El director de comunicaciones del futuro: un estratega en la empresa

Publicado el 6 de Octubre 2017 a las 1:50 PM

Dirigir con éxito los mensajes de una organización a sus grupos de interés requiere de una eficaz política comunicativa. Si bien esto es importante, la labor del Chief Communications Manager (CCO) va más allá, pues su rol tiene ahora un carácter más estratégico.

1500x844_ceo.jpg

La figura del director de comunicaciones adquiere un peso cada vez mayor dentro de las empresas. Esto se debe al valor que agrega su función, hoy mucho más relacionada a aspectos vitales como la gestión eficas de sus intangibles y activos.

El CCO debe ser consciente del aporte de su área en la mejora del desempeño de la empresa. Así lo afirma Julianna Ramírez, profesora del curso Gestión de la comunicación corporativa del 5 PEE de ESAN. "Es un tema de estrategia que vincula conceptos claves e inmateriales como la identidad, la cultura, la imagen, la responsabilidad social, la gestión de marca, etc.", señala.

Para la comunicadora es muy importante la coherencia del CCO entre lo que dice -vía documentos como la misión, visión, códigos de ética y otros- y lo que hace: "Es fundamental que la empresa reconozca a sus grupos de interés, sepa cuáles son y qué expectativas tienen", añade.

El director de comunicaciones deberá conocer, por ejemplo, los estudios en los que se analiza la calidad de los productos o servicios de la empresa. Así podrá determinar si cumple con lo que se ofrece, y con lo que realmente requiere el mercado. Con ello evitará situaciones de crisis que resultarían muy costosas.

Habilidades del CCO

Los grupos de interés de una empresa pueden ser externos o internos. Dicho factor obliga al director de comunicaciones a tener un perfil de alto impacto en ambos frentes. Asimismo, su visión estratégica dentro de la compañía debe adaptarse a un entorno cambiante, de múltiples canales de comunicación y espacios de interacción.

"Para que su labor tenga los resultados esperados, el director de comunicaciones debe saber trabajar con un equipo multidisciplinario integrado por periodistas, relacionistas públicos, diseñadores y publicistas. Todos alineados con el desarrollo integral de la compañía", subraya la docente. 

Las estrategias de este profesional deben partir de un profundo conocimiento de las características del negocio. Éste debe transmitir a su equipo que el área no está aislada del resto de la organización, mientras que los objetivos de todos están vinculados.

 

Bajo estas pautas, el responsable de las comunicaciones será capaz de contribuir de manera efectiva al posicionamiento de la empresa, en un mercado cada vez más complejo y competitivo. Para cumplir con éxito sus objetivos, tendrán que estar bien coordinados los lineamientos con la alta dirección.

¿Deseas saber más acerca de cómo debe ser el director de comunicaciones del futuro? Inscríbete en el curso Gestión de la comunicación corporativa del 5 PEE de ESAN.