¿Cómo convertir al despido en el inicio de nuevas oportunidades?

user-pic

La gestión de la marca personal es efectiva para atraer más oportunidades laborales, en lugar de temer perder tu puesto, al no poder aportar más a tu organización. Es importante demostrar tus principales fortalezas en todo momento para captar mayor interés durante la convocatoria a nuevos puestos.

1500x844_despido_oportunidad.jpg

En un mundo tan globalizado, hiperconectado y dinámico, donde las empresas líderes compran cada vez con más frecuencia a otras del mismo sector para ganar participación de mercado, las fusiones se han vuelto bastante comunes. Como resultado, se reduce personal, se eliminan posiciones similares y se crean otras de mayor responsabilidad. 

En ese entorno, los profesionales no podemos darnos el lujo de no gestionar nuestra carrera, anclados en la idea de que nuestro talento será apreciado por los nuevos directivos, y el ascenso vendrá como premio a nuestro buen desempeño.



El tiempo que permanecemos en una organización ya no es garantía de estabilidad ni de continuidad.

El tiempo que permanecemos en una organización ya no es garantía de estabilidad ni de continuidad. Si no te has preocupado por actualizarte permanentemente en distintas competencias, no solo en temas de tu profesión, es posible que te encuentres en una posición débil en medio de un entorno volátil, incierto, complejo y ambiguo, en el que se desenvuelven casi todas las empresas. 

¿Puede tomarnos por sorpresa el despido? 

Hoy no es posible ello, si es que eres consciente de diversos aspectos:

  1. El valor que agregas a la empresa desde tu posición.
  2. Monitorear las tendencias del sector en el mundo. Ello te dará una visión de que cambios se están presentando en la industria a nivel global y podrás identificar cómo impactaran o cambiará la posición que ocupas.
  3. Conocer de qué forma tú misión ayuda a que la empresa alcance la suya.
  4. Estar en la cima de tu carrera o posición, no tener mucho más por aportar y aún más importante: ya no hay retos que te desafíen.
  5. Saber leer las señales, esas que a veces no queremos ver. De ser imprescindible en las reuniones, dejan de llamarte para participar en aquellas donde se tratan temas estratégicos y vitales. Pregúntate cuál es la razón. 

Algunas recomendaciones

  • En los momentos difíciles, emplea tu creatividad, la que diferencia al que posee el verdadero talento.
  • Solicita feedback a tus superiores, ya que es importante saber que opinan de tu rendimiento.
  • Que tu ego no te traicione pensando que eres el mejor. Deja que los resultados hablen por ti.
  • Demuestra tu área de experiencia. Si buscan a un experto, que tu nombre sea el primero en ser asociado. 

Cómo gestionar la marca personal

La gestión de tu marca personal es clave para que nunca más tengas que buscar trabajo, y que más bien el trabajo siempre te encuentre. Recuerda que el despido es una alta posibilidad, para la cual debes estar preparado. La única forma en que el despido no te tome por sorpresa, es tener un plan. Este debe empezar por los siguientes pasos.

  1. Investiga tu mercado. Hay que saber cómo está el sector en el cual nos desempeñamos. Si está creciendo, debemos observar cuáles son esas nuevas competencias que, de no tenerse, hay que desarrollarlas.
  2. Mide el mercado. Si el mercado se reduce, pregúntate en qué tipo de empresa tus actuales competencias y habilidades pueden ser útiles.
  3. Actualiza tus competencias. El antídoto para el despido es liderar tu carrera, convirtiéndote realmente en especialista de tu sector.
  4. Valora tu desempeño. Hacer bien tu trabajo es una obligación y no es nada excepcional. Pero más importante aún es cómo agregas valor a tu empresa, cómo contribuyes a que fortalezca su posicionamiento, cómo generas oportunidades de nuevos ingresos. Trázate metas y muéstralas.
  5. Invierte en networking. Extiende lazos y conecta a personas, aquellas donde tu conocimiento será el punto de enlace. Con el tiempo ellos saldrán a tu encuentro para apoyarte. El networking es uno de los mayores activos de las personas: no lo mal uses ni lo desgastes. 

Que el despido no venga por ti. En su lugar ve al encuentro de nuevas oportunidades que sean coherentes con tu misión. Si aún no te la has planteado, quizás ahora sea el mejor momento de hacerlo, ya que te ayudará a buscar nuevos caminos. Que el despido se convierta en tu desvinculación de la empresa cuando llegaste a la cima. Si ya no puedes aportar nada más, busca nuevos retos y empieza un nuevo camino. ¿Cuál de estas recomendaciones las consideras en tu vida profesional? Cuéntanos tu experiencia.

Auspicios