Importancia de la ética y responsabilidad profesional en la gerencia de proyectos

user-pic

Cuando se le pregunta a un ejecutivo si es responsable, justo y honesto en los proyectos que desarrolla, la respuesta automática es un sí. Sin embargo, muchas veces parecen no considerar que trabajar en un proyecto sin la seguridad de cumplir realmente los plazos establecidos también podría significar una falta a las virtudes mencionadas.

shutterstock_61962856.jpgNo es ético ni responsable derrochar los recursos de la empresa al no haber realizado una adecuada planificación. Tampoco lo es el gestionar un proyecto sin un Project Charter o un EDT, trayendo como resultado un incremento de costos y pérdida de tiempo.

Por ello, es importante que cuando se trata de sacar adelante un proyecto se le otorgue al director del mismo la autoridad necesaria para terminarlo exitosamente, pues al asignársele casi siempre hitos o fechas límites poco realistas, tendrá que trabajar para que el proyecto se desarrolle de la forma que se pueda. 

En ese sentido, la responsabilidad profesional y social requiere que el director de proyectos se anticipe a los problemas generados por cronogramas no realistas; es decir, que haga las 'cosas correctas' y siga los 'procesos adecuados'.

De acuerdo al Código de Ética y Conducta Profesional del Project Management Institute (PMI), son cuatro los valores identificados para la toma de decisiones y de dirección conductual que todo profesional vinculado a la Gerencia de Proyectos debe mantener: responsabilidad, respeto, equidad y honestidad. Para su cumplimiento, se debe seguir tanto conductas ideales como obligatorias.

Se entiende por Responsabilidad la obligación de hacernos cargo de las decisiones y medidas que adoptados así como de las que dejamos de tomar - esto incluye las consecuencias que resulten de ellas-. Al respecto, se tiene como normas ideales:

  1. Que las tomas de decisiones que dispongamos se basen en lo que mejor le conviene a la sociedad (seguridad pública y el medio ambiente).
  2. Solo aceptar asignaciones que se condicen con nuestros antecedentes, experiencia, habilidades y preparación profesional.
  3. Cumplir los compromisos que asumimos: hacemos lo que decimos que vamos a realizar.
  4. Si se cometen errores, los asumimos y corregimos de inmediato.
  5. Proteger la información confidencial que se nos haya confiado.

A su vez, como normas obligatorias están:

  1. Informarnos acerca de las normativas asociadas a nuestro proyecto y respetarlas.
  2. Denunciar conductas ilegales o contrarias a la ética.
  3. Informar las violaciones al Código de Ética.
  4. Únicamente presentar denuncias éticas cuando se fundan en hechos
  5. Llevar adelante acciones disciplinarias contra personas que tomen represalias contra otra que formule inquietudes de índole ética.

Por su parte, el Respeto es el deber de demostrar consideración por nosotros mismos, los demás y los recursos que nos fueron confiados. Como normas ideales se encuentran:

  1. Informarnos sobre las normas y costumbres de los demás y evitar involucrarse en comportamientos que ellos podrían considerar irrespetuosos.
  2. Escuchar a los demás y tratar de comprenderlos.
  3. Dirigirnos directamente a aquellas personas con quienes tenemos desacuerdos.
  4. Comportarnos de manera profesional, incluso cuando no somos correspondidos de la misma forma.

En tanto, dentro de las normas obligatorias encontramos las siguientes:

  1. Negociar de buena fe.
  2. No aprovecharse de la experiencia o posición para influir en las decisiones de otras personas a fin de obtener algún beneficio.
  3. No actuar de manera abusiva.
  4. Respetar los derechos de propiedad de los demás.

La Equidad se refiere a nuestro deber de tomar decisiones y actuar de manera imparcial y objetiva. Como normas ideales se tiene que tener presente:

  1. Demostrar transparencia en las tomas de decisiones.
  2. Revisar constantemente nuestros criterios de imparcialidad.
  3. Brindar acceso equitativo a la información a quienes están autorizados a tenerla.
  4. Procurar que haya igualdad de acceso a oportunidades para los candidatos idóneos.

Como normas obligatorias debemos contemplar los puntos que se presentan a continuación:

  1. Revelar a los interesados pertinentes cualquier conflicto de intereses.
  2. En caso de conflicto de intereses, abstenerse de participar en el proceso de toma de decisión.
  3. No tomar decisiones basadas en consideraciones personales.
  4. No discriminar a otras personas
  5. Aplicar las normas de la organización sin favoritismos ni prejuicios.

sumillas_diaz.jpg

Finalmente, la Honestidad es nuestro deber de comprender la verdad y actuar con sinceridad. Dentro de las normas ideales hay que considerar:

  1. Procurar comprender la verdad con seriedad.
  2. Tener sinceridad en nuestras comunicaciones y conducta.
  3. Proporcionar información precisa oportunamente.
  4. Las promesas y compromisos que fijamos, son de buena fe.
  5. Esforzarse por crear un ambiente seguro para decir la verdad.

Y como normas obligatorias se encuentran:

  1. No involucrarse en comportamientos tendientes a engañar a terceros.
  2. No involucrarse en comportamientos deshonestos.

¿Qué otras normas ideales y obligatorias deberían contemplarse para que la labor de un director de proyectos pueda ser considerada de intachable?



Esta entrada contiene un artículo de:
José Díaz
Magíster en Gestión de Tecnología de Información - MGTI, por las Universidades de ESAN y la Universitat Ramon Llull, Barcelona (España). Magíster en Administración de Empresas - MBA por la Universidad de Deusto (España). Actual Gerente de Proyectos de KM Support SAC para consultorías de Proyectos en el Banco Mundial, OSINERGMIN y MEF. Profesor de la Maestría en Project Management de ESAN.
Auspicios