¿Cuáles son los riesgos y derechos de invertir en acciones?

user-pic

Los inversionistas que compran acciones de una empresa adquieren derechos políticos y económicos. Sin embargo, también corren algunos riesgos que son convenientes conocerlos para garantizar la rentabilidad.

1500x844_invertir_bolsa.jpg

La inversión en empresas, como socio minoritario, es una vía atractiva para ingresar al mundo de los negocios cuando se teme emprender solo o no se dispone del capital suficiente. Sin embargo, al no tener el control directo sobre la gestión de la compañía, existen riesgos que es mejor conocer antes de tomar esta decisión para lograr la mayor rentabilidad posible. 

Antes de invertir

Un aspecto que se debe evaluar es la intención de los gerentes que han decidido vender sus acciones y recaudar más fondos. Ellos están obligados a informar al mercado sobre sus transacciones con los valores de la empresa. El inversionista debe ser diligente, revisar toda la documentación pertinente y tomar una decisión en función de la credibilidad que le genere esta información pública y del comportamiento histórico de la empresa.      

 



La compra de una acción confiere al inversionista los derechos políticos, que se refieren al voto de la junta general de accionistas, y los derechos económicos, que abarcan el reparto de dividendos.

El siguiente punto que se debe considerar es el perfil del inversionista. Hoy no cualquiera puede invertir en bolsa de manera directa, sino deben hacerlo mediante una sociedad agente de bolsa o similares. El intermediario es remunerado por ejecutar la transacción, pero el análisis y la información tienen costo aparte. Debería ser posible distinguir la intermediación de la asesoría y remunerar cada una de forma separada. 

La bolsa es un mercado formal donde el precio se forma por oferta y demanda, en base a información pública. Las transacciones con información privilegiada están prohibidas y son condenadas. Por eso, es mejor invertir en empresas que cotizan en bolsa, ya que están obligadas a generar información veraz, oportuna y certificada por auditores. Esa transparencia no se ofrece necesariamente con otros mecanismos de negociación. 

Derechos del inversionista

La compra de una acción confiere al inversionista dos tipos de derechos. Los derechos políticos se refieren al voto de la junta general de accionistas. Son ínfimos cuando se enfrentan dispersamente contra accionistas que acumularon masivas cantidades de acciones y votos. Algunas clases de acciones carecen de derechos políticos o los tienen muy disminuidos, como cuando hay múltiples clases de acciones. 

Los derechos económicos abarcan el reparto de dividendos y el derecho a vender la acción, a recibir un dividendo y a poseer una parte proporcional de los fondos residuales en una eventual liquidación, por bancarrota o voluntaria. Al vender la acción, el precio se forma según las expectativas del mercado sobre el potencial de apreciación en base a los dividendos futuros. 

Sobre las políticas de dividendos, suelen ser predecibles en las empresas grandes porque requieren generar valor para sus accionistas. El no pago de dividendos no genera deuda ni otro tipo de derecho para los accionistas comunes. Si se trata de accionistas preferentes, no solo puede generarles deudas, sino también acumulación de derechos a dividendos con preferencia a los accionistas comunes. 

Los riesgos de invertir

Los inversionistas más conservadores pueden optar por el mercado de renta fija, que incluye bonos y otras obligaciones de diferente madurez. Tiene bajo riesgo, pero no está libre de él. El plazo de repago es fijo, pero la empresa o el país podría incumplir los pagos. En un proceso de insolvencia, estos instrumentos suelen tener prioridad sobre los de renta variable (acciones), pero no necesariamente se recupera todo el valor. 

Otros factores son el riesgo sistémico o residual de la economía en su conjunto y la necesidad de crear valor a largo plazo, mediante la diversificación de la cartera de inversiones. Aunque existan inversionistas de corto horizonte, un portafolio de inversión puede cambiar su valor en el tiempo. Por eso, hay que evitar las ventas por pánico, ya que, al otro lado de la transacción, alguien está comprando con descuento. 

El inversionista siempre será el único responsable de las decisiones que tome, más allá de toda la asesoría competente y remunerada que pueda recibir. Invertir en la bolsa de valores hoy requiere de mucho análisis: no es para principiantes, y se necesita cierta sangre fría. ¿Has invertido en acciones de alguna empresa? Cuéntanos cómo fue tu experiencia.

Auspicios