La Alianza del Pacifico (AP), los mercados de capitales y las AFPs

user-pic

En la reciente cumbre de la Alianza del Pacífico realizada en Paracas, los presidentes de Perú, Colombia, Chile y México dejaron una agenda de trabajo muy interesante a fin de continuar la integración económica y financiera de los países miembros del bloque. Aquí, destaca el desarrollo de un mercado de capitales conjunto que tiene como principal protagonista a las AFPs.

AP_Aguirre_Principal.jpg

Uno de los principales temas que surgió en la última cumbre de la Alianza del Pacífico fue el posible desarrollo de un mercado de capitales conjunto a través de más y mayores transacciones, un incremento en el número de participantes, una regulación más uniforme y un tratamiento tributario homogéneo para evitar la doble imposición.

Para el establecimiento de este mercado de capitales resulta clave el rol de las Administradoras de Fondo de Pensiones (AFPs) debido a que son los inversionistas institucionales locales más grandes gracias a la cantidad de fondos de largo plazo que administran. Justamente, al reconocer la importancia que tienen estas instituciones es importante que se consideren las siguientes tres perspectivas:

sumilla.jpgPor el lado de la demanda, una propuesta interesante a trabajar es la de considerar a las inversiones de las AFPs pertenecientes a los cuatro países que conforman la Alianza del Pacífico como inversiones locales o domésticas. Esto permitiría a las AFPs superar, de alguna manera, el límite de inversiones en el exterior, lo cual generaría una mayor y mejor diversificación de nuestro dinero y, por lo tanto, un mejor balance rentabilidad / riesgo.

Desde el punto de vista de la oferta, se debería permitir que los emisores, una vez que inscriban sus instrumentos en un país y obtengan la correspondiente autorización de emisión y colocación con el regulador pertinente, puedan colocar dichos instrumentos en cualquiera de los cuatro países de la AP, reduciendo con ello costos de transacción.

Finalmente, por el lado de las personas que aportan a las AFPs, se tendría que buscar una mayor y mejor diversificación, un balance rentabilidad / riesgo óptimo y mayores alternativas para el dinero. Asimismo, también resultaría pertinente trabajar para que las personas puedan elegir una AFP de cualquiera de los cuatro países de la Alianza, sin necesidad que estas instituciones tengan grandes oficinas y aparatos administrativos, ya que se lograría incrementar la competencia por los aportes de las personas al mismo tiempo que disminuirían las comisiones.

¿Usted estaría interesado en que sus fondos de pensiones sean manejados por AFPs que operen desde algún otro país de la Alianza del Pacífico?



Esta entrada contiene un artículo de:
Carlos Aguirre
Profesor del área de Finanzas, Contabilidad y Economía. Maestría en Finanzas, ESAN. Economista. Programas de especialización en Finanzas, en Regulación Económica de las Telecomunicaciones y en Administración Bancaria.
Profesor de la Maestría en Finanzas de ESAN.
Auspicios