Más vale prevenir que lamentar

user-pic

Accidentes, fenómenos naturales, climáticos, cambios en las leyes, en la dirección de la economía del país, pueden perjudicarnos en gran magnitud si no los hemos tomado en cuenta o no tenemos una gestión de riesgos con mecanismos de mitigación o contingencia.

En nuestra vida diaria, personal o profesional se presentan eventos imprevistos o que siendo previsibles no tenemos certeza de su magnitud o del momento en que se presentaran. Por ejemplo, en la actual coyuntura, es probable que el nuevo gobierno reduzca el precio del gas natural, mientras que la gasolina (importada) y el petróleo (ambos con una gran carga de impuesto selectivo al consumo que los hace costosos comparados con países del primer mundo) seguirán subiendo de precio. 

Para una empresa de taxis, el comprar vehículos nuevos que funcionen con gas natural puede ser la clave para captar clientes corporativos y tener un menor costo de operación. Asimismo, un incremento sustantivo del sueldo mínimo vital implicará que pequeñas empresas reduzcan personal formal, y contraten con menores sueldos y sin beneficios laborales, generando el efecto contrario del deseado por los impulsores de la medida. 

De implementarse la pensión 65, inyectar liquidez a la economía sin la creación de valor, va a tener un efecto inflacionario y los precios en bienes y servicios de primera necesidad se van a incrementar por la mayor demanda. Que se creen empresas estatales para brindar servicios de transporte aéreo, marítimo, o en otros sectores va a generar distorsiones en la economía, cambios en las reglas del mercado, competencia desleal y precios subsidiados de alimentos, bienes y servicios, que nos pueden llevar a la quiebra si no tomamos las medidas y decisiones correctivas oportunamente. 

Veo muchas ideas, tales como proteger a la industria nacional, dar créditos subvencionados para los microempresarios, fortalecer al Estado (más burocracia) del nuevo gobierno similares a las del joven Alán García de 1985, donde tuvimos dos años de bonanza y luego el mercado negro y la hiperinflación. Un viejo dicho dice que el camino al infierno está empedrado de buenas intenciones.

Muchas empresas familiares quiebran cuando el dueño, el patriarca fallece;  o cuando se va el vendedor principal a una empresa competidora. Muchas veces el día a día, nos tiene ocupados y no nos permite prever o planificar el rumbo, el camino. Cambios en los incentivos, en las normas, en la política económica, conllevan respuestas del mercado para adaptarse y sobrevivir a su entorno, y quienes reaccionen más rápido y tomen las decisiones adecuadas convertirán sus riesgos en oportunidades de crecimiento y progreso.

Nosotros podemos reducir las posibilidades de ocurrencia de un riesgo, mitigar sus efectos, reparar o solucionar el daño con mecanismos, técnicas y estrategias existentes, desarrollados por expertos en el tema. No tenemos que inventar la pólvora, sino plantearnos las preguntas adecuadas, buscar la información relacionada, aprender de experiencias propias y de terceros, nacionales e internacionales.

A diferencia de una empresa o negocio en marcha, que tiene un proceso de aprendizaje con el transcurrir de los años; en la gerencia de proyectos es usual que tengamos el encargo de dar origen a un negocio, desde el diseño, la construcción, hasta la puesta en marcha y operación, siendo todo nuevo y creado por nosotros, por lo cual debemos usar experiencias previas, experiencias similares ordenadas y sistematizadas que podamos extrapolar y aplicar en beneficio de nuestro proyecto.

Y usted, ¿qué medidas viene tomando para controlar o disminuir el riesgo que se pueda presentar en su negocio?



Esta entrada contiene un artículo de:
Enrique Cárcamo Cárcamo
Magister de ESAN. Experiencia en el Sector Público, Cooperación Internacional, ONGs y en el Sector Privado. Diseño e implementación de Procesos de Concesión de  Infraestructura (Estructuración de APPs, Regulación y Supervisión de APPs). Funcionario de un Organismo Regulador (OSITRAN).
Profesor del Diplomado en Gerencia de Proyectos de ESAN
Auspicios