¿Qué entendemos por transversalidad?

user-pic

La transversalidad es uno de los conceptos más mencionados en los procesos de gestión social y ambiental. Sin embargo, también es un término poco entendido que necesita ser correctamente identificado para llevar a cabo acciones más efectivas dentro de una organización.

transversalidad.jpgUn tema es transversal si es importante para el desarrollo y necesita, para su éxito, que muchos actores se involucren en él. Bajo esta definición, temas transversales son el medio ambiente (con sus múltiples subtemas, como el cambio climático, biodiversidad, agua, suelos, bosques, etc.), el desarrollo de la niñez, la igualdad de género, así como también la educación, la salud, entre otros.

Por su parte, la transversalidad es uno de los conceptos más mencionados pero menos comprendidos y abordados en los procesos de gestión social y ambiental. En primer lugar, se lo confunde frecuentemente con la interdisciplinariedad pese a que son dos conceptos diferentes. Por un lado, la transversalidad consiste en introducir un tema en la vida diaria para abordarlo posteriormente de forma permanente. Mientras tanto, la interdisciplinariedad o interinstitucionalidad consiste en asumir un tema en forma eventual para resolver algún problema de manera puntual.

Resulta errado señalar que la participación en un proceso de concertación o en una mesa de diálogo puede ser asumida de forma transversal por una institución. Solo será así si la organización que asume el tema cuenta con metas y procesos claros. Por ejemplo, si el Ministerio de Interior o la ONG XYZ deciden abordar el tema de la violencia contra la mujer únicamente lo harán de forma transversal si cuentan con metas en dicho tema, las mismas que contemplen procesos, personal y presupuesto.

trans_sumillas.jpgDesde la  perspectiva de la institución encargada del tema transversal (tomemos como ejemplo a los ministerios) es necesario que tenga en claro qué quiere lograr. También, se requiere que identifique a los socios que necesita para conseguir las metas planteadas. Estos socios deben transversalizar el tema y para ello se debe aplicar el Marketing Social.

Asimismo, la organización debe generar propuestas, conocer las limitaciones de los socios, desarrollar en ellos las capacidades para que asuman el tema y darles el soporte comunicacional, no solo para que se conozca el objeto de trabajo sino, desde la perspectiva de la comunicación para el desarrollo, que generen cambios en los actores que deben intervenir. Justamente, esta es la utilidad del enfoque de Marketing Social, que como se muestra una vez más, es importante para el desarrollo del país.

¿En qué casos se puede aplicar la transversalidad dentro de una organización?



Esta entrada contiene un artículo de:
David Solano
MBA, ESAN. Economista, Universidad Nacional Agraria La Molina. Veinte años de experiencia en comunicación y marketing social. Ha sido director de Educación Ambiental en el Consejo Nacional del Ambiente (CONAM). Profesor del curso Marketing Social y Estrategias de Comunicación para el Desarrollo perteneciente al PEE - Programa de Especialización para Ejecutivos de ESAN

Auspicios