El proceso de evaluación de Proyectos de Inversión Pública (PIP)

user-pic

La inversión en proyectos productivos -privados o públicos- constituye una actividad fundamental para el crecimiento de un país. En el caso de los proyectos de inversión pública (PIP), éstos deben pasar por un proceso bastante amplio (nacimiento, desarrollo y ejecución) que procederemos a explicar.

suto_evaluacion_proyectos.jpg

En general, el proceso de evaluación de un PIP está constituido por tres fases: evaluación social, evaluación de valor por dinero y evaluación privada. Para que cualquier proyecto en el ámbito público pueda ser ejecutado se requiere de una evaluación social. En el caso del Perú, esta evaluación ha sido regulada a través de las normas de la Ley del Sistema Nacional de Inversión Pública (SNIP). 

La evaluación social permite determinar si, desde la perspectiva del interés público, es o no beneficioso ejecutar un PIP. En esencia, esta evaluación consiste en estimar los beneficios sociales que se espera genere el proyecto y compararlos con los costos que significa ejecutar dicho proyecto. Si los beneficios son mayores se dice que es socialmente viable. De lo contrario, si los costos son mayores, el proyecto no sería ejecutable. 

En el origen del PIP se identifica el problema o la necesidad que se desea atender o resolver. Esta actividad requiere especial cuidado en su precisión, pues de ello dependerá la formulación del proyecto, así como la medición del cumplimiento de los resultados planteados. Por ejemplo, un problema pueden ser los altos niveles de analfabetismo en una determinada localidad.

Una vez culminada la actividad de identificación, se formulan soluciones alternativas que permitan enfrentar el problema o la necesidad. Entre ellos, se puede plantear la ejecución de infraestructura pública. La formulación comprende el planteamiento del objetivo, alcance y diseño del proyecto. Por ejemplo, la construcción de un instituto educativo para atender los problemas de analfabetismo.

Si un PIP es socialmente viable, usualmente es ejecutado por la entidad pública correspondiente que lo propone. Sin embargo, también es posible que sea desarrollado por la inversión privada. En este caso, correspondería efectuar un análisis sobre la conveniencia que dicho proyecto sea ejecutado mediante los mecanismos de la inversión pública, lo que se conoce como obra pública, o a través de la participación de la inversión privada, conocida como Asociaciones Público-Privadas (APP).

sumillas_suto_evaluacion_proyectos.jpgLa definición de esta conveniencia se realiza, conceptualmente, evaluando el mejor uso que se obtendría del dinero proveniente de los contribuyentes. Una de las herramientas que, en los últimos años, se viene adoptando a nivel mundial para esta evaluación es el concepto del valor por dinero (o value for money). En esencia, consiste en evaluar si un PIP genera mayores beneficios (o ahorros) económicos si es ejecutado por la inversión privada que por una entidad del Estado. En este caso, la Ley de Asociaciones Público-Privadas ha incorporado este concepto.

Si bien se puede generar valor por el dinero público otorgando el desarrollo de un PIP al sector privado, éste invertirá en la medida que le signifique un beneficio económico. Corresponde efectuar entonces una evaluación privada para determinar si el PIP generaría o no una rentabilidad al inversionista. 

En esta evaluación resulta fundamental un análisis y mitigación de los riesgos involucrados en el proyecto. Si el PIP resulta de interés de la inversión privada, podrá ser ejecutada por ésta; de lo contrario, se deberán seguir los mecanismos de la administración pública para la ejecución del proyecto como una obra pública.

¿Considera usted que el actual proceso de evaluación de los PIP debe agilizarse para un mayor desarrollo de obra pública?



Esta entrada contiene un artículo de:
Fénix Suto
MBA de ESAN. Licenciado en Economía de la PUCP. Profesor a tiempo parcial de la Universidad ESAN en los programas de post grado. Asesor y consultor en temas económicos, financieros y en la regulación.
Profesor de la Maestría en Finanzas y Derecho Corporativo de ESAN
Auspicios