Bonos, financiamiento para proyectos y personas

user-pic

Las emisiones deuda en el mercado de valores local, a través de bonos e instrumentos de renta fija, han disminuido 1.4% respecto al 2012. ¿Qué pasa entonces en el mercado a pesar de existir una nueva ley de promoción para facilitar la incorporación de nuevos emisores?

La explicación está relacionada con la economía nacional y mundial del siglo XXI. Mientras en Europa, Japón y Norteamérica hay recesión, en el Perú la economía crece. En un país en recesión, sea capitalista o China comunista, las tasas de interés se reducen cuando hay recesión, pues hay oferta pero no hay demanda por financiamiento de grandes proyectos o inversiones, y además los gobiernos reducen las tasas de interés para reactivar la economía. 

Como en el mundo actual no hay barreras ni restricciones para el movimiento del dinero y las inversiones, es una gran ventana de oportunidad para las empresas peruanas consolidadas, con prestigio y solidez, emitir bonos en dichos mercados, ya que obtienen excelentes tasas de interés para el financiamiento de sus proyectos en el país, menores a las tasas del mercado peruano, y eso están haciendo nuestras empresas más competitivas.

Sin embargo, la nueva ley sí puede ser beneficiosa para empresas sin experiencia ni preparación para obtener financiamiento en el mercado de valores, pues ellas no pueden obtener recursos internacionales sin tener prestigio, antigüedad y una adecuada calificación de riesgo. 

Existen recursos financieros locales o de los fondos de pensiones que podrían utilizarse para financiar a estas empresas, pero se requiere "educación financiera empresarial"; es decir, preparar a la empresa para que pueda acceder a estos recursos, lo que implica aplicar herramientas de Project Finance, de gestión de riesgos, organizar sus recursos, procedimientos, políticas, estrategias, documentar el conocimiento de las personas para convertirlo en el know how de la empresa, entre otros. 

sumillas_carcamo_bonos_financiamiento.jpgLuego de esta preparación se podrá acceder a recursos financieros y tasas de interés menores a las que tienen que pagar actualmente, producto del riesgo que percibe el mercado en ellas. Y me refiero a medianas empresas, pymes, pequeños empresarios, que pueden reducir sus costos de financiamiento significativamente si se lo propusieran, pero por falta de conocimientos o desinformación no se percatan de los altos costos financieros que pagan en la actualidad en sus negocios, proyectos o en su vida diaria. 

En ese sentido es loable la labor de la Superintendencia de Banca y Seguros que está preparando campañas informativas para escolares, jóvenes, mujeres, personas de áreas rurales y regiones alejadas de la capital para proporcionar conocimientos, conceptos de información financiera que contribuyan a tomar buenas decisiones financieras y con ello tener un país competitivo, que financia sus pequeños y medianos negocios a tasas de interés eficientes.

¿Sabe usted cuánto paga por el financiamiento de sus compras, de su tarjeta de crédito, por sus adelantos de efectivo? ¿El costo financiero de su empresa es eficiente respecto a sus competidores?



Esta entrada contiene un artículo de:
Enrique Cárcamo Cárcamo
MBA, ESAN, Diploma en Gestión y Dirección de Empresas, PUCP. Ingeniero Civil Colegiado,  PUCP. Consultor especializado en procesos de concesión de infraestructura. Amplia experiencia en el sector transportes.
Auspicios