¿Cómo manejar el tema generacional en las organizaciones?

user-pic

En términos de recursos humanos siempre existieron nuevas generaciones: jóvenes de veinte años que ingresaron a trabajar y que llegaron para desafiar los planteamientos de los mayores. Si bien siempre existirán nuevas generaciones, con ganas de modernizar y cambiar, hoy el tema ha surgido con cierta relevancia. Ante ello, lo primero que diré es, ¿por qué ahora el tema de las nuevas generaciones parece ser un tema más complicado que antes?

organizacionesPRINCIPAL.jpg

Varios años atrás ya se hablaba del desafío de la generación X, pero creo que la nueva generación, la llamada generación Y, ha empezado a cuestionar y a transformarlas las cosas dentro de las organizaciones mucho más que antes.

Creo que parte de la respuesta podemos encontrarla en el hecho de que para esta nueva generación cambió el sentido del trabajo, y cambió la manera en que encaran la relación entre el trabajador y la empresa. Una de las cosas que está sucediendo es que esta nueva generación es más renuente a aceptar fácilmente el sometimiento en la relación laboral.

Otro aspecto presente es la extensión de los ciclos vitales. Somos viejos más tarde, somos adultos más tarde y somos jóvenes durante más tiempo. Los jóvenes, hace unos años atrás, estaban casados y tenían hijos antes de los treinta años. Hoy en día muchos jóvenes postergan las responsabilidades adultas hasta después de esa edad. Y a la vez plantean un vínculo con la empresa y con el trabajo de exploración, de prueba, de aprendizaje. No es un vínculo para asentarse definitivamente.

Los jóvenes buscan experiencia en el trabajo. Si sienten que la experiencia no vale la pena, abandonan su puesto. Si sienten que la experiencia vale la pena, permanecen por más tiempo. Y prefieren experiencia antes que remuneración. Pero si pensamos que podemos pagarles mal, eso no funciona. Ellos tienen muchas expectativas y también necesitan recursos. Pero no los podemos comprar con dinero.

Sin embargo, pondría un alerta a la idea según la cual los jóvenes no llegan a una organización para hacer carrera. Hablamos de lo que sucede con la generación joven como si fuera a sucederle toda la vida. Hoy sabemos cómo se comporta esta generación, pero no sabemos cómo se comportará cuando tengan cuarenta años. A lo mejor, dentro de diez años sí pensarán en hacer carrera dentro de una organización y se asentarán en ella.

sumillas16.05.jpgAntes los jóvenes querían hacer carrera desde los veinticinco años. Hoy en día no aspiran a lo mismo desde los veinticinco años, pero esto no significa que nunca aspirarán a hacer carrera. Hay comportamientos que posiblemente aparezcan más tarde.

La complejidad de una generación joven

Otro tema es que resulta difícil hablar de la generación joven de manera uniforme. La generación joven es muy heterogénea. No es igual en los países del primer mundo con un alto acceso a la tecnología de punta; no es lo mismo la generación joven en el Perú que en Argentina o México. Y dentro de los países también hay diferencias, no son lo mismo los jóvenes de las zonas urbanas que los  jóvenes de las zonas rurales.

La generalización es compleja y todavía faltan estudios sociológicos en profundidad para comprender cabalmente a esta nueva generación. Tenemos el conocimiento informado de los científicos sociales con quienes trabajamos en recursos humanos, y tenemos las vivencias de las personas de las empresas. Sabemos por experiencia que las prácticas y mecanismos disponibles para gestionar los recursos humanos no funcionan con los jóvenes como esperábamos. Las empresas tienen que adaptarse a esta realidad de los jóvenes y las nuevas generaciones también tienen que adaptarse al trabajo.

Para que una organización incorpore adecuadamente a los nuevos jóvenes, debe aceptar esta realidad. Esta generación no se deja manejar tan fácilmente. Es necesario aceptar que esta generación busca experiencias y conocimientos, y brindárselos. Pero también hay que ser muy firme con lo que se pide a cambio. Hay que tener pautas claras en la relación de intercambio con los jóvenes.

Como dice el dicho, en recursos humanos no hay que pedirle peras al olmo. Algunos jóvenes se irán, otros se quedarán. No debemos preocuparnos si se van. También creo que así como hay que actualizar el paradigma y el modelo de pensamiento con la nueva generación también hay que ayudar a la nueva generación a incorporarse en el mundo del trabajo. En este proceso no hay que someterse ni buscar someterlos. Ni lo uno ni lo otro.

GerancionXYZ.jpg

¿En su organización resulta fácil o complicado manejar las relaciones con los más jóvenes? Cuéntenos su experiencia. 



ariel.jpgEsta entrada contiene un artículo de:

Ariel Kievsky

MA, Community Service en The Heller School for Social Policy and Management at Brandeis University. Ed.M. en Human Resources training and development en la Universida de Boston. Licenciado en Ciencias de la Educación, Universidad de Buenos Aires. Fue Gerente de Recursos Humanos en el Grupo Peñaflor. Es Senior Partner en TEC Consultores, es Director de Postgrado en Gestión Estratégica de RRHH y Profesor Principal en la Universidad de San Andrés, Argentina. Profesor en la Maestría en Organización y Dirección de Personas de ESAN

Auspicios