La gerencia de TI: sin un plan es una forma de vida en peligro de extinción

user-pic

En los negocios, el pensamiento estratégico es el arte de desempeñarse mejor que la competencia (tomando en cuenta que la competencia trata de hacer lo mismo que nosotros), a partir de las ventajas competitivas de la empresa. Pero, ¿qué pasaría si lleváramos este concepto a la Dirección de Tecnologías de Información (TI) de la empresa?

ti_estrategia_principal.jpg

No puedes depender de las habilidades del gerente de TI 

La tecnología ha evolucionado exponencialmente a lo largo de los últimos años y, hoy en día, es uno de las principales factores que determinan la competitividad de las empresas. Por ello, no puedes depender solo de las habilidades del gerente de TI.  

¿Te imaginas un aeropuerto sin torre de control en donde los aviones (los activos y proyectos) y los pasajeros (los usuarios) dependen de que el piloto (el gerente de TI) sea capaz de aterrizar por sí solo, sin guías ni radares, tan solo siguiendo sus instintos? El riesgo es muy alto y el resultado puede ser una tasa de mortalidad muy grande: costos elevados, falta de cumplimiento de objetivos -y de los niveles de servicio-, nula posibilidad de proyección y acompañamiento a la estrategia de la empresa. 

Gracias a Dios las percepciones de la dirección de la empresa sobre este tipo de temas están evolucionando a gran velocidad. Con un mercado globalizado y altamente competitivo en todos los sectores, la capacidad de ejecución es cada vez más crucial.

Si hay algo en lo que un CEO debe acertar más que nunca es, precisamente, en la ejecución a través de todo su equipo. Tiene que pensar en la ejecución operativa desde el momento en el que diseña la estrategia, incorporando a un gerente de TI con "visión estratégica sobre el uso de las TI para ser más eficientes y competitivas a las empresas y/o a sus modelos de negocio".

Pongámoslo en contexto

Las empresas basan sus operaciones en un buen pensamiento estratégico para no arriesgarse a disminuir los niveles de servicio o para ayudar a la empresa a obtener nuevos negocios. Por ejemplo, desde su fundación en julio de 1994, Amazon nos acostumbró a una estrategia: invertir continuamente en el crecimiento y el desarrollo de su negocio.

El buen comportamiento de la división "Amazon Web Services", un modelo de negocio que procura poner en valor el know-how desarrollado ofreciendo esas soluciones a terceros, es hoy en día uno de los almacenes más solicitados del mundo. ¿Cómo lo logró? Con una excelente logística. Empresas de todo el mundo almacenan sus productos en los almacenes de Amazon, y los distribuyen a través de su logística.

Del mismo modo, miles de desarrolladores y empresas en cualquier rincón del planeta utilizan sus servicios de computación, almacenamiento en la nube y ancho de banda. Este es un claro ejemplo de un alineamiento entre la estrategia empresarial y la estrategia de TI.

Sin embargo, no son los únicos. Las empresas también están desarrollando estrategias de TI, pero, sabemos (porque lo sabemos), que no siempre están alineadas con las estrategias empresariales. Por ello, la visión estratégica de la "nueva dirección de TI" debe lograr ese alineamiento. ¿Cómo se consigue ese alineamiento?

  • Viendo a las TI y sus niveles de madurez desde la perspectiva de negocio para que sus beneficios se vean reflejados en la cuenta de resultados de la empresa (como lo hace Amazon).
  • Teniendo un plan.



Si hay algo en lo que un CEO debe acertar más que nunca es, precisamente, en la ejecución a través de todo su equipo. Tiene que pensar en la ejecución operativa desde el momento en el que diseña la estrategia.

Tener un plan

El "nuevo" gerente de TI debe ser capaz de alinear los nuevos conceptos y modelos de trabajo para que su área contribuya efectivamente al cumplimiento de las estrategias empresariales, apoyando la transformación de la organización hacia nuevos modelos de negocios más globales. 

En pocas palabras, debe trabajar de forma integrada la estrategia de negocios, la estrategia TI, y la nueva infraestructura del negocio; para crear la nueva infraestructura del área de TI (arquitecturas de datos, aplicaciones y tecnologías). Dicho de otra forma, debe saber elaborar el Plan Estratégico de Tecnologías de Información (o PETI) para construir, de esta manera, a su "torre de control".

Como profesor, siempre me asalta el miedo cuando en clase pregunto por el PETI y los alumnos me responden, "así con ese nombre no existe". Me aseguran, aparentemente incómodos y felices, "que tienen algunas políticas y procedimientos de trabajo escritos, pero, nada más consolidado". Sin duda, esa es una forma de vida en peligro de extinción.

En base a lo descrito en este artículo, ¿consideras que tienes en tu empresa un plan de TI alineado a las estrategias empresariales? 

Auspicios