COVID-19, día 18, ¿una semana decisiva?

user-pic

Transcurrido la mitad del período del aislamiento social obligatorio (ASO) en el país, aún es prematuro decidir si el mismo terminará esta semana o se ampliará. Sigamos atentos.

1500x844_imagen2 (1).jpg
Fuente: Andina

Hoy es el día 18 del primer caso del COVID-19, día 8 del ASO y día 4 del cambio de ministro de Salud. Desde esta semana y hasta el 30 de marzo, se evaluarán los resultados de la responsabilidad mostrada por la población peruana respecto al cumplimiento de las medidas dispuestas para controlar la epidemia en el país. Hay que mantener la serenidad, sin bajar la guardia. 

La situación

Tras 17 días de registrase el primer caso de COVID-19 en el país, se reportaron 6 664 pruebas con resultados, con el 5.9 % (395) de casos confirmados. De los 395, 7 (1.8%) se encuentran en la unidad de cuidados intensivos (UCI) y 5 han fallecido, lo cual representa 1.3 % del total, una proporción menor al promedio de 4.2 % que se registra en el ámbito mundial.

Captura.JPG



El incremento de casos continúa dentro y fuera de la capital. En los últimos 4 días, la variación por día fue de 12 %, 21 %, 14 % y 9 %, respectivamente, es decir, no tan pronunciada como en otros países. Transcurridos 7 de los 15 días de ASO, el protocolo aplicado y la disponibilidad de pruebas diagnósticas generan que todo pronóstico sea prematuro. 

Otro aspecto clave es el personal de salud. Se reportó que 20 médicos, 5 enfermeras y otros 7 recursos humanos de salud fueron contagiados. A su vez, el Colegio Médico del Perú (CMP) señaló que hasta 80 médicos se mantenían como casos sospechosos, aún en proceso de confirmación.

Estos hallazgos explican el temor al contagio y la muerte que persiste en los 283 000 trabajadores del sector salud. Esta sensación cobra más fuerza entre los 138 000 profesionales asistenciales (médicos, enfermeras, obstetricias y otros) y los 75 000 auxiliares y técnicos asistenciales, junto con sus familias. 

Perspectiva

Europa, Asia y América representan lecciones por aprender, aun cuando la evolución en el Perú es distinta. Al día 7, con 22 casos confirmados entre 32 millones de peruanos, se adoptaron medidas de distanciamiento social, como el cese de actividades educativas, así como al aislamiento domiciliario de casos leves y sus contactos y la aplicación del protocolo de atención en base a 10 000 pruebas de diagnósticos disponibles. 

Al día 10, con 71 casos confirmados, se anunció el ASO como medida máxima de distanciamiento social. Al mismo tiempo, se reforzaron los recursos para atender a los pacientes, no sin algunas deficiencias en los procesos, debido, sobre todo, a lo inédito de la situación y a la afectación del personal de salud. 

Cuba, referente de salud en Latinoamérica, envía médicos a Italia para ayudarla a controlar la epidemia. Al 21 de marzo, con 25 casos en 11.3 millones de cubanos, no ha decretado el ASO, solo acciones de aislamiento específicas de casos y contactos y otras de distanciamiento social no tan restrictivas. Su estructurado sistema de atención primaria y de vigilancia en salud y el hecho de contar con una población más empoderada en este ámbito, representan un soporte aparente a tales decisiones. 

En dos meses, Corea del Sur ha empleado un manejo inteligente no tan restrictivo como China, basado en el monitoreo estricto y tecnológico de casos y contactos, en la responsabilidad de su población y con un amplio diagnóstico de laboratorio. Con más de 290 000 ciudadanos evaluados, solo el 3.1 % fueron infectados y el 1.2 % de este último grupo fallecieron. Las cifras surcoreanas se alejan del 17 % de infectados en el crucero Diamond Princess, puesto en cuarentena por 15 días en Japón y con el fallecimiento del 1 % de los infectados (7 de 628). 

En Perú, pese a los avances logrados en el sector salud, persisten deficiencias y el grueso de la población vive en un entorno informal, a nivel laboral y de comportamiento, como lo evidencian los 11 000 detenidos por incumplir las medidas. 

¿Cómo continuar?

Necesitamos paciencia, información clara y aportes responsables. Cumplidos 7 de los 15 días programados de ASO, también es prematuro exigir su extensión. En segundo lugar, es importante seguir evaluando las lecciones aprendidas de Asia (China, Corea del Sur y Singapur), Europa (Italia, España, Inglaterra y Alemania) y América (Estados Unidos, Cuba, México, Brasil y Chile). 

Un reciente estudio para Inglaterra y Estados Unidos, basado en su sistema de salud y el avance de la pandemia, señaló que deberían aplicar un modelo de supresión y no de mitigación, que se basa en aislamiento de casos, cuarentena de contactos en el hogar, distanciamiento social para el resto de la población y cese de actividades educativas presenciales. Luego serán necesarias restricciones temporales hasta que llegue una vacuna, aún en investigación. 

Sobre todo lo señalado, y aun cuando parece delinearse una esperanzadora tendencia de los casos en el país, existe un riesgo latente para los "conos de la capital" sumándose el riesgoso incremento fuera de Lima, en regiones donde las condiciones son propicias para el contagio y por el grado de responsabilidad o la falta de ella entre la población. 

La capacidad del sistema de salud sigue a prueba y se refuerza según los anuncios realizados para:

  • Mejorar la capacidad de atención telefónica inicial y la disponibilidad de infraestructura para casos moderados y graves.
  • Ampliar de manera sustantiva la capacidad y la rapidez del diagnóstico de laboratorio.
  • Corregir y mejorar rápidamente los procesos, incluyendo el uso intensivo de e-Salud (con 40 millones de celulares disponibles).
  • Continuar con una sostenida campaña comunicacional educativa efectiva hacia la población sobre la COVID-19. 

Es indispensable y prioritario profundizar y garantizar la total bioseguridad y los cuidados de los médicos, enfermeras, obstetricias, odontólogos y otros profesionales asistenciales, así como el personal auxiliar y administrativo. Día y noche, todos ellos y ellas exponen su vida para el cuidado de la población. 

Con paciencia y unidad en casa, hay que seguir esperando la evolución diaria de esta semana. Es crucial que los compatriotas encargados de actividades esenciales no se vean sobrepasados con los casos complicados y graves que les impidan seguir cuidando el confinamiento domiciliario de la gran mayoría. ¿Qué medidas sigues para evitar el contagio? Cuéntanos tu experiencia.

Auspicios