¿Sirven los indicadores en salud?

user-pic

El personal de salud está familiarizado y conoce el uso de las mediciones de exámenes clínicos, que tienen un rango de normalidad previamente establecido y validado. El lenguaje para estos exámenes y sus resultados son ampliamente utilizados en el sector salud. Ante esto, es importante preguntarse, ¿cuál es el papel de los indicadores, tanto para el paciente como para el personal médico?

medicinaindicadores_principal.jpg

Los indicadores de la salud se evalúan en un determinado aspecto, es decir, se piden para identificar un problema y luego plantear un tratamiento o solución. Por lo tanto, el personal de salud no está ajeno al entendimiento del uso de indicadores. Sin embargo, bien haríamos en preguntarnos por qué todavía tenemos servicios de mala calidad, si sabemos en general lo que hay que mejorar. ¿Qué nos falta?

La importancia de los indicadores

El sector salud para mejorar necesita, sin excepción, tener indicadores de gestión. Nada puede mejorarse si no es previamente medido. Se pueden tener ideas o soluciones muy buenas, pero no voy tener certeza de que estas ideas fueron las adecuadas, o el grado de mejoría que pueda alcanzarse, si no son previamente validadas.

Además, los indicadores nos permiten identificar los cuellos de botella, o los problemas más graves o significativos, para poder enfocarnos en ellos y darles una solución adecuada. Esto sucede, además, porque los recursos con los que contamos para mejorar un proceso no son infinitos, y porque debemos enfocarnos en los problemas más graves a través de una estratificación.

El personal administrativo y de salud

Si aceptamos la importancia de los indicadores en la gestión de instituciones de salud, sean públicas o privadas, entonces hay dos niveles de problema. Primero, hay que tener los indicadores y que sean los adecuados; esto está relacionado con ver cómo construir indicadores y existen herramientas para esto; segundo, si tienes los indicadores y no lo compartes entre todo el personal que esta implicado en determinado indicador, es tan malo como no tenerlo, ya que has dedicado recursos y tiempo a algo que no se utiliza correctamente.

El personal debe estar implicado en la construcción de los indicadores, para que luego se vean comprometidos y desarrollen con satisfacción las mejoras alcanzadas. Se puede acceder a sugerencias e ideas, ya que el personal que está continuamente en una tarea puede identificar los problemas y planear posibles soluciones. Sin embargo, esto no se quiere decir que todos los indicadores deben ser compartidos entre todos los trabajadores, ya que hay niveles y grupos que deben tenerse en cuenta.

Un punto importante con el uso de indicadores es que muchas veces se implementan varias soluciones a la vez, y esto tampoco permite identificar el efecto de una solución cuando el indicador mejora. También existen herramientas para implementar una solución a la vez.



El sector salud para mejorar necesita, sin excepción, tener indicadores de gestión. Nada puede mejorarse si no es previamente medido.

El paciente del siglo XXI y los indicadores

Finalmente, hay un tercer actor con el que debe compartirse los indicadores y es el paciente. Si hacemos las cosas bien y si estamos en el camino de mejorar, no se debe tener miedo a difundir los indicadores.

Debemos integrar los aportes de los pacientes que llegan, por ejemplo, a través de un buzón de sugerencia. ¿Cuántas instituciones de salud integran en su plan de mejora los comentarios y/o sugerencias de los pacientes? Es cierto que en el sector salud el margen de error es casi nulo, pero las personas deben acostumbrarse a que son parte del proceso y que tienen una gran responsabilidad en el servicio que reciben.

¿En tu institución de salud, el personal administrativo y el personal de salud comparten y trabajan con indicadores? ¿Cómo mejorarías el trabajo con indicadores? 

Auspicios