran muchos actores. Por ello, su planificación y gestión debe estar orientada a la participación activa de todos los componentes de la organización. La gestión transversal facilita la movilización y coordinación de diferentes áreas para alcanzar las metas (comerciales, económicas, sociales, ambientales, etc.) que se haya planteado la institución.

Estos objetivos finales deben ser de conocimiento público, transmitidos de forma eficaz y propuestos desde el conocimiento de la labor de todos los que intervienen en la empresa. Por eso, una gestión transversal de la comunicación permitirá la construcción de lazos fuertes y el afianzamiento de una cultura organizacional que contribuya a la consecución de logros.

¿Cómo se realiza una gestión transversal?

Como ya se mencionó, la mayoría de las compañías se establecen sobre un eje jerárquico vertical y unilateral. No obstante, diversas transformaciones (como la revolución digital) han hecho que las firmas replanteen sus procesos. A su vez, han permitido la creación de una jerarquía horizontal con la intención de promover el conocimiento del trabajo que se realiza en las diferentes áreas y su impacto sobre el desarrollo empresarial.

Una gestión transversal es decididamente colaborativa, ya que incentiva la reunión de todos los integrantes de la organización, definiendo los objetivos a alcanzar. Asimismo, valora la función de cada uno de ellos para obtenerlos, sus capacidades y el conocimiento de sus limitaciones. Esto permite ofrecer soporte y empoderamiento para generar innovación y establecer objetivos conjuntos.

Las estrategias de comunicación interna deben enfocarse en la creación de los conceptos cualitativos que definan a la compañía (imagen, reputación, valores) y en el apropiamiento de estos por parte de los colaboradores. Una vez que forman parte del recurso humano, se hace más fácil la aplicación de estrategias que aumenten el desarrollo de la innovación y la mejora de productos y servicios.

Una buena gestión de la comunicación interna incentiva la capacitación, motivación, el compromiso y la confianza de los empleados, así como el crecimiento de líderes dentro de los departamentos. Esto genera una realidad compartida por la que todos aúnan esfuerzos para conseguir los propósitos determinados por la empresa.

Si quieres saber más sobre el impacto de la comunicación interna en las organizaciones, participa en el Diploma Internacional en Comunicación Interna de ESAN.

También puedes leer:

Fuentes:

Conexión ESAN. "¿Qué entendemos por transversalidad?".

Managers en Mission. "Le Management Transversal".

Revista Latina de Comunicación Social. "Gestión de Comunicación Corporativa: consideraciones para el abordaje de su estudio y práctica".

Redalyc. "La gestión transversal. Expectativas y resultados".