¿Cómo evitar sobrecostos en las empresas a nivel logístico?

user-pic

Cada vez más las compañías dependen de terceros, tanto en los procesos de compra como de venta. Por ello, una buena elección y relación con estas empresas son aspectos fundamentales para la competitividad empresarial ya que evitará los sobrecostos, y clave para la logística porque ayudará a cubrir las necesidades de los clientes finales.

alania_sobrecostos.jpg La logística tiene un papel muy importante en la necesidad de satisfacer a los clientes finales y en darles los productos o servicios con las características que ellos desean. En algunos sectores, estos temas son más evidentes porque son empresas donde el componente de manufactura es menor, por lo que se necesitan mayores necesidades de compra.

Cuando hay mayor manufactura, la compra decrece, aunque mantiene su importancia. Para una empresa comercial que compra y vende, una buena logística debe ser parte inherente de sus procesos, es una de las ventajas que debe tener. En otras industrias extractivas, como minería y petróleo, hay componentes adicionales.

Por otra parte, cuando algunas empresas hablan de reducir sobrecostos, primero habría que definir dicho concepto. La seguridad, por ejemplo, no es un sobrecosto, y que un producto tenga un empaque adecuado tampoco lo es. Entonces, la empresa que se dedica a hacer bien las cosas no tendrá sobrecostos. Pero si se trata de ahorrar reduciendo los procesos adecuados para satisfacer al cliente, lo que se va a generar es desconfianza, y eso sí es un sobrecosto de largo plazo y tardará muchos años en recuperarla.

sumillas_alania_sobrecosto.jpg Las empresas deben también lograr una visión de largo plazo y un conocimiento de la contraparte. Este conocimiento significa una disminución de los costos porque las compañías mejoran sus vínculos. Asimismo, se debe establecer relaciones duraderas entre el comprador y el vendedor. A la larga, todo esto, signficará una significativa reducción de costos.

Finalmente, a veces se menciona que las pequeñas empresas, por el hecho de ser pymes, no deben ser rigurosas en sus procesos que forman parte de la cadena de suministro. No obstante, ser pyme no significa ni es excusa para hacer mal las cosas. Se puede ser grande y también hacerlo mal. Es preferible hablar de empresas buenas y malas, que hacen bien o que hacen mal las cosas, en lugar de grandes o pequeñas.

¿Conoce casos de empresas que hayan perdido la confianza de sus clientes? Cuéntenos su experiencia.



Esta entrada contiene un artículo de:
Enrique Alania
PhD, Maastricht School Management, Holanda; Master of Philosophy, Maastricht School Management, Holanda; Magíster en Administración, Universidad del Pacífico; Ingeniero Industrial, Universidad Nacional de Ingeniería. Actualmente se desempeña como gerente de Logística de Minera Antamina.
Auspicios