Crowdfunding: una opción de financiamiento para nuevos emprendimientos

user-pic

A la hora de llevar adelante una idea o un proyecto se suelen presentar opciones de financiamiento que muchas veces restan rentabilidad o le quitan control a la empresa. Walter O'Leary, profesor de la XXX Semana Internacional de ESAN, nos habla del crowdfunding, una alternativa que se presenta atractiva para los nuevos emprendimientos.

Dado el complicado escenario mundial en materia económica, ¿a qué nuevas opciones de financiamiento tienen acceso las empresas peruanas en el mercado internacional?

crowdfunding_inversiones.jpgUn modelo interesantísimo para el escenario actual es el crowdfunding, donde en vez de mantenerse el dinero en una cuenta de ahorros en un banco se lo invierte directamente en empresas que requieren capital sin la necesidad de que la compañía haga una oferta pública.

Este tipo de modelos va a tener mayor aceptación porque los bancos hoy en día solo están dispuestas a ofrecer préstamos a compañías que no necesitan capital por ser autosuficientes (cashflow positive). Y a la inversa, las que necesitan que el banco las financie muchas veces no califican para un préstamo porque significan un riesgo para la entidad financiera.

¿Qué requisitos específicos necesitaría una empresa para acceder a este tipo de financiamiento?

Lo interesante del modelo de crowdfunding es que a él pueden acceder compañías relativamente nuevas, con pocos empleados y con un pequeño historial, a diferencia de una compañía que quiere listar en bolsa, que necesita un historial de por lo menos de dos a tres años, una cantidad de empleados mayor y tiene que pagar los costos que significa todo el proceso de listado (abogados, contadores, etc.).

Lo que propone el crowdfunding es  mucho más sencillo. Claro, cuanto menos desarrollada está la compañía más estaría buscando el inversor en términos de participación. Una vez que se acuerda el valor de la compañía, se hace un préstamo sobre la base de la participación que se le dará el inversor por ese dinero. Como se entiende, cuanto menor tiempo tenga la compañía, la participación que se busque será mayor, pues el nivel de riesgo que se está adoptando también es mayor.

Sin embargo, otra cosa a resaltar en este modelo es que, a diferencia de los venture capital funds, el crowdfunding deja el control a los empresarios. Es decir, en lugar de dar una participación de 50% o 60%, ceder el control de la compañía y estar a las vicisitudes del venture capital (que si quiere vender la compañía o hacer una fusión con otra empresa puede forzar a hacerlo) los dueños o los fundadores originales mantienen el control de la empresa. Ese es el gran beneficio.

¿Qué ejemplos de éxito hay en el mercado de este modelo de financiamiento?

Hay varios, pero llama la atención el de una compañía llamada Oculus, de origen norteamericano, la cual se lanzó con el propósito de crear un producto para el sector de video games que consistía en unas pantallas en forma de binoculares que la gente se colocaba y podía acceder a juegos en 3D.

Lo interesante son los tiempos increíblemente rápidos en que esta compañía despegó. Del concepto al producto tardaron aproximadamente cuatro meses; en la segunda etapa, la de hacer el lanzamiento de crowdfunding, tardaron dos meses más; una vez que obtuvieron el capital (US$ 250.000), lo utilizaron para hacer el prototipo de los modelos. Luego de ello, en un periodo de seis meses después de haber recibido el capital, ya tenían desarrollado el prototipo y empezaron a producirlo y a mostrarlo con gran éxito. En esto estuvieron otros seis meses, al cabo de los cuales obtuvieron una oferta de Facebook, empresa que terminó comprando todas las acciones por más US$ 2,000 millones.

Este ejemplo que comparto representa algo increíble por la rapidez y la eficiencia de poder conseguir el capital mínimo que se necesita para poder lanzar un producto y mostrar sus beneficios.

¿Qué se necesita para que este tipo de financiamiento penetre con más fuerza en mercados como el Perú?

sumillas_crowfunding.jpgYo siempre digo que los conceptos que funcionan en ciertos mercados desarrollados también podrían funcionar en mercados en desarrollo rápido como el peruano porque la tecnología permite dar un salto al camino tradicional de desarrollo. Lo que hay que hacer es experimentar y experimentar, dando pasos pequeños. Quizás podría servir como catalizador una experiencia exitosa. Es decir, si hay un caso de éxito empresarial en estas latitudes que se haya logrado a través de este tipo de financiamiento, sin duda lo colocaría en la mira de los nuevos emprendimientos.

Es cuestión de tener el vehículo bien estructurado con socios serios de alta reputación para poder traer el concepto y el know-how aquí. No nos olvidemos que Silicon Valley se creó en los entornos de Stanford University, por lo que creo que una universidad con el prestigio de ESAN bien podría asumir el liderazgo y crear un ecosistema para facilitar el desarrollo de una plataforma alternativa.

¿Usted se animaría a utilizar el crowdfunding para financiar un emprendimiento? ¿Qué otros elementos se necesitan para que un modelo como el crowdfunding despegue en el Perú? 



Esta entrada contiene una entrevista a:
Walter O'Leary
MBA, Universidad de Chicago Booth. Licenciado en Economía Internacional en la Universidad de Johns Hopkins (Baltimore, Maryland). Ha trabajado en la banca de inversion con Goldman Sachs y Morgan Stanley en New York y Brown Brothers Harriman y William Blair en Londres. Fue Director General de Europa para el Banco Bradesco BBI. Profesor de la Semana Internacional de ESAN.
Auspicios