Viettel requiere tratamiento de operador entrante

user-pic

Tras obtener la concesión de las bandas de 1900 Mhz en el 2011 y de 900 Mhz en el 2012, la empresa Viettel inició sus operaciones en el Perú. Este operador de telefonía móvil, que ganó la concesión de ambos espectros por un periodo de 20 años, enfrenta trabas como la obtención de licencias o los ineficientes costos de interconexión.

La incursión a nuestro país de un cuarto operador móvil busca promover aún más la competencia y dinamizar el sector. Cabe decir que la entrada de la compañía vietnamita a nuestro mercado ha estado incentivada sin duda por las buenas condiciones que ostenta en la actualidad nuestro país, llámese estabilidad macroeconómica, respeto al libre mercado y política autónoma del ente regulador.

Por su parte, el déficit todavía grande que tiene nuestro país en comunicaciones y por lo tanto la cantidad de demanda no satisfecha, nos hace también un mercado atractivo para invertir. Lo negativo en este caso es que este panorama se ve ensombrecido por ciertas situaciones que representan obstáculos para que un nuevo actor pueda iniciar sus operaciones con éxito y pueda competir en condiciones adecuadas con los operadores ya establecidos.

Estas dificultades hacen necesario que el nuevo participante del mercado de telefonía goce de un "trato especial" por parte del Estado, otorgándole ciertas facilidades para que pueda despegar. Esto es lo que en otros países se llama "trato de operador entrante", por el cual durante cierto periodo de tiempo se le dan a éste las facilidades para captar una porción mínima del mercado que permita que su operación sea eficiente desde el punto de vista económico.

Lo mencionado anteriormente resulta tanto más relevante debido a que fuentes de la compañía vietnamita han manifestado que desde ya están lidiando con barreras municipales, las cuales están retrasando la instalación de su infraestructura. Si bien estas barreras afectan a todos los operadores y no solamente a Viettel, este último las va a enfrentar en mayor dimensión debido a que están empezando desde cero y cuentan con un cierto plazo para cumplir con su plan de desarrollo para instalar entre 2500 y 3000 estaciones.

sumillas_jimenez_viettel.jpgPor otro lado, existe también el problema de los altos e ineficientes cargos de interconexión móvil, los cuales constituyen más del 50% de los costos por llamada. Estos cargos en específico son aquellos que pagan las empresas porque las llamadas que se originan en la red terminan en la red móvil de otro operador.

Creemos que este es un tema de trascendencia que amerita que Osiptel evalúe redefinir los cargos de interconexión y así llevarlos a costos de una empresa eficiente. De lo contrario, cualquier operador entrante, en este caso Viettel, tendría que pagar las ineficiencias del resto de empresas móviles, las cuales como siempre se trasladan en última instancia a los usuarios. Además se estaría produciendo una asimetría pues aquel que ya posee una cierta cartera de clientes parte con gran ventaja respecto a los nuevos operadores, lo cual desalienta la competencia.

Esta es la principal razón por la cual ciertas empresas que en su momento tenían la licencia para operar, no lo han hecho; es decir, a pesar de que eran poseedoras de la concesión, los altos costos de interconexión amenazaban con afectar en extremo su rentabilidad, impidiéndoles operar con éxito.

cdro_1_jimenez.jpg cdro_2_jimenez.jpg Por lo expuesto, creemos que el trato de "nuevo operador" es sin duda indispensable para que Viettel pueda competir en buenas condiciones con las empresas ya consolidadas. No olvidemos que de darse esta figura el más favorecido es el mercado, al generarse mejores condiciones de competencia. Ello ayudará también a que las empresas que actualmente vienen operando en nuestro país revisen sus estructuras de costos, márgenes de ganancia, innovaciones tecnológicas, entre otros.

¿Qué otras dificultades deberá enfrentar Viettel antes de posicionarse como un actor importante en nuestro mercado?



Esta entrada contiene un artículo de:
Alejandro Jiménez
Bachiller en Ciencias Marítimo Navales de la Escuela Naval del Perú y Oficial de Marina. Estudios de Posgrado y Maestría en la Escuela de Administración de Negocios para Graduados (ESAN). Diplomado en el curso de Alta Estrategia y Política del Centro de Altos Estudios Nacionales-CAEN. Ex Gerente General de Osiptel. Profesor de la Maestría en Dirección de Tecnologías de Información de ESAN
Auspicios