Diez tendencias del retail en épocas de COVID-19: hacia una nueva normalidad

user-pic

Las tendencias en el sector retail apuntan al uso intensivo de internet para evitar la afluencia de compradores a los locales físicos y brindarles facilidades para realizar sus compras en línea surgiendo varias modalidades de entrega del producto tales como pick up store, drive thru, click and collect, dark kitchen, smart kiosk store, entre otros.

1500x844_imagen2.jpg

"Salir de nuestra zona de confort", "reinventarnos", "pensar fuera de la caja". En fin, hemos escuchado estas frases más de una vez en los últimos tiempos. La pandemia de la COVID-19 nos obliga a vivir de una manera distinta a la que acostumbramos y eso se traducirá en los negocios. Si bien el retail ha sido uno de los más golpeados, seremos testigos de modelos disruptivos que los retailers implementarán para enfrentar la crisis. A continuación, explico diez tendencias que darán que hablar en los próximos meses: 

1. Las medidas de bioseguridad. Hace seis meses, nadie hubiera si quiera soñado que nos iban a disminuir el aforo hasta el 50 % al entrar a un establecimiento, tomar la temperatura a todos los que ingresaran, usar mascarillas y guantes, entre otros. Hoy estas medidas son una realidad y llegaron para quedarse, al menos por un tiempo. Deben ser cumplidas por todos, sin excepción, sean empresarios, trabajadores y clientes. 

2. Los centros comerciales apostarán por la omnicanalidad. No solo replantearán sus espacios físicos implementando las medidas de bioseguridad adecuadas, sino que también se convertirán en market places o centros comerciales virtuales que permitirán entrar al centro comercial, realizar recorridos, probablemente con el uso de la realidad aumentada y, tal vez, con la ayuda de un e-shopper o estilista digital, ayudarte en la compra. Asimismo, de un tiempo a la fecha hemos visto que diferentes centros comerciales incluyen en su propuesta a emprendedores para que también utilicen su página web y es que apostarán no solo por marcas tradicionales, sino también por marcas sostenibles para proyectar una imagen más moderna. 

3. El matrimonio del año: la construcción y el retail. El distanciamiento social hará que los restaurantes, tiendas y espacios de entretenimiento se reacondicionen. Algunos, incluso, construirán accesos para que se compre a través de autos (curbside o drive thru). Otros disminuirán sus metros cuadrados convirtiéndose en almacenes, vendiendo solo vía online o utilizando un código QR que permitirá recoger el producto en dichas áreas (pick up store, click and collect, dark kitchen, smart kiosk store). Asimismo, se implementará la modalidad del curbside pick up, es decir, que una persona de la fuerza de ventas del local lleve los productos adquiridos hasta el maletero del auto del cliente, lo que implicará rediseñar los estacionamientos. Es probable que todos estos nuevos formatos sean usados por los centros comerciales. 

4. Hacia un nuevo lay out. La distribución de las tiendas cambiará también, para el caso del fashion retail, se buscará que el cliente realice un menor recorrido en la tienda, así que será muy probable encontrar outfits ya armados (pantalón, camisa y zapatos, todo en una sola sección). Asimismo, la decoración, los muebles de oficina, equipos de cómputo, entre otros, estarán presentes en el diseño de las casas de aquellos colaboradores que trabajarán en forma remota (homeoffice). 

5. El debate de los probadores. Existen muchas posiciones sobre cómo regulará el Estado peruano el tema de los probadores cuando se reinicien las actividades físicas comerciales o quizás lo deje al libre albedrío de las marcas. Lo cierto es que probarnos ropa, calzado, aretes, relojes, perfumes o cosméticos hoy es una utopía por el miedo a contagiarnos. Algunas marcas europeas simplemente eliminaron de su tienda los probadores. Otras ponen en cuarentena por 48 horas la ropa que se probó un cliente que no la compró y un grupo cree que la solución será usar probadores virtuales, es decir, escanear el cuerpo del cliente para que pueda escoger la talla de la prenda que elija.



6. Nueva forma de venta vía streaming. No solo bastará con conectar con el consumidor (engagement) otorgando descuentos, ofertas, 2x1 y bonos por fidelización, sino que el boom de la venta online por streaming en redes sociales ya está arrasando en otros países. No solo se dictarán clases gratuitas de mindfulness o cocina, sino que se harán eventos en vivo, como desfiles de moda, vía streaming y, a la vez, se aprovechará en comprar en simultáneo. Será una nueva forma de vender el producto y, si bien algunos ya lo hacían, ahora se masificará con el uso del e-commerce. 

7. Algunas soluciones para el stock de inventarios. Una alternativa que ya la comentamos en un artículo anterior consiste en el swap fashion, es decir, que puedan venderse las colecciones que tenemos en stock a marcas de países de otro hemisferio que se encuentran en otra estación, y viceversa. Sin embargo, existe una nueva tendencia que está ingresando con fuerza: la preventa. Consiste en comprar por adelantado algunas piezas que permiten reducir el stock. Con los ingresos de las ventas de las prendas que tienen más acogida, se obtiene capital de trabajo para comprar materiales, pagar la mano de obra y determinar la cantidad del resto de la producción futura.

8. El uso de las modelos avatares y las colecciones en videojuegos. Las modelos virtuales, como Lil Miquela, se han vuelto las influencers de moda, en vista de que a las agencias de publicidad se les hace muy difícil contratar modelos humanas porque no pueden salir o tampoco pueden producirlo. Fuera del debate sobre si es correcto o no usar a una modelo virtual para una campaña publicitaria, ya más de uno lo considera como una opción. Muchas marcas de lujo, como Valentino, Gucci o Louis Vuitton, están diseñando prendas especiales para los avatares de los videojuegos, así como lo hizo Uniqlo de manera reciente, cuando lanzó una colección que permitirá vestir a los avatares del videojuego Pokémon Go.

9. La reinvención de la fuerza de ventas. A raíz de la COVID-19, muchas empresas han empezado a prescindir de algunos de sus colaboradores. Los restaurantes se han convertido en dark kitchens, ya que no tienen mozos. En el caso de locales comerciales que migran al formato de e-commerce, es probable que no tengan la necesidad de contratar vendedoras. Por lo tanto, algunos se reinventarán como en China. Estos vendedores comercializan los productos de las tiendas a través de sus redes sociales (convirtiéndose en nuevos influencers). Otros se convertirán en greeters, es decir, una especie de anfitriones que acompañarán a los clientes recorriendo la tienda juntos y explicándole las medidas de bioseguridad del local con la finalidad de animarlo a entrar. 

10. Hacia la economía naranja. Ya lo comentó el presidente Martin Vizcarra el año pasado. Es necesario implementar medidas urgentes con el fin de apalancar, otorgar beneficios tributarios y/o facilidades para aquellas industrias creativas y culturales, como la publicidad, los medios audiovisuales y la moda, entre otras. Así como en nuestro país vecino Colombia, en donde ya se implementó con el presidente Iván Duque, en el Perú muchos de los emprendimientos corresponden a este sector. Ojalá que nuestras autoridades tomen conciencia de la importancia de incentivar las industrias creativas de nuestro país, así como promueva el desarrollo del sector retail en general que impacta directamente en la economía del Perú. 

Sin duda, se vienen épocas difíciles para el sector retail, pero la palabra clave es la resiliencia, que consiste en la capacidad de adaptarnos positivamente a las situaciones adversas, como es la COVID-19, para ir por el camino hacia una nueva normalidad. Y a usted querido lector, ¿se le ocurre alguna otra tendencia que pueda ocurrir en los próximos meses? Déjanos tu opinión.

Auspicios