Las TIC al servicio de la salud

user-pic

El uso de las tecnologías de la información y comunicación (TIC) abre un campo enorme de aplicaciones en el sector salud. Sin embargo, es necesaria una apertura y un cambio de mentalidad para aceptarlas e incorporarlas plenamente.

Desde la aparición de Internet y a lo largo de las dos últimas décadas, hemos sido testigos no sólo de la rápida y efectiva penetración de las TIC, sino también de su reconocido aporte al desarrollo de los países, habiendo pasado de la era industrial a la era del conocimiento.

Pero, ¿qué tanto conocemos de ellas? ¿Qué son? ¿Qué las hace tan poderosas? De manera simplista, son el universo de dos conjuntos representados por las tradicionales tecnologías de la comunicación (radio, televisión, telefonía, etc.) y de las de la información caracterizada por la digitalización de los registros de contenidos (informática, telemática, etc.).

Esta convergencia de tecnologías potencia increíblemente la innovación y la competitividad, por sus características incomparables de ubicuidad, interactividad, conectividad, instantaneidad, contenido hipermedia, entre otras.

El grado de comprensión de sus potencialidades ha variado el concepto actual de alfabetización, dando lugar a términos como alfabetización tecnológica cuando nos referimos a las competencias en el uso de la tecnología, y alfabetización informacional cuando hablamos de las competencias en el proceso de producir información útil. Para los que no pertenecemos a la generación Nintendo, la adquisición de estas nuevas competencias variará en función de factores individuales y ciertamente en la actualidad nos pondrá en ventaja o desventaja competitiva.

La historia clínica electrónica, las aplicaciones de telemedicina (telemonitoreo, teleasistencia, telediagnóstico, etc.), los sistemas de información geográfica, los sistemas de vigilancia epidemiológica basados en tecnología web, así como aplicativos de eHealth, son algunos ejemplos de la utilización de las TIC en la gestión de salud. 

Para quienes cursan una Maestría en Gerencia de Servicios de Salud, el reconocimiento del  valor de las TIC está directamente relacionado a la adquisición de conocimientos, habilidades y destrezas que permitan su valoración y utilización en forma eficiente. ¿Qué tecnologías pueden resolver mi problema? ¿Cuál es la más beneficiosa económicamente? ¿Cuál se adecua más a mi realidad? Y quedan en el tintero muchas otras preguntas.

No siempre las soluciones estarán en grandes sistemas. Por ejemplo, con la utilización de programas de uso cotidiano como Excel se puede diseñar e implementar dashboards dinámicos de indicadores hospitalarios que apoyen enormemente nuestra gestión. También se puede  utilizar software libre (opensource) en un centro de salud para realizar actividades de vigilancia epidemiológica como EpiInfo o EpiMap, por citar sólo dos de la amplia lista de software libre disponible, existiendo algunos con funciones para uso corporativo (intranet).

Consideramos que la visión sobre el rol de las TIC en salud debe cambiar y ser reconocidas como herramientas indispensables para satisfacer las necesidades de los pacientes, la población, los profesionales de salud, los proveedores e incluso de quienes hacen las políticas. Esto implica un cambio de mentalidad, una actitud diferente, una visión creativa de solucionar los problemas en ésta era de la revolución tecnológica informacional.

¿Ha tenido usted alguna experiencia en el uso de las TIC aplicado al sector salud? De ser así, ¿podría darnos un testimonio al respecto?



Esta entrada contiene un artículo de:
Eliana Chávez
Médica cirujana. Especialista en pediatría, Universidad Nacional Federico Villareal, Perú; MPhil en informática médica, Universidad de Gales, Reino Unido. Graduada del Programa de Informática en Salud Pública, Centro para el control y prevención de enfermedades, Atlanta, Georgia, EE.UU.
Profesora de la Maestría en Gerencia de Servicios de Salud de ESAN
Auspicios