La e-Salud llegó para quedarse

user-pic

El desarrollo de servicios de e-Salud, como la telemedicina, acortarán la brecha de atención para un amplio sector de la población. Sin embargo, primero se debe asegurar una buena conectividad en el país.

1500x844_imagen2.jpg

El reciente Decreto Legislativo (DL) n.o 1490 constituye un punto de inflexión para el desarrollo de la e-Salud en el Perú. La incorporación de la teleconsulta directa de un usuario a un profesional de salud, junto con la prescripción electrónica, definitivamente brinda la gran oportunidad de cubrir la demanda postergada por atención de salud, que supera los 15 millones de peruanos cada año. 

Contexto histórico

En 1999 se inició el proyecto EHAS para implementar la telemedicina entre Lima y el Alto Amazonas. En las dos primeras décadas de 2000, las iniciativas de e-Salud desarrolladas de manera conjunta entre los sectores público y privado confirmaron que su uso era factible, pero su velocidad de crecimiento disminuyó debido a la triple C (cambios de funcionarios, competencias de gestión inadecuadas y corrupción). 

El reglamento de la Ley Marco de Telesalud (2019) limitó la teleconsulta a interacciones entre profesionales de la salud, con o sin pacientes. El sector privado intentó avanzar con la teleconsulta directa, pero la oposición pública del Colegio Médico incluso, derivó en la denuncia ética a un médico promotor de este servicio. 

Situación actual

Cada año, más de 15 millones de peruanos que se perciben enfermos prefieren atenderse en una farmacia, automedicarse, usar remedios caseros o quedarse en casa, antes que acudir a un centro de salud.



Pese a contar con un mayor presupuesto, la brecha en la oferta de servicios de salud se ha mantenido. Ello debido al aumento de la demanda de atención, la incapacidad registrada en dos tercios del total de centros de atención y un déficit de infraestructura calculado en 27 000 millones de soles a cinco años. El país dispone de 34.5 profesionales de salud por cada 10 000 habitantes, una cantidad insuficiente si consideramos su inadecuada distribución y productividad por diversos factores. 

Con la pandemia de COVID-19 y las restricciones por la "sesentena", la carga de atención postergada es más evidente, así como la necesidad de la e-Salud. Entre marzo y abril, se amplió la normativa referida a telemedicina, telegestión, telemonitoreo, teleorientación y sistemas de información. El 9 de mayo se publicó el DL n.o 1490, cuyo reglamento aún se encuentra en elaboración. También se registra un mayor uso de telemedicina en los sectores público y privado.  

La convivencia del futuro

Los servicios virtuales en promoción, prevención, recuperación, rehabilitación y cuidados paliativos en salud son complementarios con los presenciales, según la complejidad de la enfermedad, la etapa de vida y los factores de riesgo del usuario. Para más de 282 000 trabajadores del sector salud y los ciudadanos, ello implica una convivencia mixta con servicios presenciales y digitales, y se requiere forjar su ciudadanía digital en salud. 

Si bien, 6 151 odontólogos son los contabilizados por MINSA, la atención odontológica provista por 45 000 profesionales en el país ha sufrido las consecuencias de la pandemia. Esta actividad también se beneficiará de la e-Salud para el triaje previo y el seguimiento posterior de los atendidos. 

A corto plazo, el modelo de atención integral de salud y los procesos asociados, así como los proyectos en salud, deben rediseñarse en función a este escenario y hacerse explícito en documentos normativos. La gestión de este cambio es clave tanto en el personal de salud como en los ciudadanos. La academia y los medios de comunicación jugarán un rol importante, sumado al esfuerzo del Minsa como ente rector. 

El ciudadano debe adaptarse a esta convivencia mixta y comprender las condiciones en que participará de los servicios. La inclusión y comprensión del sector poblacional denominado "informal" es vital, así como la articulación y la participación activa de los 35 000 agentes comunitarios de salud, 200 000 promotores de desarrollo social y 15 000 voluntarios del bicentenario. 

Sin perder la "humanización", estos servicios de salud (promoción, prevención, recuperación, rehabilitación y cuidados paliativos) se personalizarán y acercarán más al ciudadano, en su comunidad, domicilio, lugar de trabajo, y en un modelo enfocado a la demanda. Los ciudadanos en su curso de vida se mantendrán protegidos gracias a una red integrada de servicios de salud, interoperable e interconectada.

imagen 1.JPG

¿Qué sigue?

Los avances del segmentado sistema peruano de salud deben acelerarse de manera exponencial. En los mecanismos de pago, el Minsa y el SIS han avanzado, enfocados a la teleconsulta entre profesionales. En el nuevo escenario, hay que revisar los mecanismos de pago bajo teleconsulta directa, incluidas las compañías aseguradoras y los aspectos legales de responsabilidad. 

El Programa de Creación de Redes Integradas de Salud del Minsa dispone de 240 millones de soles para fortalecer el sistema nacional de información de salud y su gobernanza, aunque sin ejecución durante el primero de sus cuatro años. Parte de ese financiamiento debe reorientarse para iniciar la gestión del cambio en todo el país, en pre y posgrado, y convocar la amplia participación de la academia. 

El Reglamento del DL n.o 1490 está en marcha. Deberá incorporar el aporte de la mayoría de especialistas y actores, incluyendo a la academia y gremios profesionales de salud y de otras áreas (derecho, economía, ingeniería, telecomunicaciones, etc.), así como a otras organizaciones de la sociedad civil. 

En paralelo, al 2021 debe garantizarse la conectividad mediante la red nacional y redes regionales de fibra óptica, así como el acceso a dispositivos de comunicación, ya que existen 40 millones de celulares en el país y un 85 % de hogares rurales tiene al menos un miembro con teléfono móvil. La e-Salud es multicanal y funciona con voz, mensajes de texto e Internet. El futuro en el Perú ya es diferente: la e-Salud llegó para quedarse y lograr una atención más accesible para todos. ¿Qué otras acciones se requieren con urgencia? Déjanos tu opinión.

Auspicios