Consumo masivo: nuevos jugadores y estrategias en la cancha

user-pic

El ingreso de las tiendas por conveniencia, el desarrollo del comercio electrónico y la tendencia hacia determinados productos empiezan a generar cambios en el consumo masivo peruano. Sin embargo, aún hay retos por superar.

1500x844_consumo_masivo.jpg

El 2017 fue un año de recuperación para el consumo masivo en nuestro país, ya que sus indicadores de ventas subieron más de 7.7 %, según la Cámara de Comercio de Lima (CCL). El índice de confianza del consumidor se mantuvo y, si bien los ingresos per cápita no subieron, permitieron que el nivel de consumo se mantenga. 

Hay que recordar que el crecimiento de los indicadores de ventas en el 2016 fue muy bajo, lo que generó un efecto rebote en el 2017, que no logró mayores avances. Sin embargo, aún existe una gran competencia entre muchos canales, además de la aparición de nuevos formatos de distribución como las tiendas de conveniencia. 

La clasificación de Perú al Mundial de Rusia ha provocado la mejora sustancial del consumo masivo. Cada partido de la selección fue una oportunidad de venta para los diversos negocios. El aumento de la compra de bebidas, snacks y otros alimentos logró establecer picos de consumo y contribuyó a su recuperación. 

Cambios en los canales

El comercio moderno ha mantenido su crecimiento, pero cada vez es menor. No se ha concretado la proyección inicial de que este formato sustituirá con rapidez al tradicional en el Perú. Aunque este último se ha revitalizado, el canal moderno se ha favorecido con el surgimiento de las tiendas de conveniencia, como Tambo y Listo.



El canal moderno se ha favorecido con el surgimiento de las tiendas de conveniencia, como Tambo y Listo.

Este tipo de negocios han empezado a ocupar un espacio importante entre los supermercados y las bodegas. Son menos llamativos que los supermercados, pero más que cualquier bodega. Su aparición es una tendencia que le permite a los consumidores tener nuevas opciones para adquirir productos que antes se encontraban solo en supermercados, muy lejos de sus casas, o que las bodegas cercanas no tenían. 

Productos en alza

La adquisición de productos de cuidado personal y de salud aumenta, aunque el consumo per cápita en Perú aún es bajo, frente a otras regiones. Los supermercados, cadenas e incluso las bodegas tendrán que destinar cada vez más espacio a estas categorías. Así crecerán, tendrán más demanda y generarán márgenes de ganancia interesantes. También se deben realizar promociones y activaciones para generar tráfico, de manera que esos productos enganchen al consumidor. 

El comercio electrónico será un gran disruptor en el mercado retail durante los próximos diez años, aunque por el momento se da en niveles muy bajos. Su desarrollo aumentará en la medida que las nuevas generaciones se relacionen más con el mundo digital, exista mayor bancarización y mejor conectividad. El crecimiento de este canal no necesariamente implica un desplazamiento, sino una complementación con lo digital. 

Este año, la CCL proyecta que la demanda tendrá un alza interanual de 4 % a 6%. Esperemos que la convulsión política se reduzca para que aumente la confianza de los consumidores. Además, las empresas deben desarrollar estrategias que permitan a sus clientes adquirir ciertos productos con mayor frecuencia. El consumo per cápita aún es muy bajo y su crecimiento dependerá de las empresas de consumo masivo. ¿Qué otras acciones consideras necesarias implementar para el crecimiento del consumo masivo en el Perú?

Auspicios