Planificación y control integrados: el arte perdido en la gestión de la cadena de suministro

user-pic

Cuando los planes se desconectan, sufren el servicio al cliente y los desempeños operativos y financieros. Desafortunadamente, seguimos viendo muchos ejemplos de empresas con sus procesos desconectados. ¿Qué hacer?

Es preocupante ver empresas que por moda hablan de la administración de la cadena de suministro, tratando de vincularse con clientes y proveedores y aún no son capaces de integrarse ellas mismas. Desconectados marketing, ventas, compras, producción, distribución y finanzas, cada uno pensando en su propio plan. Viendo a la cadena de suministros como un área funcional y no como un proceso de negocio.

Sin embargo, nuestra preocupación está en que las empresas han dejado de lado las competencias necesarias para generar planes integrados que puedan ser controlados. En la actualidad existe una generación de personas que no sabe qué es planeación y control integrados, cómo impacta ello en la cadena de suministro y cómo desarrollar procesos de planes y control interconectados en sus empresas y en la cadena de abastecimiento.

En los próximos artículos ofreceremos una visión general de Planificación y Control Integrado (IPC), centrándose en lo que cada elemento de la IPC es y cómo se relaciona con otros procesos de planificación del negocio. Por último, daremos ejemplos de los resultados que las empresas logran a través de la integración de sus procesos de negocio.

El modelo conectado

La figura 1 muestra el "Modelo de Negocio Integrado". Al igual que el cuerpo, que tiene muchas partes, el cerebro es la Planificación Integrada de Negocios (Sales & Operation Planning avanzado), un proceso de planificación a nivel ejecutivo global que se extiende por lo menos a un horizonte de planificación de 24 meses.

jorquiera_img1.jpg

Figura 1: Modelo de Negocio Integrado

El propósito de la planificación empresarial integrada es garantizar que todos los planes funcionales estén alineados para detectar brechas entre las últimas proyecciones del negocio y los planes estratégicos, y tomar medidas para cerrar esas brechas, minimizar los riesgos y aprovechar las oportunidades en el mercado.

Los planes agregados funcionales deben estar alineados con los planes detallados. Esto se logra a través de una combinación de señales verbales y electrónicas que actúan como las arterias en el cuerpo humano. Esta alineación se produce diaria, semanal y mensualmente. Existe una retroalimentación, al igual que las venas en el cuerpo, para comunicar a nivel agregado cuando los planes están desalineados y no pueden corregirse.

sumillas_jorquiera_suministro.jpg Este es uno de los propósitos de un horizonte de planificación a 24 meses; la identificación de los problemas que se producirán en algún momento en el futuro, da tiempo a responder de la manera más eficaz posible. Ver los problemas del mañana hoy y solucionarlos a tiempo, antes de que se vuelvan urgentes.

Los procesos de planificación detallados también se deben conectar. Encontramos que las empresas no cuentan con la base de conocimientos y competencias para conectar los procesos de planificación detallados que apoyan a la cadena de suministro. Estos procesos son el equivalente del sistema nervioso que mantiene todas las partes del cuerpo operativo de una manera sincronizada.

¿En su organización las áreas están realmente integradas? De no ser así, ¿qué le hace falta para lograr una integración?



Esta entrada contiene un artículo de:
José Jorquiera
Bachiller en Economía, Universidad de Lima. PADE de Logística, ESAN. Experiencia gerencial tanto en el Perú como en el extranjero, en las áreas de dirección general, operaciones y logística.
Profesor de la Maestría en Supply Chain Management de ESAN
Auspicios