Bolsas mundiales tocaron fondo en el 2011

user-pic

Las bolsas del mundo se preparan para un 2012 de alta tensión. El rigor presupuestario implantado por los países de la Eurozona podría agravar la situación de los mercados este año.

La incertidumbre y la volatilidad producto de la crisis de deuda en Europa marcaron el desempeño negativo de las bolsas mundiales en el 2011. Así, los mercados bursátiles de los países europeos y emergentes cerraron un año desastroso.

No obstante, Wall Street concluyó el período con un resultado positivo, pero las previsiones apuntan a un 2012 de alta tensión para los mercados. Algunos analistas auguran una posible implosión de la zona euro.

Todas las plazas financieras de la eurozona fueron arrastradas por la tormenta y algunas de ellas rozaron el "crack". Ninguna de las cumbres europeas permitió revertir la situación desde la adopción del primer plan de ayuda a Grecia, el 21 de julio del año pasado. 

La bolsa de Atenas fue la peor parada, al desplomarse 52.81% al cierre del año. Lo mismo pasó con el Dax alemán que registró una contracción de 14.69%. Del mismo modo, los países emergentes también sufrieron. El índice MSCI Emerging Markets, barómetro de su capacidad bursátil, cayó un 20% en el 2011, cuando en el 2010 había registrado una progresión del 18%.

"Sus perspectivas de crecimiento han sido más decepcionantes por el estancamiento de los precios de las materias primas", afirmó Alexandre Baradez, analista de Saxo Banque. Para Jean Marie Mercadal, director general adjunto de la sociedad de gestión OFI AM, el problema se debe también al hecho de que "los países emergentes no están aún totalmente inmunizados con respecto a los países occidentales", principales clientes de sus exportaciones. 

El mercado de Hong Kong se contrajo alrededor del 20% el año pasado. Bombay un 25% y Sao Paulo, 18%. Sin embargo, la situación fue otra para Wall Street, donde el Dow Jones ganó 6.13% en el 2011 y el índice ampliado Standard & Poor's progresó un 0.43%. Sólo el índice de los valores tecnológicos, el Nasdaq, cedió un 1.48%. Estos resultados tienen mucho mérito, teniendo en cuenta que Estados Unidos perdió en agosto pasado su calificación AAA.

"El mercado estadounidense resistió gracias a unos índices macroeconómicos alentadores, a los beneficios empresariales y a unas decisiones excepcionales de la Reserva Federal Norteamericana (FED). Esto debería hacer callar a aquellos que criticaron las medidas de reactivación. Mientras que Estados Unidos logra mantener un nivel de crecimiento, la zona euro entrará sin dudas en recesión en el 2012", argumentó Baradez.

El año que comienza se anuncia de alto riesgo para las plazas bursátiles europeas, sobre todo teniendo en cuenta que el rigor presupuestario implantado por los países de la unión monetaria podría empeorar la ya mala situación económica. Otro motivo de tensión es que los bancos rechazan cada vez más prestarse entre ellos, lo que podría repercutir en los balances de las empresas y, por lo tanto, en la cotización de sus acciones. 

Los bancos han visto como sus títulos en Bolsa se desplomaban en el 2011, pagando así un alto precio por su exposición a las deudas de los países más frágiles de la zona euro. Unos activos de riesgo que deberían abandonar en el 2012, aumentando las tensiones en el mercado de la deuda. 

Frente a este escenario inquietante, los expertos proponen como única solución la intervención del Banco Central Europeo (BCE) en el mercado de la deuda, toda vez que las acciones presentan buenas perspectivas de valorización y numerosas compañías están en mejor situación financiera gracias a la puesta en marcha de sus propias medidas de austeridad.

Al respecto, Diego Cueto, profesor de MResearch: Maestría en Investigación en Ciencias de la Administración de ESAN, indicó que en un escenario de alta volatilidad como el que se observa para el 2012, los indicadores de mercado y los índices bursátiles serían lo más adecuados. "Lo que pasa es que son rápidos de producir y fáciles de interpretar. No hay que olvidarse que representan sólo una parte de la economía y que no son más que el agregado de percepciones a futuro de un grupo de inversionistas, mucho de ellos altamente especulativos", comentó. 

En esta situación, añade el profesor Cueto, sería mejor revisar datos de crecimiento de PBI o (des)empleo. Sin embargo, advierte que lo malo es que esta data no es instantánea. "Lo que si podemos observar y que interesa fuertemente para países como el Perú es el precio futuro de los commodities, lo que da una indicación de la demanda por estos productos", puntualizó.  

¿Cómo cree usted que se comportarán los mercados bursátiles del mundo durante el 2012?



Esta entrada contiene un comentario de:
Diego Cueto Saco
Doctor en Administración (Finanzas), John Molson School of Business, Concordia University, Montreal, Canadá, MBA con mención en Finanzas, ESAN. Ingeniero Mecánico, PUCP. Profesor Investigador especializado en temas de Gobierno Corporativo y Finanzas Internacionales en Mercados Emergentes. Profesor de MResearch: Maestría en Investigación en Ciencias de la Administración de ESAN
Auspicios