El cadáver que ganó el mundial de tabla

user-pic

Hace unos pocos días oí, una vez más, el mismo argumento: un "experto" economista demostraba, con datos del crecimiento económico de los últimos 20 años, que el Perú se encuentra en el feliz camino al desarrollo. Si un ignorante en economía cayera en tamaña falacia se le podría perdonar, pero ¿un PhD en economía que no sepa diferenciar "crecimiento económico" de "desarrollo económico"?

muerto_tabla_Principal.jpg

El episodio protagonizado por este "experto economista" me hizo acordar aquella alucinación en la que un cadáver -en rigor mortis- flota a la deriva aferrado a una tabla hawaiana, mecido por el vaivén de las olas. De pronto, por una de esas extrañas casualidades, una ola lo lleva a otra y ésta a otra hasta que termina confundiéndose entre los finalistas del mundial de surf con tan buen "desempeño" que los jueces le asignan el primer puesto... hasta que...

Claro, hasta que la ola se acaba y todos se dan cuenta de la terrible realidad: el ganador es un ente inerte llevado (o no llevado) y traído (o no traído) por la ola de la casualidad.

Como lo comentara el profesor David Ritchie en sus excelentes artículos sobre el retroceso tecnológico del Perú, las estadísticas del World Economic Forum nos dan terribles noticias pues, del 2011 al 2013 (en pleno esplendor de la bonanza) hemos retrocedido en "preparación tecnológica" del puesto 69 al 84 y en "innovación" del puesto 113 al 122. 

sumillas-(4).jpg

El profesor Ritchie también nos hizo recordar lo que Michael Porter dijera en su visita al Perú en noviembre del 2009: que la corrupción había empeorado, que vivíamos una "ilusión" exportadora y que el país no tenía rumbo económico excepto por su rigor mortis o "estabilidad macroeconómica" bien aferrada, a la deriva, a la tabla de los precios internacionales. Es algo así como que Porter hubiera felicitado al cadáver porque las turbulencias no lo han tumbado de su tabla, pues está allí, bien rígido, sin hundirse... y eso ya es algo, dicen...

Finalmente, resultó muy llamativo cómo el doctor Porter pasó de ser una "figura magistral de talla mundial", antes de su conferencia, a ser un "gringo desubicado que no sabe de lo que habla", al día siguiente de su ponencia. Cometió el imperdonable pecado de haber dicho lo que honestamente pensaba y de haber sustentado lo contrario de lo que sus anfitriones hubieran querido que diga. Ese señor no sabe que no puede venir al Perú a ofendernos diciéndonos la verdad. ¡Habrase visto!

¿Cómo observa usted el proceso de crecimiento económico experimentado por el Perú en años anteriores?



Esta entrada contiene un artículo de:
Luis Felipe Calderón Moncloa
Profesor del área de Administración. Doctorando en la Université Jean Moulin, Lyon, Francia. DEA, Universidad de Niza, Francia. MA in Management Learning y MSc in Information Management, Lancaster University, United Kingdom. MA, ESAN, Perú. Bachiller en Psicología, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Perú.
Profesor del MBA de ESAN.
Auspicios